cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Leyesdas Arcanas 2
Fantasía |
22.10.07
  • 4
  • 14
  • 2423
Sinopsis

Astarté 2


Y cruzaron el umbral. Al mismo tiempo de sumergirse en esas aguas, el cabello de ella comenzó alargárse hasta superar su cuerpo, luciendo esplendoroso. Sus ojos se aclararon, casi hasta llegar a ser transparentes y radiaban un resplandor fosforescente de color indefinido. Se podría decir que cambiaba su luminosidad a través de su trayecto, su piel también cambió: era más blanca y su cuerpo desprendía unos destellos que iluminaba su viaje. ¿Cómo es posible tanta belleza en un solo cuerpo? Sólo una diosas pueden alcanzar este estatus. Por su parte, la transformación del cisne fue diferente. Se le alargaron las extremidades. Lo mismo ocurrió a Astartés, que respiraba a través de sus largas cabelleras.
El fondo del mar subterráneo es blanco, tiene grandes montañas, como si fueran láminas, y en ellas se introducen los habitantes para descansar. Un día, uno de estos seres percibió unas plantas de color nacarado, con la capacidad de trasladarse, no estaban sujetas al fondo, era como si vieran y sintieran, a su paso iban haciendo dibujos extraños en el fondo del océano, que se mantuvieron durante largo tiempo.
En este hábitat existen una gran diversidad de formas de vida diferentes: los ‘Vilos’, son seres que no tienen cuerpo definido, ya que cambia continuamente. Cuando están en posición de flecha impulsan unas micro partículas que al contacto con el agua se transforma en materia orgánica, y ésta es el sustento para todas las formas de vida de este ecosistema. Se reproducen por contacto con otro ser diferente, el ‘Ocrus’, que cuando se cruza un Vilos, lo rodea , y lo introduce en su organismo extrayéndole ‘Osis’, una sustancia que cuando toma contacto con la sustancia del olix del Vilos, se produce la fecundación en ambos y cada uno crea una vida igual al mismo. La reproducción sólo es posible, cada cien años de mareas. Cada año para ellos es diferente, pues las corrientes varían. Cuando llega la nueva vida, el otro ser se desintegra totalmente, así siempre hay la misma población. Hay infinidad de especies diferentes, pero todas están controladas, jamás se ha perdido ninguna. Es difícil ver en estas profundidades alguna especie semejante, pues no existen.
Seguimos nuestra aventura y en nuestro camino nos encontramos con un ‘Tornos’, tiene un ojo central y cuatro medias lunas que componen su cuerpo, de cada media luna le sale dos especie de hilos gruesos, y con estos se traslada en forma de espiral. Su ojo, que absorbe las partículas alimentarias, se mueve al mismo tiempo que los hilos. El Tornos, ha visto a su paso a un ‘Incrolex’. Este tiene dos ojos, de los cuales salen dos lengüetas y con estas se desliza expulsando un viento que es capaz de trasladarlo a donde el se dirige. Por ellas se nutre el Incrolex, que ve en el Tornos la posibilidad de aparearse es en este instante justo. Los seres cuentan con sentimientos similares al humano: sensuales, medias lunas… Ambos juegan con las lenguas, se acercan lentamente uno al otro. El Incronix coge a Tornos y lo vuelve de espalda para su apareamiento dado que el Icronix lo realiza por su delantera y el Tornos por su parte posterior. De esta forma quedarán engendrados los dos y darán dos vidas semejantes, al igual que lo hicieron sus ancestros.
Al momento, Astarté comienza a impacientarse por ver a su padre. El cisne se lo comunica, y ella lo siente, mira a su frente y ahí ve a su padre. Mirándola con gran emoción se desliza hasta ella como humo sin forma y la abraza Es cuado toma su forma real. Es alucinante, tiene el cuerpo muy parecido al humano, con algunas diferencias, ya que las extremidades son largas y en su partes finales se configuran como un abanico; sus ojos están iluminados.
Al fundirse los dos, él le trasmitió todos los secretos del mundo marino dubterráneo, y en ese momento sólo se pudo contemplar una luminosidad blanca, sin formas. Es ahí cuando ella comprende la tragedia de su padre terrestre, y descubre el misterio. Por fin conoce quién era su madre.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 19
  • 4.24
  • 614

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta