cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Léanlo si quieren pt 1.
Varios |
22.02.17
  • 0
  • 0
  • 392
Sinopsis

No tengo nada que hacer, voy a escribir aquí mismo.

 

Parte 1.

Jones estaba feliz de volverlo a ver. Feliz como un perro que siente el motor del carro rugir desde el otro lado de la calle.Se levantó de la mesa con el respeto del púlpito de una iglesia cuando se cantan los salmos y ofreció su mano desnuda y regordeta a la huesuda y esmeraldada de Ronald, para los amigos.

   -Jones - dijo el otro sin mucho entusiasmo. Le puso la mano en el hombro  y le sacudió la caspa inexistente - Échate limón.

 Jones era calvo. Se reía estrepitosamente mientras la rubia acurrucada en el otro lado del sofá redondo miraba fijamente a Ronald, como si quisiera advertir un secreto en su smoking azul oscuro. Linda ofreció los nudillos y Ronald se los besó para después encenderle un cigarrillo a ella y a todos los demás de la mesa. Nadie habló. Todos los demás de la mesa eran tres hombres que sin duda alguna no esperaban que Ronald estuviera exactamente igual que la ultima vez que lo vieron porque no dejaron de decirselo.El no podría decir lo mismo, no se acodaba de ellos; los reconocía, como convenía en la industria nunca olvidar una cara. Los desmintió al momento.

- Igual por fuera, pero por dentro... - dijo él cuando se sentó. Levantó la mano hacia la muchacha de la otra mesa - ¿Ustedes ya comieron?

Ellos asintieron, todos menos Linda y Jones la pellizcó con los pequeños y apretados ojos de puerco.La joven se acercó, las meseras de los restaurantes caros tienen pinta de secretarias.Ronald pidió algo ligero, un plato no se qué cuyo nombre tuvo que golpetear con el índice para no hacer el ridículo de intentar pronunciarlo. 

- Este se ve bien - la moza le sonrió cómplice

- Burguiñón - sonó Linda como un instrumento de cuerdas, soltando el humo por la nariz.

La voz no se parecía en nada a ella. Robada, era una voz robada de una cantante cuarentona que Ronald habia escuchado una vez hace tiempo en vivo en Pensilvania. Una mujer robusta y excéntrica que cantaba baladas viejas de para pagar la hipoteca, Ronald le invitó un trago despues de su show, a ella y a su marido, que tocaba tonadas de cinco acordes con la euforia de un Beethoven que puede escucharse. Y usa tirantes y un sombrero de vaquero. Esa era la voz de Linda, incluso era más que un robo porque si bien no era igual a la de aquella mujer (Rosalía la llamaban en el pueblo pero era el artístico) era la que esa cantante hubiese necesitado para pasar de cantinas a bares. Linda era mate, la piel era de ese color aceintunado sin demasiado relieve en ningun sitio que no acostumbras a encontrar en el trópico, no podía verla sudando. Su rostro era una compilación de rasgos maduros y jóvenes coexistiendo como podían en un recipiente ancho y agradable, de formas redondas y sin lineas del expresión pero con pecas, pequeños oyos en la arena de su cara. "Burguiñón" volvió a piar, esta vez retando a Ronald oficialmente.

- Burguinion- parecía errar a propósito- ¿Así, burguinion?

Ella no le creyó el error, no le corrigió.

- Si, burguinion - dijo haciendo énfasis. La mesera esperaba el desenlace.

- Okey, mucho gusto, Burguinion. Mi nombre es Ronald Marley, ¿qué quieres comer?

Jones se rió estrepitosamente.Linda tuvo que alzar la voz.

 - Torta de chocolate y ron.

 - Entonces esto para mi -dijo señalando el burguiñon - y una torta de chocolate y ron para burguiñón.

La mujer hizo dos garabatos en la libreta y repasó la mesa con los ojos. Nadie pidió nada más.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • No tengo nada que hacer, voy a escribir aquí mismo.

    Algo que rima.

    Escritura terapéutica. Me siento y escribo lo que salga hasta que pase el efecto, pretendo hacerlo cada día hasta que se me olvide.

    Para leer escuchando a Cerati. https://www.youtube.com/watch?v=LB6_e2uA7rE

    Tengo mucho tiempo sin escribir y recién comencé a intentarlo otra vez. Esto no me ha salido tan mal y quiero compartirlo. Si lo terminaste de leer, agradezco que comentes que tal te ha parecido. (perdón si hay algún error ortográfico o en la manera en que el texto se ve, lo pegué directamente del bloc de notas, no tengo diccionario y no he dormido desde ayer)

    Primer capitulo de una mini novela a la que llevo dandole demasiadas vueltas, ojala la termine

    Algo que escribí hace demasiado tiempo y recién descubrí. Me da ternura.

https://www.youtube.com/watch?v=kvrdK22YLlk

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta