cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Lo desconocido. Capítulo Uno
Terror |
30.09.13
  • 4
  • 2
  • 1955
Sinopsis

Aprovechando el mes de octubre, la primera de cinco entregas de terror.

Daniela Castro

Alguien me observaba más allá de la puerta.

Me desperté a mitad de la noche, y somnolienta tomé  mi teléfono y vi que eran las tres de la mañana.

Mis ojos aún no se acostumbraban a la oscuridad, así que con la luz del celular alumbre hacia mi derecha para fijarme si Elisa seguía durmiendo a mi lado, pero lo único que vi fue la cobija desarreglada. Supuse que se habría levantado a tomar agua, o ido al baño. Fue en ese preciso momento cuando me percaté. En la habitación había un olor nauseabundo. Lo primero que pensé fue que Elisa había vomitado. Después de todo, tomamos mucho, pero aquello no tenía sentido, puesto que hubiese escuchado las arcadas.

Además de aquel horrible olor, hacía mucho frío, y estaba totalmente desarropada. No recordaba haberme quitado la cobija. Evoqué recuerdos de la infancia, cuando temía que alguien me halase mis pies si no me arropaba.  

Poco a poco podía ver mejor a través de la oscuridad, y fue entonces cuando me fije que la puerta se encontraba totalmente abierta. Era lógico, Elisa debió dejarla así cuando se levantó, pero había algo inusual, más allá de la puerta la negrura era total. No podía ver nada, pero sentía como si alguien estaba allí de pie, observándome. Sentí como mi corazón comenzó a acelerarse, la cabeza me daba vueltas aún bajo los efectos del alcohol.

- ¿Elisa eres tú? –pregunté imaginando  que era ella.

No hubo respuesta alguna. Entonces supuse que no era Elisa, sino alguna otra de las muchachas, quizá Dany, Annely o Rudy.

- ¿Quién está allí? –volví a preguntar.

De nuevo nadie respondió, pero seguía teniendo la sensación de que alguien estaba allí observándome a  través de la oscuridad.

- ¡Deja la joda! –Grité- ¡Me estás asustando!

Busqué mi celular en la cama, pero no lo podía ver, tanteé con las manos, pero nada. Era absurdo, pero no estaba por ningún lado. Me sentía enfadada y estúpida a la vez. Tenía miedo a la oscuridad y a quien estaba en ella seguramente aguantando la risa que le causaría mi miedo.  

Sudando a pesar del frio que hacía, me levanté decidida a confrontar a la persona que estaba en la puerta de mi habitación, pero justo cuando me puse de pie, sentí como alguien se sentaba al otro lado de la cama.

Se me erizó la piel,  giré la cabeza hacia la cama y entonces vi aquellos ojos lechosos observándome y me desmayé.

*****

Dani Salazar

Una mano me jalaba por el hombro una y otra vez. Quería seguir durmiendo, pero la persona seguía insistiendo. Semidormida escuché la voz de Rudy llamándome. Pude percibir angustia en su voz. Maldije no poder seguir durmiendo y me levanté. Fue la expresión de su rostro lo que me despertó por completo. Jamás había visto a Rudy asustada. Le pregunté qué le pasaba, pero no me contestó, solo me señalo con el dedo, que mirase a mi izquierda. Al hacerlo vi a Elisa, sentada frente a la cama en que Rudy y yo dormíamos.

Comprendí inmediatamente porque Rudy estaba angustiada. No era la misma Elisa de siempre, a pesar de la oscuridad podía ver la profunda tristeza que expresaba su rostro. Era tanta, que tan solo verla por unos segundos estremecía todo mi ser. Sin explicación alguna sentí deseos de llorar. Me levanté de la cama, me acerqué hasta donde estaba Elisa y sin preguntar, la abracé. Ella hizo lo mismo y me apretó muy fuerte, tan fuerte que sentí que me hacía daño.

Rudy gritó en ese momento y me di cuenta que no era Elisa la persona a la que estaba abrazando. Era una persona de cabello blanco, descuidado, y con la piel muy arrugada. Con todas mis fuerzas intenté soltarme, pero no lo conseguía. Le pedí ayuda a Rudy, pero ésta no respondía. Quizá se había desmayado.

La anciana acerco sus labios a mi oreja y me susurró algo al oído que me dejo helada: Acompáñame.

*****

Annela

Al escuchar el grito, intenté levantarme pero no podía. Luchaba con todas mis fuerzas, pero había algo que me impedía hacerlo. Tenía a alguien encima de mi cuerpo. Podía tocarlo, sentir su respiración, pero no podía verlo a pesar de tener mis ojos bien abiertos. A pesar de que respiraba, sabía que se trataba de algo maligno, de un muerto.

La piel de aquel espectro estaba gélida, sentía un olor putrefacto. Intentaba quitarme aquello de encima, pero era en vano.

Lo que estuviese pasando, no solo me ocurría a mí, alguien había gritado en otro lugar de la casa. Las ganas de vomitar iban en aumento, mi corazón latía desbocado y el frío era cada vez mayor. Pero lo peor no era eso. Lo terrible era que el peso que me aprisionaba en la cama iba en aumento. Más y más, me aplastaba, pero no sentía dolor. Entonces lo comprendí. Aquello que tenía encima estaba tratando de apoderarse de mi cuerpo y de mi alma. Lágrimas comenzaron a surcar mis mejillas y grité aterrorizada. Clame a Dios por su ayuda. Deseé con todo mi corazón salvarme, aquello se estaba apoderando de mí. Creí con todas mis fuerzas, y entonces alguien entró en la habitación e inmediatamente el ser espectral desapareció, logrando por fin sentarme en la cama.

La fe me había salvado, pero el rostro asustado de Annely me decía que algo horribles estaba sucediendo. 

Alejandro Mendoza R.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ha sido un comienzo huracanado, un verdadero vendaval que todo lo arrastra, pero tengo un lío insoluble con los nombres de los personajes, veamos: 1) Daniela Castro se despierta, falta Elisa, su compañera de cama, y grita a alguien que está algo más allá de la puerta, al ver a Elisa se le erizó la piel y se desmayo. 2) Dani Salazar se despierta porque oye a Rudy llamarla...¿pero no era Daniela Castro la que llamaba a Elisa -no a Dani Salazar-?; en varios momentos Dani Salazar refiere que ve a Rudy angustiada y asustada... cuando en realidad es Daniela Castro la que grita angustiada y asustada. Dani Salazar también habla de "Una mano me jalaba por el hombro una y otra vez", pero después no volvemos a tener más noticias de esa mano, de hecho Dani Salazar se levanta de la cama sin estorbo; es más ¡se levanta dos veces de la cama! 3) Finalmente Annela cuenta una historia que sería, aunque no estoy seguro, la propia de Elisa. En fin, un lío fenomenal con los personajes y sus nombres, pero confío en que me lo aclares porque no me quiero perder esta historia. Saludos.
    Carajo, me he asustado de veras y he vuelto la cabeza un par de veces para asegurarme que no hay espectros en mi espalda. Creas un capítulo uno en plena acción sobrenatural y te has saltado los detalles que darían coherencia a la historia... supongo que esos detalles vienen en el capi 2 lo cual sería una buena jugada. Te sigo leyendo
  • Una simple reflexión de la vida diaria.

    Pensamientos que fluyen un domingo por la tarde...

    ¿Sueño cumplido?

    Tercera parte del cuarto capítulo. Octava entrega de la historia.

    Previamente: Elisa viajó a Selene en busca del Libro de Hechizos, teniendo que huir a Ciudad Carmesí al presenciar un homicidio y descubrir que la Magister Lenrys es una hechicera. Esto obliga a Dayanna a viajar a Selene en busca de Elisa, encontrándose en la ciudad con un curioso gato negro. Mientras tanto en Urbem, Nohemí está a punto de ser coronada como Reina de Solland.

    A veces debes aprender a decir adiós...

    Y quizás haya alguien que comprenda el significado de las alas, y del ronroneo. Y quizás alguien ignore lo que esconden algunas letras. Lo siento, no tiene un final feliz, dependiendo desde la perspectiva que se le mire.

    Historia de la creación de los Sehrli. Perteneciente al mundo de LSH: Selene.

    Quinta entrega. Un capítulo de descubrimientos y acción.

    Historia escrita en conjunto con la usuaria y amiga "Ann", con la cual me alternaré la publicación de cada capítulo de esta historia. Espero les sea de agrado. Ella y él. Él y ella. Platicaban todas las noches. Se deseaban buenos días, todos los días. Sus conversaciones estaban llenas de emociones y sensaciones gratificantes, de palabras bonitas y promesas. Se extrañaban el uno al otro y podría decirse que se querían. Pero… no se conocían. ¿Qué eran ellos? No eran pareja absolutamente, tampoco amigos. Pero a la distancia, algo especial los unía. Cada día ese sentimiento que los unía creció y creció hasta que las ganas de conocerse fueron más. Ella y él en dos mundos diferentes. Ella lo tiene todo, él tiene poco. Pero él tiene lo que a ella nadie le ha dado. Y ella tiene lo que él jamás ha conocido. ¿Será más fuerte el amor? ¿O las diferencias? Son ella y él, queriendo ser ellos, queriendo estar juntos, en un amor nacido en una red social. Viviendo un amor en tiempos de redes sociales.

  • 64
  • 4.55
  • 28

24 años. Amante de las letras, de la música, del arte, de las personas, y de la vida.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta