cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Lo importante es sentirse vivo
Reflexiones |
29.12.16
  • 0
  • 0
  • 165
Sinopsis

Reflexión de madrugada.

2:58 am...no puedo dormir. En mi cerebro se repiten decisiones que tomé en el pasado, caminos que elegí no recorrer, baches que esquivé, piedras con las que tropecé. Situaciones que pudieron ser y situaciones que fueron, me lleno de duda generando preguntas de las cuales su respuesta no es mas que un signo de interrogación. Me encuentro sumergido en este mar lleno de tal veces y arrepentimientos, un sentimiento que no puedo describir. Ni siquiera se si llamarlo arrepentimiento, un sentimiento de responsabilidad, de saber que me decidí y elegí algo para mi vida, pero al mismo tiempo un sentimiento de incertidumbre de no saber si tomé las decisiones correctas. Mis errores me marcaron y me enseñaron, es el gran aprendizaje que me dio la vida. El problema se me plantea cuando a mi cerebro le cae la idea de que mi vida y mi rutina pueden ser un producto de errores cometidos. ¿Qué hacer? No lo sé. Puede que nunca lo sepa. Yo ya elegí y estoy disfrutando las consecuencias. Fui una persona que aparto muchas cosas de su vida por decisión personal, en su momento sentí que no eran productivas. No estoy arrepentido de mis decisiones, pero mi intelecto masoquista extraña el sufrimiento que le brindaban esas cosas. Ese sufrimiento no era solo sufrimiento, venia acompañado de muchas cosas que en su momento no percibí. Esas cosas ahora me faltan, me siento prisionero. Fabrique los barrotes que me protegen de muchísimas adversidades, esa debe ser la razón por la que esta seguridad me genera aburrimiento. O tal vez no, tal vez soy un espectador de una sociedad que se divierte y encuentra felicidad en lo efímero, pero mas que nada encuentra un sentido de pertenencia. Mi aburrimiento es vacío, solitario y me recuerda que no formo parte de ningún sitio. Definitivamente siento que no encuentro mi lugar en la sociedad, puede que sea un miembro funcional en ella pero no me identifico, no me siento parte. En cada reunión social de cualquier tipo me sentí presionado a encajar, presionado a no mostrar mi personalidad, distinto. Y el sentimiento de saber que no pertenecía a ese grupo de gente me torturaba en la cabeza, esa necesidad de tener un lugar a donde pertenecer es algo que al día de hoy sigo pagando. Tengo amigos, podría decirse que soy un buen amigo, que me preocupo por los demás y soy capaz de brindar todo lo que este a mi alcance por una persona. Pero cual es la diferencia entre estas situaciones, porque no funciono en un grupo de personas, porque siento la atmósfera tan vacía mientras todos parecen divertirse. Aparté gente de mi vida, muchísima gente por la simple razón de sentir como la escena en la que me encontraba se apagaba lentamente mientras en los demás parecía brillar con alegría. Hoy tengo 23 años, sigo buscando mi lugar en el mundo, trato de ponerme un objetivo que aún no tengo claro, veo a lo lejos una meta pero está borrosa. Dentro de mi la veo clara, siento marcada a fuego esa responsabilidad de saber que puedo lograr algo significativo. Sé que me quedan cosas por hacer y que el destino me las revelará a medida que pase el tiempo. Pero mi brújula y mi guía es este sentimiento. Hoy me doy cuenta que puede que no encuentre mi lugar en el mundo, pero también soy consciente que eso no va a impedir que alcance mi máximo desarrollo personal. En este instante recuperé el valor y la fuerza para aventurarme al mundo, me siento preparado. Ojalá el mundo este preparado para mi también.  
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta