cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
LLUVIA SOBRE EL TREN...
Reales |
19.04.22
  • 4
  • 24
  • 1891
Sinopsis

Vamos y somos muchos, mañana seremos más...Una verdad incuestionable.

Resbalan gotas de lluvias sobre la ventana. El tren, como serpiente metálica se desplaza de prisa. El frío viento circula y no da tregua para la tranquilidad ni la paciencia. Todo es un agite de sonidos:  afuera cascadas de agua, adentro el chirrido de los rieles, ondas sonoras que invaden, atormentan los oídos. Tos seca, llantos de niños,  susurros de parejas, murmullos de mujeres que consuelan huérfanos y un silencio que acalla las voces de viejos.

Afuera llora el cielo, adentro una mujer solloza con simulo, el lagrimeo la descubre, cuando reboza su turbante verde , color de esperanza, que desliza y esconde su rostro. Fluyen lágrimas, que enjugan sutilmente, despacio. Allí en marcha van un sinfín de recuerdos, promesas y desvelos. Nadie habla. Alguien lee. Otros rezan, un credo.

Viaja la ilusión, vuelta compromiso para cumplir una promesa, de dejar atrás las despedidas y renacer con un nuevo inicio.  

La máquina corre, en su carga van deseos que saldan el tiempo de un proyecto, una nueva meta, otra región…Nadie habla. Todos piensan.

Los ojos van recorriendo el paisaje gris y frío. Nubes infladas, cristales de hielo que amenazan descenso.

La mujer sigue con su lagrimeo, el turbante se tiñe de  rojizo,  viaja herida. La nostalgia sale e invade  vagones, recuerdan  bienes, lugares y personas y con estos, maltratos y persecuciones. 

Es un tren de inmigrantes… Todos huyen, del hambre, de la pobreza, del conflicto étnico, social o político … o de la infernal guerra.  Llevan vestimentas de huesos, pero en la piel abundancia de sueños. Atrás dejaron esfuerzos, obligados a sobrevivir en lejanas y extrañas tierras. Espíritus fantasmales, automáticos cuerpos, sentados van imaginándose fantasías en la utopía. No son ellos, son sus anhelos.

Es un tren de inmigrantes, que aún no ha llegado a una estación cierta, ni sus pasajeros conocen el nombre de un destino, que no sea cualquiera que el imaginario piense.

Ese tren puede ser una balsa en el mar, un vehículo en el límite de un paso, o la caravana de personas, que caminando cruzan fronteras en cualquier lugar  del planeta.

 

Ana Sabrina Pirela Paz

Abril 2022.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Estimado Horacio, dices "que el dolor del semejante debe ser nuestro propio dolor", ese sea el sentimiento de un ser humano educado con valores de amor, piedad, solidaridad con el prójimo, pero no es la generalidad. Existe la xenofobia y la aporofobia , La emigración ahora es forzada, los conflictos políticos, sociales, religiosos y bélicos hacen de ese fenómeno triste y doloroso, otro problema complejo para el que lo reciba. Se entiende eso último, lo que no se comprende es el rechazo, cuando millares de ellos aportan beneficio a la economía del pais escogido. Pero, no todo es negativo, aún existen personas bondadosas y del mismo pensamiento que el tuyo. Agradezco el comentario.
    Hola Ana, comparto tu sensibilidad por los débiles, los desplazados, los inmigrantes y tambien los emigrantes como dice el amigo Gustavo Martinez. Tu relato es muy emotivo y duele. Duele porque pareciera que los humanos nos hemos olvidado de eso, justamente de ser humanos; si bien es cierto en nosotros caben el cielo y el infierno, creo que deberíamos empezar a ser mas cielo que infierno. Hoy damos valor solo a lo material, que aunque necesario, no es condición suficiente. El dolor del semejante debe ser nuestro propio dolor, es en mi humilde parecer una necesidad que ya no es posible desatender, nadie puede salvarse solo, esa es una tarea colectiva estemos donde estemos. Abrazo y felicitaciones.
    Saludos Chiqui, ya veo que te has identificado con el escrito y tú comentario es un reflejo de lo que se siente y padece. Sinceramente, emigrar es una decisión, en casi todos los casos forzosa y de un desafío inquebrantable. Ánimo, fortaleza y suerte!! Actitud optimista y con los pasos siempre adelante, sin parar!! Una abrazo fraternal.
    Estimada Autora, nos identificamos, con su relato, es un proceso desde la toma de decisión de analizar a que país se irá, a que cultura enfrentar, sus costumbres, clima, bases económicas que se acortan, entre la documentación para una regularización, fuerzas y energías que se queman por tratar de encargar en perfiles laborales que jamás se imaginó que se tuvieran que realizar, emigrar es un verdadero desafío para valientes a prueba de todo, que solo Dios sabe el precio al consolarnos en las noches.
    Tranquilo Gustavo, no ha sucedido nada. Acepté tu observación y la agradezco, aparte conmigo puedes intervenir en lo que te guste y en lo que no. Estamos para aprender y ayudarnos entre todos. Por lo menos esta es mi forma de actuar. Un abrazo fraterno.
    Estimada Ana, quiero aclararte que no soy maestro, y mucho menos connotado. Soy simplemente un lector fanático y trato de aprender de los demás dado mis enormes limitaciones al escribir. Por eso acudo siempre al Diccionario panhispánico de dudas y al Diccionario de la RAE online para aprender. Es por eso que ante la duda consulté este diccionario que me dice lo siguiente: emigrar Del lat. emigrāre. 1. intr. Dicho de una persona: Abandonar su propio país para establecerse en otro extranjero. 2. intr. Dicho de una persona: Abandonar la residencia habitual en busca de mejores medios de vida dentro de su propio país. inmigrar Del lat. immigrāre. 1. intr. Dicho de una persona: Llegar a un país extranjero para radicarse en él. En tu relato, el cual disfruté mucho por su calidad y emotividad, me hizo ruido lo del "tren de inmigrantes". Porque tus personajes estaban en viaje, aún no han llegado a la frontera, por eso me pareció que encajaba mejor lo de "tren de emigrantes". Pero es sólo un detalle, porque tu relato es excelente y conmovedor. Disculpa esta intervención Ana. No es mi idea polemizar con nadie, solamente intento colaborar. Un abrazo con mis respetos hacia ti y tu talento como escritora.
    Saludos mi estimado Gustavo, no os preocupéis, soy una persona abierta al conocimiento y a las sugerencias, más si vienen de una persona versada como vos, vale la aclaratoria. Son personas que aún no han llegado al incierto destino. Dicen que la diferente entre emigrante e inmigrante, es la salida y la llegada, el primero ya esta establecido. El emigrante ya está establecido. No obstante, agradezco la observación y si necesito una sugerencia, por favor házmela saber. Todos los días aprendemos de un connotado maestro. Agradecida Gustavo.
    Excelente descripción del duro momento que les toca vivir a los emigrantes. Una duda Ana con todo respeto: ¿No deberías poner emigrantes? Pues hablas de los que están viajando a su nuevo destino. Están emigrando. Disculpa esta duda. Me encantó tu relato. Felicitaciones.
    Saludos Carlos, agradecida por la visita y el comentario. Nos seguiremos leyendo ....Recibe el abrazo fraternal de siempre.
    Poderoso relato de una realidad que parece repetirse eternamente, desde que el hombre apareció en la Tierra. Solamente quien pasó por esos momentos sabe lo que se siente y cómo sufren y alimentan esperanzas las personas. Excelente, Ana.
  • Inspirada en el personaje de la novela "Doña Bárbara"(1929) del extinto escritor venezolano Rómulo Gallegos, savia motivacional de esta creación poética.

    Un relato...con final abierto a la imaginación.

    Un sincero reconocimiento. A quien se lo merece, se honra.

    Una de reflexión, para la consideración de todos los lectores en general.

    No existe hecho más agotador, que la persistencia de un recuerdo, el que no tiene fin.

    Aprendizaje de la vida: el deseo se pierde cuando no tiene sentido y muere el encanto de las horas vividas.

    Una mirada a la mentira, que dura hasta que la verdad florece, como la señala el refrán español. Saludos!

    Vamos y somos muchos, mañana seremos más...Una verdad incuestionable.

    Un relato real, sin ficción, para la reflexión entre la fe y creencias, racionalidad y enseñanzas.

    Una mirada a la manifestación de la debilidad: la arrogancia del espíritu y la insensibilidad.

  • 157
  • 4.78
  • 5

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta