cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Los Bastardos de Gorht
Fantasía |
11.07.20
  • 5
  • 1
  • 278
Sinopsis

Un clásico relato de fantasía medieval... o tal vez no.

Gorht de Grimwood fue una vez un famoso aventurero con una larga y próspera carrera por todo el continente. Participó en miles de provechosas aventuras que enriquecieron el cantar de los bardos durante años y frustó los nefandos planes de malévolos hechiceros dispuestos a traer al mundo a príncipes del abismo hambrientos de destrucción. Labró su nombre a sangre y oro en la historia del reino hasta que fue demasiado viejo como para continuar acarreando sus pesados huesos de criptas hediondas a cubiles infectos, así que cuando sintió la llamada de la vejéz, se asentó para recoger los frutos de todos esos años.

Era un hombre conocido por su valentía y alabado por sus hazañas, pero definitivamente no era un buen tipo. Se podría contar mucho sobre él que los bardos y los cantares desconocían, pero llamarlo un cabrón avaricioso que no dudaba en abusar de todo el que estuviese por debajo sería decir poco.

Gorht malvivía dilapidando lo que le quedaba de la fortuna ganada tras sus saqueos y aventuras en beber hasta desmayarse y en rameras a las que luego golpeaba cuando no podía hacerlas gemir en el catre. Moneda por moneda solo podía sentarse a observar como se evaporaba el poco oro que aún conservaba mientras gruñía y mascullaba en la barra del burdel o taberna ocasional. Gohrt era una alimaña repugnante, pero era un cabrón tenáz, como una comadreja con tétanos, por lo que poco a poco ideó un plan para volver a llenar su bolsa y recuperar los días de gloria. Fundaría su propia compañía de aventureros.

El viejo Gorht recorrió la ciudad y los pueblos aledaños "adoptando" a cada niño huérfano que encontraba a su paso y al que nadie nunca echaría en falta. Les prometía a sus cuidadores una buena vida bajo su tutela, el amor de un padre candoroso y un brillante porvenir, por lo que quién iba a cuestionar las intenciones del bienintencionado anciano. Llevó a la docena de niños a una vieja hacienda destartalada que había conseguido en el juego y que cuyo valor era inferior al de aquellos mocosos infelices y procedió a enseñarles el "negocio".

Sometió a los indefensos niños a abusos continuados y vejaciones para "enducerer su carácter". Hay quién puede decir que los forjó para el futuro que les esperaba, pero la realidad es que el viejo cabrón cruel disfrutaba atormentándolos mientras les prometía una vida de aventuras y libertad que parecía no llegar nunca. Los años pasaron y los niños crecieron, y de los doce, menos de la mitad consiguió pasar el exigente "entrenamiento". El resto aún yace enterrados en la parte trasera de la hacienda, los chicos lo recuerdan bien, pues Gorht los obligó a enterrarlos.

Una vez fueron lo bastante mayores para trabajar como aventureros el viejo los mandó a su primera misión, que resolvieron con una brutalidad y eficacia sin precedentes. Poco a poco su nombre comenzó a extenderse por todo el reino. Una banda de aventureros sin escrúpulos dispuestos a hacer lo que hiciese falta por una bolsa de oro. De moral flexibles y resultados cuestionables se les encargaban aquellas gestas que otras compañías rechazaban horrorizados o se negaban a aceptar.

Así fue como nacieron los Bastardos de Gorht.

Y no tardaron mucho tiempo en regresar a "casa" con las bolsas llenas y sedientos de venganza. Gorht aprendió ese día que quién cría cuervos acaba sin ojos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 24
  • 4.54
  • 191

"Hay un viejo dicho que circula por ahí que dice que los artistas que crean los mundos más siniestros son normalmente mejores seres humanos, presumiblemente porque consiguen purgar en la ficción toda esa mierda que nos hacen al resto tan miserables y cabrones." -Brian K. Vaughan, guionista.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta