cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Lo siento, mamá.
Drama |
13.05.18
  • 4
  • 0
  • 65
Sinopsis

Los años transcurren tan rápidos que, por algún momento, pareciera que no los podemos alcanzar.  Los cementerios siempre han sido los lugares para desahogarse, y hoy, era el caso. Un día feriado de Octubre, Engel, se encontraba observando con detalle la lápida de su difunta madre. Suspiraba, como si ya estuviera cansado de vivir. Si tendría que buscar alguna palabra para describir como se sentía en esos momentos, era Tristeza.  

 Lamento no haber venido los meses pasados. — Engel, bajó su mirada a la hora de hablar, probablemente quien lo viera diría que es un demente por hablarle a una vieja lapida. — Pero  los días en la casa no han sido los mejores que digamos, papá está en el ejército, me abandonó con su nueva esposa y sus estúpidos hijos. —
De tan solo recordar los problemas vividos en su casa, se desanimó e hizo algo impropio de él, se recostó al lado de la lápida. Observó con detalle las nubes que se movían de lado a lado, pero cuando logró mirar a unos cuantos patos esté sonrió por completo. 

—Pero he estado bien, como mucho, las verduras no me gustan, por lo general no las como cuando enfermo. — Hizo un gesto desagradable con su boca, después, continuó. —  Me baño todos los días. Tengo pocos amigos, pero sé que son sinceros conmigo. En las clases no soy el mejor, pero estudio todos los días para salir adelante.  En el colegio trato de llevarme bien con los maestros, pero al parecer a ellos no les importa como estemos realmente. También tengo una chica, ella... Es especial, es mi amiga la que me ayuda casi siempre en mis tareas de Cálculo o cuando estoy en problemas, es novia de mi hermano. Sé que él no la quiere, me lo ha dicho muy seguido; pero no la puede dejar porque perdería todos los privilegios que se está ganando. También, tengo una banda de Rock, no muy famosa. Pero hemos sacado ya nuestras propias canciones, Alistar, dice que somos buenos pero que nos hace falta sonreír y ser menos oscuros. ¿Puedes creerlo? Por un momento había pensado en matarla, pero ¡Es cierto! Somos unos oscuros sin remedios. Hoy nos han dado la boleta de la universidad. — Hizo una pausa. — Creo que es algo bueno o, tal vez malo. No sé mucho de chicas o de alcohol. Siempre trato de evitar esos temas con mis amigos, pero sé que tú querías que consiguiera a una mujer como tú, mamá. —Por un instante, sé giró para poder mirarla. Él sabía que ella estaba escuchándolo y a su vez, riéndose de él. — Me llevó bien con el pervertido de mi hermano, él me ha ayudado demasiado cuando se trata de dinero o ropa. Aunque. — Pausó. — Es malo, —negó con su cabeza. — no conmigo, si no con su madre y con su hermana. — Dijo. — Pero es algo que yo no puedo meterme, me ha dicho que lo hace porque las odia a tal grado de pegarles. Es una barbaridad, ¿No crees? Simplemente, es un animal en pocas palabras. He estado esperando la señal para saber si me escuchas cada vez que hablo contigo. Yo lo sé, no me estoy volviendo loco, sé que has estás conmigo cuando estoy triste, te siento.  Mi mejor amigo, Gunter, me dice que me he obsesionado tanto que ya no sé qué digo. Mi padre, me decía que eras una persona especial y fácil de querer, porque siempre estabas ahí para todos, pero que a veces te enloquecías cuando se metían con tu familia.

La relajación que estaba experimentando, le agradaba. Las coloradas hojas de los Pinos caían sobre su regazo y, a veces, caían sobre la punta de su nariz. El frío viento le despeinaba su cabello, Engel, se quedó en silencio. No pronunció ninguna otra palabra.  Los labios del muchacho temblaban, las mejillas se tornaron en un color rojizo. 

Las lágrimas se habían apoderado de todo su rostro. Él odiaba llorar, se veía mucho más débil de lo que era. Odiaba que lo vieran llorar, e inclusive, odiaba estar triste. Tenía tanto sentimiento adentro que no sabía cómo sacarlo, pero cada vez que llegaba con su madre se convertía en un niño. El breve silencio que había entre su madre y él se hizo eterno. Las personas que pasaban se quedaban viendo, algunas, susurraban cosas desagradables otras, simplemente, entendían el sentimiento que el muchacho estaba sintiendo. 

  Te extraño tanto, mamá. — Susurró, sentándose en el pasto. Limpió su rostro con la manga de su sudadera, luego volvió a observar la lápida. — Pronto te traeré unas flores lindas para ti. — Respondió, al instante en que se ponía de pie. Entonces, emprendió su camino. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 5
  • 4.5
  • -

Hola, llamadme Ángel de papel o Beret. Generalmente no suelo escribir mucho sobre mí, porque es algo que no viene al caso. Pero, les contaré, tengo diecinueve años. El catorce de Junio cumpliré los veinte, mi sueño a cumplir es: Escribir una novela o algún libro; casi siempre, me inspiro en escribir en personajes de Animes, como es el caso de hoy: "Ángel de papel" me inspiré en el personaje femenino de Naruto, Konan. No soy profesional escribiendo , pero intento mejorar cada día de mi vida. Acepto tanto criticas malas como buenas, así me ayudan a mejorar un poco en la escritura. También acepto ideas para escribir algo nuevo. :D Por lo general, siempre escribo las ideas que se me vienen en la mente, después, les doy forma. O a veces, las escribo tal y como están en la mente.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta