cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Los superpoderes de Dios
Fantasía |
30.12.13
  • 4
  • 3
  • 1095
Sinopsis

Esta es la primera puntada de un personaje que empezé a imaginar, influenciado por algunos cuentos de ciencia ficción, la película MIB 3 y lo que dice Edgar Morín. La pregunta es ¿que diferencia hay entre alucinación, fantasía y realidad en un mundo tan mediatizado como el nuestro? No he terminado bien la idea, pero quiero deshacerme de este cuentito un rato jaja. Saludos!

En plena era de la información, un ingeniero informático, atado de pies y manos por lianas invisibles (que son los lazos de su propia mente y las cadenas de una voluntad ajena) a un escritorio y una silla por nueves horas diarias. Un buen día, se queda a hacer horas extras. Su obsesión por el trabajo no conoce horarios. Salida: 6 de la tarde. Viernes para todos; para él, el tiempo adolece de carácter simbólico. El ingeniero cae en una espiral de concentración, se convierte en un engranaje del mecano que es el repetitivo trabajo de oficina.

Sábado, 3am. Llegó a trabajar el viernes, a la 9 de la mañana. 18 horas seguidas sin despegar un ojo de la pantalla. La experiencia visual anula todo. Un par de ojos, dos esferas de vidrio, dos lentes, conectados a un procesador informático por un cable, montados en una repisa frente a un monitor. La misma cosa. Sin embargo (o por lo tanto) nuestro ingeniero tiene una particularidad: a mayor exigencia, a más estrés, sus capacidades cognitivas crecen exponencialmente. Crecen tanto que vuelve a ser humano, más humano que nunca. No ha llegado al límite, teme lo que pueda pasar, porque su percepción en este estado de exaltación mental difiere mucho del mundo real (o “mundo común”)

Sábado 12 PM. Está cerca de su record: nunca ha llegado a más de 30 horas seguidas de trabajo. En este punto, comienza una transformación. Los eventos del exterior, que observa desde la ventana frente a su escritorio (un ave en pleno vuelo, el viento, los sonidos de la calle, la luz solar reflectada en el vidrio y que ilumina el paisaje) llegaban hasta él de una manera distinta. Era mucho más que observar los objetos por separado y en detalle, ejercicio que era solo la parte más simple de su revelación, sino que percibía las finas uniones entre los elementos, las conexiones sutiles que definen el destino de los que pertenecemos a este mundo.

Este conocimiento no venía en palabras, sino como una masa, una amalgama sensorial que unía al objeto con el entorno: un sonido, que instantáneamente venía a él en forma de un camión, en la calle, a 50 km por hora, dos cuadras más allá, al sur. Según esta percepción, los objetos se movían juntos, se influían entre ellos, todos juntos conformando un entramado oculto, en el cual, a cada segundo, se alzaban y oscurecían probabilidades, respuestas, tentativos desenlaces. Su habilidad era vislumbrar las probabilidades de que un evento ocurriera. Tenía la capacidad de adivinar el desenlace de un evento, lo que era en realidad un don sobrenatural para dirimir entre probabilidades, de manera increíblemente precisa.

Sábado, 10 pm. 40 horas de trabajo. Enciende un televisor portátil. Las noticias: Rusia. Un grupo separatista-paramilitar serbio se toma la embajada francesa en Moscú. Tienen cautivos y aterrorizados a 34 rehenes. El ingeniero descubrió que es el "maestro de las probabilidades": sabe todo, sólo confiriendo su atención y presiente que puede hacer posible lo imposible, con un solo toque. Se dice “tengo los superpoderes de Dios” Omnisciente, Todopoderoso. Se para de su silla, después de casi dos días de preparación inconsciente, abre la ventana frente a su escritorio y escupe en la cabeza a un hombre que caminaba por la acera. El hombre, asqueado, sorprendido, lo mira desde abajo, le grita algo al ingeniero y sigue caminando. Nuestro héroe dice “listo”. Se siente a ver el televisor, a seguir la noticia por tres o cuatro horas más, hasta que fuerzas especiales rusas irrumpen en la embajada y liberan a los rehenes, sin derramar una gota de sangre. Apaga el televisor, sigue trabajando… y salvando al mundo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • bien escrito, divertido, y un final rompedor. no se puede pedir mas
    Hola Svane, gracias por darte el tiempo de leer! Tal vez se pueda desarrollar una buena historia en formato de novela con esta idea, pero se necesita de mucha habilidad, preparación y tiempo para una novela tipo "ciencia ficción", que es el género donde veo situado este relato, aunque también podría dársele un enfoque más filosófico teniendo en cuenta la problemática que mencioné en la sinopsis. Siempre he tenido le idea de trabajar con un ilustrador, tal vez sería entretenido con esta idea. Saludos!
    Has pensado en escribir una novela con esta idea?
  • No se escribir poemas, por eso escribo esto.

    "No confundiremos al hombre que vive, piensa, actúa y se mueve entre los demás, con el hombre entusiasmado, que coge la pluma, el arco, el pincel o que sube al escenario. Fuera de sí, respondo en todo a las exigencias del arte que lo domina. Pero, pasado el instante de la inspiración, vuelve en sí, y regresa a lo que era antes; algunas veces un hombre comun" - Denis Diderot

    Con rabia y contradictorio.

    Hola, este es un ejercicio literario: que a uno se le ocurra primero un título aleatorio, cualquier cosa y después empezar a narrar. Jugando con la imaginación para divertirse un rato. Pensé en Asimov y Bukowski y hasta en Beavis and Butthead Jajaja. Tal vez termine el relato en un tiempo más. Saludos y feliz año!!!

    Una fantasía, no piensen que quiero ver muerto a alguien jaja. Sirve como terapia escibir, la forma más gráfica de comunicarse (con palabras) con uno mismo. Y queda el testimonio, aunque sea de crueldad y rabia, que igual sirve.

    Esta es la primera puntada de un personaje que empezé a imaginar, influenciado por algunos cuentos de ciencia ficción, la película MIB 3 y lo que dice Edgar Morín. La pregunta es ¿que diferencia hay entre alucinación, fantasía y realidad en un mundo tan mediatizado como el nuestro? No he terminado bien la idea, pero quiero deshacerme de este cuentito un rato jaja. Saludos!

    Hola a todos, este pequeño relato está inspirado en un antiguo edificio de la ciudad de Santiago de Chile, donde yo vivo. Siempre me causó impresión y este es un pequeño homenaje. Tristemente, hace 1 mes la vieja casona ardió y se perdió para siempre. Hice este relato antes de que esto pasara (lo cual me enorgullce, extráñamente) Eso, a cuidar el patrimonio de nuestras ciudades.

Hola, recién me estoy atreviendo a escribir, siempre me ha gustado la lectura.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta