cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Los ojos de Tiffany (7/7)
Suspense |
27.11.18
  • 5
  • 1
  • 2533
Sinopsis

''Amistad... Traición... Violencia...''

Capítulo 7

Santiago

Jacob abrió la puerta preparando la pregunta «¿Ya está hecho?» y esta se atascó en su garganta al ver quién había al otro lado.

Con unos reflejos dignos de admirar, Jacob se llevó la mano a su cintura y alzó su Colt del 45. A su vez, Río hizo lo propio con su…

¿Beretta?

Río dio tres pasos para adentrarse en el vestíbulo y cerrar la puerta tras de sí con un movimiento del brazo libre.

—¿Te suena? —El olor a alcohol llegó hasta la nariz de Jacob. Era increíble cómo aún poseía su agilidad.

Jacob paseó la mirada del arma a Río, de Río al arma. Su mano empezó a temblar ligeramente, e hizo todo lo posible para que el hombre que tenía delante y que lo miraba con esos inteligentes ojos —aunque un tanto turbios por el alcohol— no se percatase.

—No pienses que Novoa se rajó y decidió plantarse, no. El muy estúpido trató de llegar hasta el final, pero yo llegué antes. Eso sí, no sin antes revelarme cierta información…, Santiago.

Así que ya sabía quién era el marido de esa mujer. Ya le había descubierto, y todo gracias a Novoa. ¡Maldito cabronazo inútil!

Río seguía hablando del desgraciado de Novoa mientras reía.

—¡Tenías que haber visto cómo le chorreaba el viejo de Jack por esa asquerosa barba!

—¿Y ahora qué va a pasar? —lo interrumpió Jacob, que en esos momentos le importaba una mierda Novoa.

—Creo recordar que os expliqué a ambos el por qué me hacía llamar Río, ¿verdad?

—Con una sonrisa de oreja a oreja —respondió Jacob abatido y haciendo un esfuerzo por no evidenciarlo.

—También se lo dije a tu mujer. ¡Qué mujer, eh! Una mujer así es muy difícil de encontrar. He estado mucho tiempo navegando en busca de una perla, y al fin la he encontrado. Por cierto, ¿dónde está?

—Se ha ido. —Y Jacob sonrió ampliamente. Una satisfactoria sonrisa antes de morir no venía mal.

La firme y engreída expresión de Río se quebró durante unas milésimas de segundos, unas milésimas que demostraron a Jacob que había dado en el clavo.

Los ojos de Río, unos ojos que le resultaban extremadamente familiares, no perdieron de vista a los suyos en ningún momento.

—¿A dónde? —preguntó finalmente tras pasarse la lengua por los labios.

—No lo sé. No me importa una mierda. Lo único de lo que me arrepiento es de no saber cómo descubrió que la quería matar.

En lugar de soltar su habitual estrepitosa carcajada de caballo, Río dejó escapar solo el inicio, pronunciando un sonoro «¡Ja!» que detonó en la dolorida cabeza de Jacob.

—¿Cómo puedes ser su marido y no darte cuenta?

—¿Darme cuenta de qué?

—De lo inteligente que es. Ella lo vio en tus ojos. Se sumergió en ellos y pescó tus intenciones. Es igual que yo, lo sé porque lo sentí y lo vi cuando hablé con ella. Sentí que éramos el uno para el otro, que ella era la mujer que había estado buscando, sentí que ella era igual que yo. Y lo vi en sus ojos, unos ojos que buscan la verdad en los de otros, que miran con tanta intensidad que te sientes como un simple peón de algo enorme que te rodea y que solo ella conoce. Y yo también sé qué es ese algo enorme. Es un espacio lleno de causalidades en el que no existe ni el destino ni la suerte. Antes creía que hoy había tenido dos golpes de suerte, pero no. Eso no fue así. Ahora estoy seguro de que tu mujer sabía de nuestra… amistad, por así decirlo. Por ello me llamó; de algún modo consiguió mi número y me llamó. Además, eso explicaría por qué no me dio ninguna foto tuya; solo me facilitó la dirección de un piso en el centro y me dijo que sabría quién era mi objetivo cuando lo viera. Todo ello llevó a que yo la conociera y me quedara prendado de ella, lo que hizo que me olvidara de la botella de Jack y, al volver al bar, os pillara infraganti a Novoa y a ti planeando mi asesinato.

Jacob averiguó por qué le resultaban familiares los ojos de Río; tenían casi la misma mirada que la de su mujer. Por otro lado, empezó a pensar que Río estaba desvariando, lo cual le hacía más imprevisible aún. Y por tanto, más peligroso.

Acarició el gatillo.

—¿Te estás escuchando, Río? ¿Qué quieres decir? ¿Que todo ocurre por los ojos de mi mujer?

Río volvió a soltar ese irritante «¡Ja!».

—No, Santiago, no todo. Los ojos de tu mujer, su mirada, solo han provocado esta situación. Hace un momento le explicaba al ahora fiambre Novoa que esta situación era lógica a la vez que irreal. Él creyó que me refería a su situación, pero no. Yo quería decir a toda ella, a todo el día. Los ojos de tu mujer impulsaron las acciones de hoy. Sus ojos han sido el dedo que ha empujado las fichas, provocando así toda la cadena de hechos que ha seguido.

Un silencio sepulcral se instaló sobre los dos hombres que, cara a cara, se apuntaban con un arma a la cabeza.

Jacob tenía todos los músculos en tensión, una tensión que acrecentaba el dolor de cabeza. El sudor le resbalaba por los párpados y le obligaba a pestañear. Era curioso cómo un simple pestañeo podía suponer su final. Pero no solo eso jugaba en su contra; también lo hacía el estado alterado y ebrio de la persona que tenía delante.

Ambos sabían que en cualquier momento uno de ellos podía accionar el gatillo. La tensión era palpable en el aire. Si en ese momento entrase una mariposa en el vestíbulo, crearía una vibración en la atmósfera que ondearía hasta los dedos de los dos sicarios enfrentados, provocando así el movimiento de los índices.

Consciente de que esto podía ocurrir más pronto que tarde, Jacob decidió regalarse un último momento de gloria que le embargara de satisfacción.

Curvó los labios en una sonrisa triste pero agradable, y dijo:

—Imagino que te encantaría saber su nombre, ¿no?

Por primera vez desde que le conocía, vio miedo en la mirada de Río. Las pupilas de sus ojos se contrajeron; su rostro palideció. Sabía de qué iba aquello. Sabía a qué estaba jugando Jacob.

La sonrisa de Jacob, o Santiago, ahora se tornó maliciosa.

—¡Pues que te jodan!

Y ambas pistolas tronaron a la vez. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 97
  • 4.54
  • 212

Autor de EL ESPEJO, disponible en Amazon. Llevo escribiendo desde muy pequeño, cuando dejaba las historias a medias para realizar las portadas con folios doblados por la mitad. Con la escritura busco entretener, pero si por el camino cae alguna reflexión profunda, bienvenida sea. Mi principal inspiración es Stephen King, por lo que me gusta escribir relatos de terror, aunque siempre digo que escribo una HISTORIA, no un GÉNERO.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta