cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Los otros
Reflexiones |
13.09.19
  • 4
  • 4
  • 200
Sinopsis

Paralelismos entre las sociedades antiguas y el modo de comportarse actual

      Era un día caluroso de verano, las aguas del lago permanecían frescas e invitando a calmar la sed de varias especies de animales que las aprovechaban para refrescarse. El miedo al otro, al distinto, quedaba amortiguado por la necesidad de beber. Esto es lo que estaban evaluando un grupo reducido de Neandertales que se miraban como la peligrosidad de las especies que se encontraban en el lago era inexistente. Un par de ciervos, alguna ave y un grupo de cabras montesas, no ofrecían ningún tipo de peligro.

        En lo alto de una roca, un felino también contemplaba la escena; afortunadamente todavía tenía el estómago lleno y junto con la tibieza de los rayos del Sol que le invitaban a sestear, contemplaba la situación desde su atalaya sin ningún interés alimenticio.

        En cambio, completamente opuestos a la actuación de la leona, un grupo de unos doce Homo Sapiens, también observaba la escena pero con una motivación claramente distinta. El líder de estos, Obak, blandiendo una lanza acabada en una punta afilada de piedra, hacía  gestos a los suyos para que amortiguaran las voces, se escondieran detrás de las rocas y observaran a los Neandertales. De este pequeño grupo, les interesaba primordialmente, una hembra joven que parecía que cojeaba y que en caso de ataque de Los Sapiens, difícilmente podría huir.

         El pequeñísimo grupo de los Neandertales, era de los últimos de su especie que todavía pugnaba por sobrevivir…los Sapiens los habían ido expulsando de los mejores territorios de caza y arrinconándolos hacia parajes montañosos e inhóspitos. Sin embargo ahora se habían atrevido a bajar al lago en busca de agua y de caza.

          Obak sabía que la hembra joven era distinta a su propia especie, los suyos no la apreciaban físicamente,  tenía la frente huidiza, la nariz ancha y una robustez de formas lejos de los suyos…estos rasgos la hacían  diferente y muy poco valorada; sin embargo en su grupo casi no habían mujeres y necesitaba capturar aquella para la cohesión de su banda.  Los guerreros Sapiens observaban a escondidas que en el grupo de Neandertales tan solo había dos individuos machos, potencialmente peligrosos…los demás, la hembra joven, un par de niños y una mujer madura, intentarían huir.

          El felino de la  roca  se sentó y se puso en estado de alerta, parecía que intuía movimiento en aquel pacto de paz entre los instintos y las especies. Ahora entraban en juego los Sapiens que se caracterizaban por actuar de forma especulativa,  forzando los instintos y buscando en primer y único lugar su propio interés. Efectivamente, Obak, rugiendo como un león, se lanzó blandiendo su lanza, colina abajo, hacia el lago, arrastrando detrás suyo a sus guerreros.  Muy pronto sus hombres rodeaban a los dos robustos Neandertales…curiosamente los dos eran pelirrojos, muy fuertes…pero aún así la lucha era muy desigual…Obak trató el abatimiento de los dos vigorosos Neandertales, como si se tratara de una cacería de piezas mayores, rodeándolos y atosigándolos sin tregua. Los valientes pelirrojos vendieron muy cara su piel en forma de muerte entre los más estilizados Sapiens, pero aún así, al fin, su sangre teñía el agua del lago…

         Un par de hombres de los Sapiens corrió detrás de la hembra joven y pronto, a empujones, la trajeron consigo…

 

    EPOCA ACTUAL   Salto en el tiempo…freno en la evolución…similitud de los antiguos Sapiens con nuestra actual forma de actuar. Etapa  contemporánea…las mismas determinaciones que antaño…

      ¿Qué diferencia podemos  encontrar entre los que suponían distintos a los Neandertales, considerándolos como los otros y nuestra propia manera de ver a los refugiados de guerra o los negros que llegan en pateras? Ninguna. En ambos casos vemos al otro como amenazante de nuestro territorio y nuestros recursos…Sin embargo la evolución transcurrida desde entonces tiene que haber servido para algo. Reaccionemos.

    La violencia sexual contra la hembra sigue siendo consustancial a los machos de nuestra especie,  antiguamente se raptaba a una Neandertal, ahora se verifica  en una sentencia contra “La manada” en que no se admite la violación…tenemos que reaccionar…

     Es cierto que la especie de los Sapiens es la misma que la nuestra, las determinaciones son iguales, pero la cultura, educación, evolución, historia…tendría que servir para ir desarrollando una forma más elevada de ver y comprender las cosas. La razón que intenta engrandecerse por encima de las cosas, tendría que servirnos no simplemente para utilizarla de forma ratera y de corto alcance. Si tiene algún sentido nuestra especie es precisamente por una evolución que descarte todas las inmoralidades, injusticias, pobreza y vejaciones que merodean por todas partes. Las personas no pueden mirar para otro lado y continuar con su cómoda vida. Han de reaccionar y luchar por una vida ética.

       ¿Hemos evolucionado? Qué duda cabe, a pesar de las últimas dos guerras mundiales, no se pueden obviar los logros éticos sociales, comparados con hace escasamente trescientos años…pero esta evolución, con la información y cultura actuales no tendría que ser ni tan lenta ni tan sujeta a unos intereses evidentes que la frenan.

       Incluso en ciertos aspectos nuestros antepasados  tuvieron una dimensión ética superior a la nuestra.

       Nuestros antecesores no se puede decir que fueran unos depredadores, eran cazadores-recolectores…es decir que consumían lo que podían comer, procurando siempre respetar el ciclo natural de las manadas de animales, para que se reprodujeran y siempre hubiera caza. Lo mismo podemos decir de la recolección, no se arrasaba ya que sino el bosque no se recuperaba. En cambio ahora nuestra especie se ha convertido en depredadora, como bien se ha visto en como explotaba al máximo el mar, sin ver más allá del éxito momentáneo, hasta el punto que este ha dejado de ser productivo. Por eso se están haciendo leyes que regulen todo eso. También somos depredadores con cualquier  cosa comestible que ofrezca el bosque, desde animales, setas, pequeñas fresas, etc. Nuestra especie no se puede estar de arrasar sino la frenan con leyes y sanciones.

        La comunidad de los cazadores-recolectores, a diferencia de la actual, era una sociedad bastante igualitaria, pues tener demasiados objetos, al tener que correr detrás de las manadas de animales, no tenía sentido y entorpecía la marcha. Llevar las armas para la caza, bastaba y sobraba. Actualmente sucede todo lo contrario, la acumulación de objetos y riquezas provoca una desigualdad total y una pobreza congénita.

         Los cazadores-recolectores, respetaban el ciclo natural de las cosas, habían aprendido que ellos formaban parte de la naturaleza y que si no respetaban sus pautas, ellos como parte integrante de ese ciclo no eran viables. En cambio el Sapiens actual, ha perdido el sentido de formar parte de la naturaleza, dándole solo valor a una producción momentánea que normalmente no es respetuosa con la naturaleza. Se valora solo el máximo beneficio sin importar las consecuencias en forma de contaminación, deforestación, empobrecimiento de los mares, etc.  Somos una especie depredadora que no quiere aprender  si no es a través de fuertes sanciones…La evolución de sensibilidad, cultural, histórica y humana queda siempre frenada. Nos cuesta muchísimo evolucionar… Es nuestra obligación de cara a las generaciones venideras, dejar el egoísmo a un lado y afrontar los múltiples problemas que tiene nuestra sociedad. Las personas hemos de reaccionar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta