cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
UH 1: Las tres puertas
Fantasía |
14.02.18
  • 4
  • 1
  • 387
Sinopsis

Has navegado sin descanso por los mares , has respirado un aire viejo que mora en este mundo desde el primer aliento de dios. Ahora es tu momento. Sé valiente y descubre la verdad. Sólo entonces sabrás si estas preparado para conocerla.

No fueron los hombres, sino las fuerzas indomables de la naturaleza  las que habían esculpido con maestría y crueldad aquel muro de roca. No era el típico muro de geométricas formas, artificial y predecible.  Era una estructura geológica anárquica y perturbadora, como si las manos del demonio hubieran tenido algo que ver. Nunca se sabe. Más no quisiera, mi señor o mi señora , asustaros antes de tiempo. Todavía no. Intuyo que en vuestros ojos aún persiste el brillo de la esperanza.

El muro separaba dos mundos, dos continentes. Tal vez llamarlo muro resulte inadecuado, pues en realidad se trataba de una cordillera montañosa, tupida e impenetrable, hasta niveles enfermizos. Podía escuchar los latidos irregulares de mi corazón al tiempo que me esforzaba por encontrar las palabras exactas y podia sentir muy cerca, demasiado cerca, la presencia de aquel cuyo nombre nunca jamás debe ser pronunciado.

La cordillera iba de norte a sur, desde los hielos blancos y azules, hasta las tierras marchitas,secas y agrestes del sur. A un lado Auronpla y al otro la inmensidad hecha tierra. El gran continente de Aszua.

Por alguna razón estúpida o sabia, los antiguos había cavado un tunel en la roca de la montaña, uniendo ambos mundos, pero no se trataba de un simple tunel tosco y básico , como el que podría haber hecho cualquier alimaña primitiva y estúpida. Por supuesto que no, porque ese no era el estilo de los pueblos Clásicos, que habían sido los padres de aquello.

Se trataba de un pasadizo que se dividia en otros tres. Para que me entendáis mi señoria, había una puerta que se abria hacia el lado de Aszua y otras tres , con un tercio del tamaño de la anterior, hacia Auronpla. 

La puerta grande la bautizaron con un nombre contundente, la puerta del poder. Las otras tres fueron llamadas, respectivamente, puerta del legislador, puerta del gobernante y puerta del juez.

Y las dos realidades que conectaba, oh dioses, que diferentes eran. Las llanuras infinitas de Aszua, unas tierras en cuya memoria aun retumban los ecos del mayor de los imperios que ha habido y habrá: El Imperio Astronómico y al otro lado el terreno agreste y creativamente caprichoso de la Provincia Clásica, tradicionalmente dividida en dos regiones de influencia. Al norte la ciudad de Sofia y sus aliados y al sur una ciudad hermana (o hermanastra) completamente diferente, un foco cultural absolutamente disntinto: Hóplita, cuna de guerreros, con ciudades aliadas también. Dos mitades, una única nación.

Los hoplitanos no fueron amamantados con leche, sino con sangre. Sus madres no les dieron caricias, sino bofetadas. Sus padres no fueron un apoyo de infancia, sino una traición. Por eso allí se crean los soldados más eficientes y perfectos del mundo. No luchan para vivir, viven para luchar y luchan para ganar, porque la victoria y el triunfo es lo único que importa a un hoplitano de pura estirpe.

Muy pronto conoceréis la verdad, pero aún no es el momento. Aún no. No puedo contar al niño o a la niña lo que debe ser dicho al hombre o a la mujer. Vuestro espíritu aún es frágil. Acompañadme en este viaje y se tornara fuerte y robusto.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me encantó, me resultó tan fascinante, tan extremadamente encantador. Saludos y un placer leerte. 😊
  • Los maestros constructores colocaron bloque sobre bloque. Era una torre tan alta y tan esbelta que acariciaba con sus tejas el cielo azul. ¡Oh prestigiosa señoría! ¡Os ruego que leáis mis palabras pues vos sóis mi único vinculo con esta realidad!

    Grandiosos marineros son los hombres naranjas. Ni el mar más cruel pudo con ellos. Os aplaudo por vuestro éxito. Os lloró por vuestro fracaso.

    ¿Tienes hambre? El dragón se los comió a todos, bañados en oro. Aun recuerdo como chillaban mientras sus cuerpos se hundían en las calderas de humeante metal fundido. No se conformó con que los bañasen en oro, ordenó que les arrancaran los ojos y los reemplazasen por diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas. Y se los comió, se los comió a todos.

    Has navegado sin descanso por los mares , has respirado un aire viejo que mora en este mundo desde el primer aliento de dios. Ahora es tu momento. Sé valiente y descubre la verdad. Sólo entonces sabrás si estas preparado para conocerla.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta