cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Lluvia de verano
Reflexiones |
06.08.22
  • 5
  • 0
  • 487
Sinopsis

Y la lluvia de verano llegó aquella tarde, asoló el lugar y, antes de que el sol cayese en el horizonte humano, desapareció. Cayó la temperatura, se olvidó la presión calórica, todo parecía mejorar frente a ese distanciamiento lumínico que el hombre creía como culpable de aquel calentamiento. La lluvia era sincera, mas el sol no; el viento era sincero, mas el sol no, la presión era sincera mas el sol no.

.

El asesino acababa de tender toda su ropa; el cielo estaba encapotado, pero no llovería. Se sentó en el suelo de la terraza de su vivienda y observó como las nubes huían hacia el oeste. Aquella noche cenaría ligero, se ducharía y dormiría sin ventilador pudiendo conciliar el sueño por primera vez en muchos días. Al día siguiente saldría a pasear, sólo a pasear bajo los árboles de la eterna gran vía, disfrutando de un sol un poco más débil, un poco más distante.

.

El usurero se preparaba una ensalada en un plato viejo, en una cocina vieja, en un pequeño piso viejo. Se había rociado levemente con algo de agua y tenía las ventanas abiertas dejando que el viento invadiese su hogar refrescándolo por primera vez. Se sentaría en su sillón cubierto de una ligera toalla blanca y cenaría mientras observaba al patio interior que se dibujaba a través de una de las ventanas de su comedor. Mientras atardecía podía ver en otras ventanas cercanas como familias se reunían alrededor de una mesa, como vivían a través de esos ventanales. Y, en cierta medida, se regocijó. Aquella tarde se quedaría en casa, sin salir a cobrar las deudas pendientes que sus clientes tenían con él. Después de cenar vería algún programa de televisión y se quedaría dormido en el sillón, para despertarse en medio de la medianoche y poner rumbo hacia su cama, para dormir.

.

El maltratador estaba bañándose. La bañera estaba llena de agua fría. Apoyaba su cabeza sobre una gasa mojada y observaba el techo sin pensar en nada. Había sido un día duro en el taller, reparando coches y camiones; comiendo con los compañeros de trabajo y paseando de regreso a casa, con las calles húmedas, cubiertas de un agua antes llamada lluvia. Al llegar a casa se quitó la ropa y se metió en la bañera; no saludo a su esposa, pero tampoco la pegó como era costumbre. No tiro sus ropas al suelo, pero tampoco se lo recriminó a su esposa como era costumbre. Se comió una manzana, se metió en la bañera y, por primera vez en mucho tiempo, no sudó al llegar a casa.

Hoy vería un programa de televisión que le había recomendado un compañero del trabajo, cenaría frente al televisor junto a su esposa y sus hijos y dormiría toda la noche. Hoy no golpearía, ni tensaría el cinturón; no insultaría, ni oprimiría por placer.

.

El padre y el hijo caminaban por la calle, llena de pequeños charcos de lluvia.

-Papá, hoy ha llovido todo el día ¿verdad?

-Sí hijo, ya hacía falta en este verano tan caluroso.

-¿Y podemos ir al parque a jugar en los columpios?

-Sí, claro. Vamos un rato a que juegues allí, antes de volver a casa. Mamá nos espera en casa mientras hace la cena.- Le dijo el padre.

Y el niño corrió por delante suyo, esquivando a los transeúntes; por las calles frías, ajenas al calor. Se giraba y le sonreía, a pesar de que sabía que aquel hombre no era su padre.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 78
  • 4.67
  • 17

refugio[a]post[.]com

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta