cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Los mediums robots
Humor |
20.03.17
  • 5
  • 0
  • 128
Sinopsis

Una breve historia, totalmente verídica, que demuestra que la tecnología puede servir al espiritismo y al mismo tiempo, desatar problemas sociales totalmente lógicos.

En esta última centuria, los médiums robot nos han venido ofreciendo grandes prestaciones, sobre todo a aquellas personas como yo que tenemos un gran aferro al pasado.

Los primeros modelos A-50 presentaban muchos problemas en el sistema de decodificación de frecuencias fantasmales. De hecho, podemos hacer mención de famosos casos como lo sucedido en la mansión Faraday, en donde el robot, parado en uno de los extremos de la mesa (A partir del año 65, los modelos A-52 ya podían sentarse) mientras tomaba con sus metálicas manos a Karen y Mathew Faraday, no hizo otra cosa que sintonizar algunas emisoras F.M locales. Ese mismo día surgió el rumor de que Francis Choquester, locutor de un infame programa radial nocturno, había fallecido; rumor que fue refutado horas más tarde por su también infame esposa Sara. Esas falencias y muchas otras, se han logrado corregir hasta el punto que el último modelo B-09, parece ser infalible.

Sin embargo, como una araña escondida en una fuentecita con caramelos, siempre existe en toda historia aparentemente feliz, un lado trágico. Todo proceso de implementación de una nueva tecnología implica un proceso de des-implementación de otra tecnología que sirve al mismo fin, y suele suceder que dicha “tecnología” des-implementada es a veces, nada más y nada menos que el ser humano. Así, los médiums robots fueron desplazando casi vertiginosamente al hombre, o en este caso, a tantas mujeres dedicadas a la desdichada tarea de entrar en contacto con los muertos, y/o a la artificiosa labor de hacer creer a la gente que realmente habían logrado conectar con el otro lado; En pocos años las máquinas lograron acaparar casi todo el negocio del espiritismo. Esto provocó una revuelta social de dimensiones casi apocalípticas; muchos de nosotros fuimos testigos de lo ocurrido principalmente en la década de los 50 y 60 cuando la empresa electrónica “El robot enclenque” fue repudiada una y otra vez a lo largo de esos años por medio de una gran cantidad de protestas y movimientos llevadas a cabo por sociedades de médiums indignados que comenzaban a sentir que le estaban agujereando los bolsillos y que no dudaron en recurrir a la violencia con tal de defender sus intereses. De hecho son históricos los eventos ocurridos el 29 de julio del año 64 en  Brodgan y Robston, en la nefasta “noche de la desrobotización”, nombre con el cual se la recuerda hasta el día de hoy. En esa misma madrugada, fueron quemadas 4 fábricas, se destruyeron más de 70 robots y, desgraciadamente, resultaron heridas más de 40 personas con quemaduras de todo tipo.  Obviamente los medios respaldados por la industria robótica no perderían el tiempo: al otro día aparecería en el titular de un reconocido diario de la ciudad de Robston la lastimera imagen de un médium local bastante reconocido, atestado de vendajes y recostado en la cama de algún hospital mientras esperaba a a ser imputado por la justicia; más abajo y con evidente intención maliciosa, aparecía la famosa frase: “No hace falta aclarar que los médiums no son para el fuego y el fuego no es para los médiums”. También podemos mencionar la noche de la inesperada irrupción en la finca de los Delaware, en donde se estaba realizando una sesión de experimento con más de 50 varios robots conectados en cadena que pretendían contactar, al mismo tiempo, con toda una tribu indígena que supuestamente había sido enterrada bajo aquellos cimientos. Como ustedes se imaginan, esto terminó en una catástrofe: con cientos de personas lanzando piedras y persiguiendo con palos a los robots que se movían desconcertados y despavoridos de un lado al otro siguiendo su patrón mal configurado de reacción contra amenazas.

En fin, hoy podemos afirmar, sin temor a ser demasiado optimistas, que las cosas se han calmado bastante. Los médiums humanos parecen haberse resignado aceptando su derrota y muchos de ellos decidieron abrirse paso en el terreno de la predicción del futuro, o la bendición de casas embrujadas, ámbitos en donde la tecnología por razones que desconocemos, no ha logrado incursionar aún. Sin embargo, es muy probable que en pocos años, ingresemos a alguna infame carpa y además de toparnos con un penetrante olor a incienso artificial nos encontremos también con un grotesco robot sentado detrás de una bola de cristal.

Aun así, es necesario advertir que siempre habrá quienes prefieran la cálida falibilidad del ser humano a la fría efectividad de una máquina.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta