cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Los niños a veces tienen la razón
Terror |
17.02.17
  • 5
  • 0
  • 182
Sinopsis

Al Llegar a casa note que había quebrado el acelerador.

3:00 am

Acabo de salir del trabajo, es algo tarde mi esposa debe estar esperándome junto a mis hijos, el bastardo de mi cuñado justamente tuvo que habérselos llevado a su casa de campo , solo para obligarme a beber algo con él , sabiendo que yo trabajo hasta tarde en el puesto vigente de aquella gran planta de cilindros metálicos.

En fin, encenderé un cigarrillo y pondré algo de música para que el viaje no sea tan intranquilo, la vía hacia este lugar se hacía cada vez más larga, pero que puedo pedir estoy conduciendo de una punta de la ciudad a otra, al fin veo el pequeño puesto de guardia poco iluminado que hay cercano, la vía se divide en dos cual “Y” una se dirige a una base militar adyacente en las cercanías y la otra vía la cual , yo debo coger esta ni iluminada ni mucho menos asfaltada es como la decisión de coger una vía al cielo y la otra al infierno directamente y yo… bueno ya elegí una no? , además no tengo algún permiso militar o algo así.

Justo mi radio había dejado de funcionar y eso que había reparado ese maldito cacharro hace días.. en fin será la vía solitaria y yo.

Sigo mi trayecto y ya empezaba amanecer miro mi reloj de muñeca son algo parecido a las 4:30 am el sol no salía todavía pero el cielo estaba un poco más despejado.

 Mi auto va forcejeando por la carretera cual sin asfalto es un poco más complicado transitar , ya no diviso las diversas luces alrededor solo son cactus y arboles altos que se alzan cual colosos haciendo un gran bosque infundiendo un terror profundo en mí, algunas veces intentaron construir casas cercanas a la carreteras pero estas quedaron maltratadas con el tiempo, y fueron refugio de malhechores y de rituales satánicos según me decían, yo no soy muy creyente pero no me agradan ninguna de las dos cosas..

Aquel carro danzaba por esa tierra áspera y una pequeña neblina comenzó a hacerse presente, los faros ya no iluminaban mucho y la poca humedad hacia que mis vidrios se empañaran poco a poco

A mitad de camino de aquel bosquejo inmenso divise un niño, la gente vía al campo acostumbra a no esperar un bus simplemente ir caminando, este niño estaba haciéndome señas con la mano, inmediatamente quise entablar una conversación con él mediante cual le abría la puerta para que se subiera ya que vi que no llegaba ni a la ventanilla del auto.

-Hey chico!, ¿Qué hace un pequeño hombrecito como usted solito por estos lares? ¿Te llevo  y llamas a tus padres?

-….                                                                                                           

Aquel silencio del niño me incomodaba pero después de unos segundos el niño me respondió sin dejar de agitar su manito de lado a lado como si pidiera cola.

-¿Usted fuma?

-Sí , ¿Te incomoda el humo de los cigarros?

-Mucho… hágame un favor y tírelo…

Acto seguido dije, ¿Oye es un niño quizás tenga razón no? Tire el cigarro a mitad de encender fuera del auto

-¿Ya contento pequeño?, ¿Ahora subes?

-Tire la cajetilla completa.

-Cómo? Pero Ni siquiera están usados…

-Solo tirela… estará haciéndose un bien acaso no lee las etiquetas? Dicen “El uso excesivo causa daños” usted podría morir… si no lo mata el cáncer lo puede matar otra cosa…

-Ah sí? Muy astuto usted el pequeño déjame de-

En ese momento… me paralice mi piel se puso en blanco mi mano derecha quedo en shock, aquel escalofrió me subió por todo el cuerpo sin dejar de recorrerme toda la espalda… había notado algo muy inusual…

 

El niño no tenía piernas…

En ese maldito momento decidí reaccionar a una sola cosa. Con la puerta abierta pise el acelerador a fondo tan rápido sin dejar de mirar atrás... la vía era recta. Y vi como aquel niño desaparecía con una sonrisa burlona siendo tragado por la neblina…

Después de un momento la radio se encendió sola… lo primero que hoy fue un maldito anuncio de cigarrillos donde el anunciador decía “el fumar está haciendo estragos en la sociedad.”

La radio cambiaba de estación sola haciendo palabras con las voces de los anunciadores.

“Mira.. el … asiento… de… atrás….”

En ese momento grite de angustia y lancé la cajetilla por la ventana… al momento de que abrí los ojos divise las pequeñas luces de aquellas casitas del campo. Ya había llegado.

Me baje apresurado del carro, blanco cual nieve y abrace a mi mujer y a mi pequeño hijo ,

 

 

 

 

 

 

 

Ya empezaba a amanecer así que nos íbamos tranquilos, a mitad de carretera… estire la mano hacia fuera de la ventanilla. Y solté el encendedor…

Nunca más..

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Twitter:@YoshiWarlock

Facebook:@YoshiWarlock,

Pd: Gracias a todos por ayudarme a conseguir la valoracion que tengo con los pocos relatos , 1k de visitas total entre todos mis relatos y a mi viejo por recordarme la manera en que dejo de fumar.. Saludos Yoshimitsu. :)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Nada más entre y te vi enredada, entre las sabanas con otro, Pero como me importas poco, solo supe sonreír mientras veía tu rostro,

    Si Ríes, Reiré contigo, Si lloras, Llorare contigo, Si Sonríes, Sonriere contigo, aun así poco a poco pierdas la memoria, y cada día para ti ya no sea tu hijo… Sino un completo desconocido.

    He pasado Tantas sonrisas y te quiero falsos,tantos abrazos y besos plásticos, tantos encuentros sin sentimientos, tantos fracasos que terminan en "Lo siento".

    Corto, Inspirado en una leyenda urbana.

    Comienzan a caer las gotas que avisan la llegada de la tormenta, y corre a refugiarme bajo una choza vieja que me saca de mi trance.

    Deje de creer en ti y en tus falsas esperanzas, como aquel niño que crece y deja de creer en los cuentos y fabulas.

    “El verdadero y cruel asesino siempre viste elegante para sus víctimas”- Joseph P. Wallace

    "Y pienso que el culpable fui yo, Al tratar de revivir eso que ya murió, Y por momentos mi cabeza se hundió, Entre los recuerdos de un adiós."

    "-¿Cerraras tu libreta?, ¿o las dejaras ser libres por este mundo como algunas de las mías? -Estas merecen ser libres."

    "A la final, no tuve hermanos, pero si amigos, muchos amigos, que poco a poco se esfumaron y solo quedaron los verdaderos, los que me han apoyado día a día, los que me han visto llorar, reír, caer y levantarme"

  • 39
  • 4.77
  • 69

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "La maldad me llama, yo le respondo con mis balas directo a lo mas profundo de su ser"

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta