cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Lo hice
Fantasía |
25.07.10
  • 3
  • 3
  • 1415
Sinopsis

No estoy muy contenta con el resultado del relato, espero q vuestras opiniones me ayuden a rectificarlo!

Ya lo hice... ¿o no? Porque los ojos seguían abiertos y eso no suele pasar.

El arma aún humeante se precipitó al suelo cuando mis dedos dejaron de aferrarla con fuerza para no temblar, para no dudar, porque era ahora o nunca, porque si me lo pensaba un segundo más podía arrepentirme y seguir como siempre y yo no quería eso. Yo no lo quería y lo paré, adiós.

Pero aún seguía en pie, consciente y me pareció increíble, como si Dios no quisiera que llegase la hora. Y ahí estaba, aguantando. La sangre comenzó a brotar en el mismo instante en que la bala atravesó la piel de la sien derecha, la oí penetrar en el cráneo como si se hubiese hundido en un trozo de gelatina, y salió despedida hacia la pared, arrastrando consigo toda la sangre y todos los sesos que pudo.

EL cráneo abierto, la sangre derramándose por los hombros como si fuera una cascada imparable; sangre oscura y viscosa, sangre con olor a metal…y cómo no hablar de la piel chamuscada, el olor a cerdito quemado tan peculiar que se queda cuando la pólvora quema...

Mientras observaba cómo la cabeza se vaciaba me preguntaba cómo era posible razonar, oír, ver y recordar mientras uno de los órganos más importantes del cuerpo humano se deslizaba por la oreja izquierda arrastrado por un coágulo de sangre del tamaño de una pelota de golf. Porque mientras lo poco que quedaba de cabeza se derretía aparecían imágenes, las imágenes de una vida: un día en la playa, el primer beso, aquella vez en que una estrella brilló más que ninguna otra y provocó la caída de una lágrima, una borrachera... ¡oh, sí, cómo olvidarla! ¡Catorce chupitos y aún podía deletrear el jodido alfabeto al revés! ¡Y sin olvidar siquiera la maldita uve doble, si señor!

Todas aquellas imágenes, todas esas sensaciones comenzaron a desaparecer en una especie de bruma cuando las piernas flaquearon y el cuerpo entero se precipitó violentamente al suelo, salvo los brazos, aún seguían aferrados al lavabo, que se había teñido de rojo. Los dedos dejaron un surco en la sangre e intentaron inútilmente devolver al cuerpo a su verticalidad, pero las cosas ya iban fallando, las piernas ya no respondían y parte del lado derecho del rostro tampoco.
Las manos se escurrieron con la sangre y en vez de caer al suelo, el cuello dejó de hacer su función y la mandíbula hizo un ruido sordo al estrellarse contra el mármol del lavabo. ¿Había algo más? Demasiado dolor para un simple golpe en la mandíbula... ah, ahora lo veía, la boca se abrió y entre una cascada de sangre navegaba la mitad de la lengua hacia el desagüe...

Una última mirada al espejo antes de sucumbir al sueño eterno. Ojos desorbitados, sangre, mucha sangre, incluso el pelo se había transformado en una pasta pardusca que se había quedado pegada a la mejilla...y ahora el frío, el frío intenso de la muerte.

Por fin, lo hice.

La Dama oscura por fin viene a por mí, por fin terminé con el sufrimiento. Mi suicidio agónico, la hazaña más cobarde que sólo los más valientes se atreven a realizar ha terminado para mí.
Abandono mi cuerpo al frío suelo encharcado de sangre mientras lo poco que me queda de alma se pierde en un abismo interminable.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me ha gustado como narras apenas unos segundos en tres minutos de lectura. Tienes cierta facilidad para la narrativa. Las formas es otra cosa. Me han recordado algo a Chuck Palahniuk. Es curioso leer a la gente como escribe sobre el suicidio. Siempre se suele narrar el desencadenante, tu te has centrado en el hecho en si, con todos esos detalles en forma de coágulos. Saludos.
    Me ha gustado. Un saludo
    Desde luego hay ejemplos ilustres en la literatura de muertos que hablan. Para mi gusto, hay que tener un buen andamiaje para atreverse a hacerlo. En este caso, entiendo que estás explorando los supuestos segundos que van desde el disparo hasta la muerte. Quizá deberías dejarlo más claro desde el principio para que el horror sea más nítido. En todo caso, un tema difícil para encontrar un tratamiento adecuado.
  • Lo sé, es malísimo. Pero hay que ver lo a gusto que me he quedado.

    No estoy muy contenta con el resultado del relato, espero q vuestras opiniones me ayuden a rectificarlo!

  • 7
  • 4.44
  • -

soy novata en esto de escribir, espero que seáis buenos conmigo :D

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta