cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

7 min
" LO QUE EL MAR NOS QUITA"
Drama |
03.10.17
  • 4
  • 3
  • 80
Sinopsis

Tragedia en las aguas del mar Pacífico. En puerto malabrigo- Perú

Se augura buen tiempo, un ida y vuelta a casa, con lo que caracterizaba a un mar Pacífico:¡gran bonanza!. Iban con la alegría como cualquier día de pesca, cruzando del pueblo de malabrigo aquella entrañable plaza de armas (acogedora,que brindaba sombra en verano de sol fuerte, y te podrías cubrir del viento y frío de su invierno sentándose con los amigos en los rincones de sus paredes que dibujaban sus grandiosas divisiones). irradiaba bello el sol y se respiraba tranquilidad. En otro lado acompañaba un muchacho transportando sus víveres y pertenencias con aquel triciclo de hierro deteriorado por la misma brisa, que cual su dueño siempre limpiaba y cada parte de ello pintaba. Llegan a embarcar al muelle ( largo y fuerte como un acorazado hechos de madera y columnas de cemento,resistiendo las olas grandes que a cada vaivén golpeaban, con rieles de hierro donde circulaba locomotoras transportando harina de pescado a los barcos provenientes de países lejanos. Aquellos pescadores cogen sus cosas y marchan a su embarcación que anclado esperaba. enrumbaron con un hasta luego a los amigos; a aquellos que bendicen su partida, a aquel muchacho que les observaba con aquella mirada profunda, confusa y a veces un algo perdida, simbolizando como un mal presagio. Se podía notar que la tarde sería corta así que no esperaron más y aceleradamente pusieron motor en marcha y uno de ellos cogió el timón y la espalda a los allí presentes daban, levantan ancla marchándose viento en popa sin pensar lo que les iba a deparar tal destino. # Con mano fuerte cogía el timón de la embarcación mirando al frente Sin girar y mirar atrás, tocándole el viento a la cara sintiendo la brisa se veían en alta mar. Al llegar al punto exacto de pesca muy lejos de la orilla, donde casi poco llegaban a ver las olas reventar. deciden echar redes siendo testigos de aquel colorido hermoso del ocaso, la noche acechaba en él; tal vez un último atardecer. Todo pintaba de maravilla; bote anclado, cenando bajo el cielo claro iluminados por millones de estrellas, se podía oír el son como un canto de las aguas y sus olas, se llegaba a sentir la compañía de peces revoloteando alrededor del bote que no se movía al estar el mar de lo más tranquilo. Llegada la noche eran ya casi dos de la mañana, que cansados disponen a dormir esperando con aquellas ansias el amanecer; levantar redes y volver a casa. # Y llegó la mañana en ese día veintiocho de octubre, el pueblo amanecía de morado en honor a la fiesta del señor de los milagros. Más aún aquellos pescadores despertaron y se encontraron todo a su alrededor de lo más extraño. se veían muy cerca a orillas a poco metros donde las olas reventaban, el viento cobró tal fuerza y la mar embravecida se quería tragar lo que a su paso flotaba. En una decisión rápida a temor de perder redes y pesca, viéndose que la corriente más a orilla os acercaba deciden levantar. Llenándose de valor y fuerza dos pescadores que de ello dependían su día a día, de llevar y alimentar a cada uno de sus familias. Valiente decisión inequívoca tal vez sin saber el surgir. En ello que levantaban redes con la mirada a los peces de allí salir, una ola dio vuelta al bote. Se enmudeció todo en un instante, dejó de sonar esa música que por un viejo equipo de música sonaba. De pronto salieron a flote los dos pescadores: sintiendo las aguas frías, uno de ellos flotaba mirando a su compañero atrapado envuelto las piernas con las redes, sin poder ayudarle porque cada nado y estar a flote era un esfuerzo abrumador. Notó cerca a él una madera del bote que quedó destrozado, subió pudiendo respirar tranquilo, más aún aquel bondadoso corazón palpitaba acelerado del miedo e impotencia, desesperación. Que irrumpieron sus ideas y solo atinaba a estar quieto esperando despertar como de un mal sueño se tratase. ¡levantó! usó las pocas fuerzas que le quedaba, su compañero veía que nadaba a orillas flotando en mencionada madera por su salvación. Por otra parte él atrapado; se quedó tranquilo respiró profundamente ayudado por su juventud, intentando liberarse hasta que lo consiguió. Luchó por su vida y nadó con fuerza, Sintiose las extremidades cansados, cada rincón de su cuerpo. se dejó llevar por la corriente flotando de espalda con la mirada al cielo, rogando por ese milagro del señor creador, mientras tanto Las olas arremeten su cuerpo golpeando con la arena una y otra vez despojando de su vestidura a cada golpe, al igual por las cuantiosas peñas a cada arrastre de la corriente. Llegó a la orilla desnudo después de tanto sufrimiento, para él fue como volver a nacer prevaleciendo el recuerdo de su madre en su mente que daba vida a su corazón. Unos visitantes en la zona, llamada la segunda playa, donde muy lejos se visualizaba el point(la punta, playa de puerto malabrigo). Amedrentados de ver su cuerpo tirado en la arena boca abajo, pensando hallado muerto Tocaron su cuerpo frío notando uno que otro pequeño movimiento y oír suaves quejidos Ipso-facto abrigaron su cuerpo desnudo dieron vuelta de él; posicionándolo boca arriba le dieron de beber agua ayudando a que se restablezca, que poco a poco fue logrando. Sin mucho tiempo a contar de lo sucedido recordó del compañero, vino el recuerdo del sucumbir del momento vivido, aquel ruido y golpe de la ola, el giro rápido en segundos del bote. recordó ver a su amigo flotando en aquella madera yendo con vida a orillas, ello fortaleció su mente y que pudo notar el agilizar su cuerpo, despidiéndose de las muy amables personas que lo socorrieron, anduvo bajando a orillas buscando a su compañero con camino para llegar al pueblo. # A escasos metros de ir pensando de lo que los habéis librado, un nudo en la garganta y la pena embarga su pecho, se apoderan de sus ojos las lágrimas al ver a su compañero muerto, tumbado en la arena. Aquél que en la noche anterior contaba sus cosas y unas risas le sacaba, aquel hombre que al despedirse de tierra embarcó, al oír de alguien extraño: tener cuidado que la mar al otro día se pondrá malo. Respondió: Si murió nuestro héroe miguel grau en la mar, menos seré yo. Abrazaste su cuerpo dibujado su rostro con aquella peculiar sonrisa, levantaste y corriste con todas tus fuerzas al pueblo en busca de ayuda, esforzándote hasta quedar sin aliento, Llegaste a casa casi sin fuerzas sentándose allí en la sala en un sofá. En el fondo a la cocina la mirada de tu madre perpleja al verte, con la compañía de aquel muchacho de la mirada perdida, reflejaba en sus ojos esa mirada triste que tu hondo sentir vivía. Echaste a llorar como un niño y enmudecido sin poder algunas palabras hablar. Abrazaste a tu madre,Te acordabas de la tragedia vivida, de Aquel amigo, de aquel hermano. Que el mar quedando luego en calma...nos quitó.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta