cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
LUCIÉRNAGAS ESPACIALES
Drama |
15.12.18
  • 5
  • 20
  • 910
Sinopsis

Hay tantas luces, Laura. No debería haberlas. ¿Conoces esa sensación? ¿Ese instante en el que tropiezas por cualquier cosa, ese medio segundo en el que estas cayendo? Eso es lo que los astronautas solemos sentir, hasta que después de un duro entrenamiento nos acostumbramos.

Perdón por divagar, hablar me ayuda.

Una vez me preguntaste si nos daban píldoras de suicido en caso de fallar la misión. Me reí, te dije que ese era un mito, que para morir en una estación basta con desatornillar una exclusa y que, de cualquier modo, los astronautas no pensamos así.

Sabes, antes de la primera misión a la luna, se cuenta que un reportero le preguntó a alguien de la tripulación sobre qué haría si de pronto el módulo no pudiera despegar y se quedaran varados. ¿Su respuesta? “Trabajaría en el motor”.

Ya ves, los astronautas también podemos ser graciosos, de la misma forma en que siempre encuentro graciosas las estaciones espaciales en una película. Cuando algo anda mal las luces comienzan a parpadear, chillan las alarmas y una voz dice ¡emergencia, emergencia!; como si una mala iluminación y algunos ruidos fuertes pudieran ayudar en algo.

Si algo sale mal en una estación, Laura, simplemente no hay tiempo para asustarse. Por eso, cuando mi compañero me susurró al oído de que corriera hacia la cápsula de escape porque algo estaba pasando, eché a correr, sin preguntar nada. No se bromea con algo así por aquí, Laura.

La cápsula es a prueba de tontos, siempre está apuntando a casa. Uno se sube, presiona un botón y se encuentra en el suelo en el siguiente instante. No me emocionaba la sacudida de tripas del reingreso, pero después podría preguntar por lo que estaba pasando, mientras los paracaídas comenzaran a frenar mi caída.

Excepto que no hubo sacudida, ni comunicaciones.

¿Conoces, conoces esa sensación de que te falta un peldaño para terminar la escalera, pero no hay nada? Tengo una hora sintiéndola. La cápsula ha ido en la misma dirección, hacia abajo, sin reingreso. Las luciérnagas son cada vez mas brillantes.

¿Dónde estás, Laura?

¿Dónde están todos?

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 40
  • 4.6
  • 14

Profesor de Física. Ávido lector. Intento de escritor.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta