cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Llévame a mi sitio
Varios |
23.02.06
  • 3
  • 1
  • 1331
Sinopsis

Sentado en una esquina de la taberna, el anciano tras acercarse la tasa de café, sostenida por su temblorosa mano y darle un pequeño sorbo, se disponía por enésima vez a contar una de sus conocidas historias. Su interlocutor le atendía mientras hojeaba el periódico deportivo del día.

Aunque se las sabía de memoria a fuerza de tanto oírlas, el Sr. Gonzáles siempre escuchaba con atención las historias que le contaba D. Marcelo, su vecino de bloque, puesto que pensaba que no había mayor injusticia que no dejar a un anciano hablar de su pasado. Hacía varios días que no se veían, por eso cuando terminaron sus cafés decidió acompañarlo hasta la esquina de la calle.

- Está Usted muy perdido, D. Marcelo. ¿No tendrá una aventurilla por ahí, no?

- ¡No hijo, no!. Lo que pasa es que hay días que los paso casi enteros en el hogar de los viejos y por eso no nos vemos.

- Bueno, por lo menos allí se lo pasa Usted bien.

El anciano se encogió de hombros, no queriendo contestar para no decir la verdad. Llegaron a la esquina y se despidieron. Uno camino de su trabajo en un almacén, el otro camino del cercano hogar del pensionista.

Tres días después, el Sr. González miraba atentamente un documental sobre el mundo animal que todas las tardes emitían en el único canal de televisión que no se dedicaba a los culebrones o, peor aún, a nuevas series españolas dedicadas a fotografiar la sociedad actual, con sus insultos, jeringuillas y desamores de adolescentes. Eran algo más de las cuatro cuando llamaron a su puerta. Era D. Marcelo, el anciano vecino de la planta baja. No lo había visto desde que se despidieron a la salida del bar. Vivian en un edificio de dos plantas sin ascensor y a D. Marcelo, cuando volvía de pasear o del hogar, le costaba Dios y ayuda subir los dos escalones que separaban la acera de la calle de la puerta de su piso. Por eso al Sr. González, que vivía en la planta superior, le sorprendió ver a su viejo vecino en su puerta. Subir una planta debería de haberle llevado casi una hora, así que tendría algún motivo importante.

- Hombre D. Marcelo, ¿Cómo ha subido Usted hasta aquí? ¿Necesita algo?

D. Marcelo no contestó, entró en la casa, dejó su bastón sobre una silla y se sacó algo del bolsillo. Estirando el brazo le dio una llave al Sr. González diciéndole:

- Mira hijo, voy a salir de viaje y me gustaría que de vez en cuando te dieras una vuelta por mi casa para ver si todo está bien. ¿Me entiendes?, date una vuelta de vez en cuando. Aquí tienes una copia de la llave.

D. Marcelo vivía solo, su mujer murió hacía un año y no habían tenido hijos. ¿Con quién podría ir de viaje? ¿Adónde? Antes de que esos pensamientos se convirtieran en palabras el viejo salió de la casa y bajo las escaleras con dificultad, pero con más agilidad de la que el Sr. González hubiera imaginado. Nada mas cerrar la puerta el Sr. González vio el bastón de D. Marcelo sobre la silla, lo cogió y bajó rápidamente hasta la puerta de su vecino. Llamó varias veces. No hubo respuesta así que pensó que se había ido directamente a dar su paseo, pero al asomarse a la calle no lo vio. Decidió dejárselo en su casa aprovechando la llave que unos segundos antes le había dado. Nunca había estado en casa de D. Marcelo aunque tenía con el una entrañable amistad, fruto de algún paseo compartido y de los esporádicos
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta