cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Madame Chocolat
Reflexiones |
06.10.10
  • 4
  • 1
  • 1169
Sinopsis

- Buenas noches madame Pompadur
- Buenas noches madame Chocolat.
- Es magnífica la fiesta ¿no cree?.Sin embargo veo que su rostro refleja un cierto halo de tisteza, de desaososiego. ¿esta usted bien?. Espero que no le hayan afectado la habladurias que corren por ahí de ciertos desmanes de su marido...el que lo hayan visto hablar con cierta frecuencia con madame Charlote no debía afectarle...usted vale mucho más que todo eso.
- Muchas gracias Madame Pompadur, pero es que nadie me había comentado nada al respecto.Simplemente consumía un corto parentésis de aburrimiento observando la preciosa arquitectura de la sala.
- Oh, lo siento madame Pompadur, creí que los chismorreos de esas arpías habían llegado a sus oidos y sinceramente mi marido y yo hemos comentado recientemente que en absoluto entenderiamos un comportamiento tan poco sensato de monsieur Francoise hacía su persona. Sería del todo incomprensible. Su bondad,esfuerzo y dedicación en la vida conyugal es sabida por todo Paris Bueno, le dejo madame Pompadur, sabe que en mi tiene una amiga para lo que desee, y por lo que más quiera...!Sonria por favor!.
- Lo haré. descuide. Buenas noches madame Chocolat.
- Buenas noches madame Pompadur.

- Buenas noches madame Charlote.
- Buenas noches madame Chocolat.
- Hace un tiempo que vengo observando a madame Brie. Cuando su marido monsieur Xantese pasa por su lado, su vista parece seguirlo hasta que el mar se confunde con el cielo. Todas sabemos de que pie cojea madame Brie, y me parece increible que con el marido que tiene, monsieur Albert, guapo, esbelto y bien educado su egoismo pretenda también a su esposo. Su avaricia no tiene límites y sin la más mínima duda su contoneo cuando sabe tenerlo a sus espaldas no hace más que confirmar sus pretensiones.Mi marido y yo hemos comentado esto repetidas veces madame Charlote sin haberle encontrado explicación de manera alguna.Hemos visto frecuentemente estos extraños comportamientos de monsieur Xantese para con madame Brie. Tenga por seguro, que por la amistad que nos une le tendré informada de cualquier desmán de su marido.Por cierto, no se sienta desgraciada, por lo menos su esposo no se ve en secreto con madame Brie en el cafe Central todos los domingos por la tarde como hace monsieur Francoise, el marido de madame Pompadur.
- Se lo agradezco madame Chocolat.
- No hay porque...y ya sabe de esto último ni una palabra. Tengo mucho aprecio a madame Pompadur.
- Descuide. Buenas noches madam Chocolat
- Buenas noches madame Charlote.

- Buenas noches madamme Brie.
- Buenas noches madamme Chocolat.
- ¿Ha visto a mi marido, Monsieur Albert?.
- No. no lo he visto...Me he pasado toda la noche arreglando problemas sentimentales. A este paso en unos años no quedará una pareja bienavenida en todo Paris...por cierto ¿que tal con monsieur Albert?...El otro día mi marido y yo lo vimos caminando sólo por los campos Elisesos. Nos preguntamos si el matrimonio atravesaba algún tipo de dificultad...si esto sucediera espero que sepa usted contar conmigo. Siempre le he tenido mucho aprecio.
- ¿Por los campos Eliseos?. No me dijo nada.No acostumbra a frecuentar las zonas turísticas de la ciudad.
- Mmmmmmm. Yo no me fiaría Madame Brie...Muchos hombres encuentran en esas zonas a extranjeras con las que acaban iniciando una nueva vida fuera de nuestras fronteras...Yo tengo suerte en ese aspecto, mi marido Monsieur Voyage no se aparta ni un momento de mi lado. En ocasiones me han dicho lo dichosos que parecemos siempre caminando el uno junto al otro.
- Y digame Madame Chocolat...¿donde esta Monsieur Voyage esta noche?...no lo he visto en ningún momento.
- En Lyon. Hace varios meses que ha de acudir a esa ciudad por un problema que han encontrado en el puerto de la ciudad.Es un hombre muy comprometido monsieur Voyage...
- Madame Chocolat?
- Digame Madame Brie.
- No hay mar en Lyon Madame Chocolat.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta