cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Luces que existen sólo porque quieren
Reflexiones |
12.04.11
  • 4
  • 7
  • 2474
Sinopsis

Cuentos para días grises, que se puro mediocres ni siquiera son grises sino medio grises.

James Barrie nos contó que las hadas se apagan si nadie cree en ellas. Pero una polvorilla triste en el fondo del baúl de juguetes volvía a brillar anárquicamente si los descreídos rompían en aplausos y hacían un manifiesto de fe. Un manifiesto formal que consiste en repetir bajito una y otra vez lo que se desea, como todos los manifiestos formales que hacemos a lo largo de nuestra vida.

Y luego estás las otras luces. Las que no son hadas.  Son luces independientes y menos vulnerables que no necesitan que nadie las quiera para existir. Luces que hacen su propia magia que, si bien no siempre es tan comprensible, es suficiente para inquietar a las personas de ojos abiertos aunque nunca aciertan a dibujarlas.

Luces que huelen a cerilla recién encendida, que se avivan con el viento, que abrasan camas baratas y dan calor cuando uno tiene frío por dentro. Luces que cuando quieren apagarse obligan al Mundo a llover.

Irresponsables a veces queman más de la cuenta, incendian atardeceres y odian el sol que las manda a casa por las mañanas. Son las que encienden los pitillos moribundos de Johnny Cash y arañan la garganta de Tom Waits y brillaban en los ojos jóvenes de Ava Gardner, el animal más bello del Mundo antes de ahogarse en el fondo de un vaso de los años 50.

Son las luces inconformistas que irrumpen violentamente en el agua aunque su densidad les haga desviar su trayectoria, ansiosas por encontrar de peces impescables que buscan sedientos mares más grandes. 

Las luces que John Lennon veía en cada uno cuando dijo que todos brillábamos.

Aunque nadie lo entendió.


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • o comparto la opinión de "bú" pero, sobre gustos no hay nada escrito. Quizás de resulte extraño pero, a medida que leía tu relato me ha inundado la añoranza del pasado, el recuerdo de esos cuentos que nos explicaban de pequeños… Tal vez sea la mención de unos de mis libros favoritos en el inicio del texto. lo que sí es cierto, no obstante, es que fue bonito recordarlo. Gracias... L
    Joder que romántica que eres! Pero este romanticismo es de vinilo antiguo, de caja de metal , de viejos libros de cuentos que tienen las hojas del color de la orina... Es asombroso como seguimos creando mitos... y ojo que no digo que sea malo, todo lo contrario, pero esas chispitas de magia me suenan a las que salían en la tele cuando la joven brujita movía la nariz... siempre me parecieron de un efecto horroroso, y eso que era un niñín.
    Solamente no me gustô el tîtulo y que menciones a John Lennon, que me cae como una lata. Buen viento y buena luciérnaga!
    Escribe tus comentarios...me gusta lo tuyo. Que tengas un día brillante.
    Tu luz me atrajo como a un insecto. Buen repaso del brillo del Mundo.
    Escribe tus comentarios...Como la de este relato, reconfortante.
    No me parece un cuento mediocre, de ninguna manera, yo diría que es un cuento inspirado, nostálgico, como para tarde de domingo...lluvioso. (solo una cosa, la primera frase del segundo párrafo "luego estás las otras luces?") será mejor están. Felicidades
  • Reflexiones de avión escritas en las sobremesas

    Salem - la ciudad donde toda sla scasas eran distintas

    Úmpqua River: El río de los peces impescables

    Lo único coherente es ser una contradicción en uno mismo. Todos somos muchos a la vez. Ser constante es una falacia. El cambiante es más libre

    ... a la ciudad de los insomnes porque no querían dormir más. Inventario de colores en la ciudad gris.

    Fascinante animal el vencejo... invito a todos a que lean la naturaleza de estos animales que si bien parecen personajes de cuento por su naturaleza extraordinaria... son totalmente ciertos... y no difieren, al fin y al cabo, de algunas personas.

    Cuentos para días grises, que se puro mediocres ni siquiera son grises sino medio grises.

    Trucos fáciles para cuando uno se queda sin punta, instrucciones para entender al Tiempo y música de fondo

    Bienvenida a casa

  • 42
  • 4.56
  • 97

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta