cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Los estragos del desamor.
Amor |
29.10.15
  • 4
  • 2
  • 733
Sinopsis

Una cuchilla se desliza por la pálida muñeca de la muchacha. Es casi una caricia, lo suficiente para no alarmarse, y tres gotas resbalan por su piel hasta caer en el blanco suelo del cuerto de baño, en el que busca algo de libertad e intimidad dentro de su casa. Una casa que a ella le parece más una prisión que un hogar. Antes solía serlo, un hogar, ese sitio en el que una persona se siente bien, reconfortada de toda la mierda que ocurre fuera. Aunque, antes tampoco pensaba que hubiera nada de lo que refugiarse en su dormitorio o en su cuarto de baño. Antes, tampoco se cortaba.


Cortarse le ayuda, le ayuda a soltar todo aquello que no quiere dentro de ella. Lo ve como liberar parte de su quemada y agrietada alma, porque su alma ya no es la misma; ni su corazón. No al menos desde que conoció el amor... y el desamor. El primer desamor. Ese que te hace pensar que solo un loco puede decir que el amor es precioso. Un loco o alguien que aún no ha conocido este retorcido plan del destino, porque lo es. El destino es aquello que no podemos controlar, algo escrito, escrito y esculpido en piedra para que sea aún más difícil escapar de él.


Comienza a llorar y siente que tiene que liberar más, que aún no lo ha soltado todo. No tiene por costumbre cortarse más de una vez pero ese día le ha visto, le ha visto después de meses, después de aquel día de primavera en el que todo se acabó, en el que ella jura escuchar como su inocente y pobre corazón se partió. Desliza de nuevo la cuchilla y se siente liberada de nuevo, sin embargo nota como su interior vuelve a la penumbra y no puede evitar recordar esos ojos oscuros en los que adoraba perderse. Esos ojos que hoy le han mirado y que ella no ha podido contemplar más de unos pocos segundos.
   

Una lagrima, y otra, y otra más son testigos mudos de los estragos del amor.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta