cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Los gitanillos
Varios |
23.05.17
  • 5
  • 2
  • 853
Sinopsis

Una vida de nomadas por los caminos de Dios...

Vinieron de un pueblo de Zamora , eran de raza gitana y atras dejaban una cabaña hecha con maderos viejos y techo de uralita , una serie de enseres domesticos  como cubiertos de cocina , escoba de esparto ,dos  cubos de plastico y  un barreño de cinc donde raramente tomaban baño  a excepcion de  que , hubiese  algun acontecimiento  familiar como el de  una boda o un bautizo .

 

Varios parientes  como primos hermanos , sobrinos politicos   y una tia segunda , todos del lado paterno se quedaban atras , alli en medio del descampado ; en las cabañas de alrededor juntamente con algunos pocos vecinos y, no pocos perros y gatos callejeros todos muertos de hambre y mas secos que una mojama. Se fueron como siempre lo hacian  sin remordimiento alguno y  pocas despedidas,  al salir el alba pero eso si , con mucha alegria en el cuerpo tocando la pandereta y cantando canciones antiguas del cancionero español.

 

Eran herrantes por naturaleza y no duraban mas que  un año en ningun sitio  , cuando la porqueria se amontonaba y las moscas se ponian gordas como aceitunas era el momento de marcharse de alli , en busca de otros horizontes por explorar 

 

Apenas seguian la tradicion famiiar pues  los  bisabuelos tanto del lado  materno como paterno , fueron recorriendo  toda España y parte del extrajero como Francia Italia y Rumania , a todo o largo de sus tormentosas vidas . 

 

En realidad morian jovenes , cuando todavia estaban en la casa de los cincuenta o cuarenta  y tantos años , uno tras otros caian como chinches  ,en cualquier sitio  y de cualquier manera , andando en los caminos de tierra ,  encima del carro  por las estrechas carreteras  , en el arroyuelo mientras lavaban la ropa en la piedra , durante la noche mientras dormian ... La mayor parte de las veces ni siquiera tomaban conciencia de  que la enfermedad hacia su presencia y se apoderaba poco a poco de sus indefensos cuerpos, no se daban ni cuenta  !. Cuando desaparecian  , los familiares y vecinos  solian decir  frases como : mirala ,pobrecita la  Bernarda ! ,con lo  buenecita y sana que era , ademas tenia unos colores como una rosa ,  ya lo ves ! , le ha dado  un aire y se  ha ido sin decir ni pio ! ya se la llevo el Señor para el otro mundo !, ya descansa esa desgraciada en la paz de  nuestro Cristo redentor !

 

Que tiemps aquellos ! , exclamaban suspirando los gitanillos del clan familiar cuando ya convertidos en jovenes casamenteros  , miraban hacia  atras en el tiempo y se acordaban de los dias  en que descalzos por el  campo corrian por entre los trigales  .Debajo de un sol castigador se iban a refugiar  entre las hojas de los maizales , en medio de los surcos de tierra  donde nadie los molestaba ; recostados entre la maleza dentro de aquel abrigo natural , hacian planes de futuro y se  sentian los verdaderos  dueños de aquello que entonces les parecia un  paraiso .

 

Cuando caia la noche durante  los meses calidos ,se tumbaban a la intemperie debajo de un cielo estrellado mientras  comian un bocadillo de  tocino y tortilla de patatas . Al final de la alimenticia y sabrosa   cena , se fumaban entre dos o tres  chiquillos una colilla  a medio  consumir que , con mucha cautela y poca verguenza  conseguian  robar de la raida chaquetilla del abuelo ;  entre risas e inocentes  juegos infantiles se quedaban dormidos  unos al lado de los otros a pocos metros de la cabaña  familliar , donde se ponian    a merced de la frescura de la noche que suavemente  les reconfortaba el  cuerpo y el rostro  , despues de soportar un  dia entero  un  sol agotador .

 

Ahora por fin y despues de caminar durante semanas sin apenas tregua , se han bajado al sur  cerca de la frontera con Portugal , en la zona que le llaman la raya o rayana por ser la frontera que divide a los dos paises  y donde en otros tiempos y una  gran parte de sus antepasados  se dedicaron al negocio del contrabando , 

 

Son tierras que ya le andan  en los   genes  , ya les corren por la sangre;  se adaptaron enseguida al  nuevo medio , al  nuevo entorno y  nuevo clima , incapaz de hacer mal a una piel  y a un sentir tan curtidos  y trabajados  por el sol , viento , frio  y no pocas adversidades de la vida , qeu parecerian hechos de  cuero  y blindados a cualquier circunstancia qeu pudiera surgir . 

 

Los nuevos  mozos con sus mujeres preñas , una tanda de chiquillos, chiquillas y los abuelos a cuestas de una burra vieja y cansada , llegan por fin al nuevo destino despues de una larga caminata de polvo , cansancio y algun que otro hurto cometido  por los campos y caminos de Dios  .

Una vez llegados al nuevo destino , lo primero  que hay que pensar es en  montar la cabaña que habra de darles   acogida  y un techo ; tendran que improvisarla utiizando unos viejos  maderos , tres sacos de tela y unos cartones enormes que se han ido encontrando por los caminos . De esta vez tendran que apresarse  antes de que caiga la noche y se haga la obscuridad absoluta , pues en el cielo no hay estrellas y la luna esta en cuarto menguante . 

 

Construido el refugio  , encienden una hoguera donde asaran  una gallina y dos conejos qeu arramplaron en un corral ;  un vecino  ya  de la ultima aldea por donde pasaron , al verlos tan  cansados , desvalidos y destartalados  ,les dio por compasion un mendrugo de pan , unas aceituras machas y una saca de higos , lo cual  completara la cena de esta noche sin luna .

 

Cae la medianoche y los gitanos  ya abatidos despues del esfuerzo final , se  tumban dentro de la cabaña y se acurrucan a sus hermosas hembras preñas cuyas enormes barrigas calientes les confortaran del frio de la madrugada  ,mientras los abuelos  considerados y respetados  por los mas jovenes duermen en una calida cama hecha con paja y  tres mantas , colocada en el lugar mas recogido y seguro del pequeño habitaculo  . 

 

Los gitanillos , muy sucios y  excitados por el nuevo paraiso que le es  completamente desconocido, se recuestan  una vez mas a la intemperie ,donde contaran historias de miedo ;  entre pellizcos y tirones de pelo el frescor de la madrugada se lleva los cuerpecillos semi desnudos al  placido  y sereno mundo de los sueños , En la mañana siguiente bien tempranito,  el  intenso y perfumado olor a cafe hecho en una vieja y medio oxidada cafetera les  habra de despertar  ,en un nuevo dia lleno  de  experiencias y aventuras por descubrir,

 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 77
  • 4.58
  • 123

Me gusta escribir y expresar lo que siento en cada momento...

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta