cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Main Capitulo 3
Varios |
13.09.21
  • 5
  • 2
  • 261
Sinopsis

Dos semanas… dos eternas semanas de estudios y una especie de rehabilitación, pero pude salir caminando del hospital

La verdad señorita Seson, es increíble su caso

Fueron las palabras del médico Smith al darme el alta y lo comprendo, a pesar del coma, mi recuperación fue exitosa

Al salir del edificio, me sorprendí al verlo a él y no a Dakota

¿Acaso ella le dijo que viniera a buscarme?

Por un segundo pensé en mezclarme con la gente, pero, por alguna razón, no lo hice

- ¿Se puede saber que te trajo por aquí?

-Hola, buenos días, ¿Cómo estás? Me alegro de verte…

- No respondiste mi pregunta- cruce mis brazos

- ¿Siempre eres así de simpática? – sonrió

- ¿Qué esperabas?

-Bueno, señorita “buena onda”, vine a llevarla a su casa

-Puedo ir sola, gracias- comencé a caminar

-Oye- me tomo del brazo, su expresión estaba seria- Déjame llevarte

-Está bien- me solté- Pero no me toques

Levanto sus manos, en señal de paz y comenzamos a caminar hacia un BMW Serie 8, negro con vidrios polarizados y llantas cromadas. En mi vida vi un auto similar

- ¿Este es tu auto? – trate de ocultar mi sorpresa

-Si, igual ya es un modelo viejo – me abrió la puerta

¿Qué pensara de mi moto entonces?

-Mi moto…

-Tranquila, ya estará lista

¿Lo dije en voz alta?

- Lo siento, pero es lo único que tengo para trasladarme

- ¿Acaso la chica mala tiene un tono de melancolía en su voz?

-Vete a la mierda

Luego de unos minutos, me percate de que realmente se estaba dirigiendo a mi departamento

- ¿Sabes mi dirección? – él no respondió- Te acabo de hacer una pregunta- me estaba enfadando

-Quería darte una sorpresa

- ¡¿Quién mierda te crees que eres para averiguar dónde vivo?!

-No pensé que fuera a molestarte tanto…

-Mi privacidad es algo que me importa mucho y tu…

- Esto también te importa, ¿verdad? – señalo hacia afuera

Miré por la ventana y vi a Dakota, saltando, con un canasto de flores y globos

Bienvenida

Sonreí. Desvié mi vista un poco y casi salgo corriendo del auto al verla ahí, al lado de mi amiga

-Mi… mi moto

- ¿Te gusta? – estaciono

-Me encanta

Bajé y corrí directo a ella, ignorando por completo a Dakota

- ¡OYE! – grito – Realmente me esforcé por conseguir esto

-Lo siento amiga- me incline un poco y la abrace- Pero Black es Black

Si, así llamaba a mi moto

-Se lo que significa para ti y estoy muy feliz de verlas juntas de nuevo- sonrió

Dakota fue la primera chica a la que me acerque cuando llegue a San Agustín, Florida. Ella trabajaba en la pequeña y antigua pensión donde me hospede unos 5 años atrás. Recuerdo que llegue sin nada y me ayudo a conseguir un trabajo en una gran empresa de limpieza de la ciudad y, de a poco, asentarme económicamente, en otras palabras, sobreviví gracias a ella

Sus redonditos ojos verdes estaban llenos de lágrimas y, casi, me hace llorar a mi

-Te quiero Main

-Ya ya- me aleje- No quiero sentimientos

Voltee y me acerque a Chad, que se había quedado al lado de su auto

-Gracias

-Amo tu sonrisa

No supe que decir, solo le dedique una sonrisa de boca cerrada y camine hacia Dakota

- ¿No lo vas a invitar a pasar? – me susurro

- Ni loca – ingrese

Subí por las escaleras hasta mi departamento y pude ver por la ventana como charlaban. Casi podía escuchar lo que ella le estaba diciendo

Discúlpala, pero ella es así, tiene una personalidad rara, pero es buena persona

Rei y camine directo a mi cama

No hay como dormir aquí

Me tiré y, en cuestión de segundos, caí en un sueño profundo. A pesar de todo, estaba muy cansada

- ¿Realmente vas a venir a salvarme? – le dije mientras peinaba mi muñeca

-Si, cuando sea grande, prometo que voy a volver por ti, nadie te va a volver a hacer daño

La lluvia repiqueteaba en la chapa que nos cubría. Unas lágrimas escapaban de mis ojos

-Tranquila- me abrazo- Prometo que voy a sacarte de este infierno

-Eres mi único amigo en el mundo Tyler, te quiero- me acurruque en su hombro

-Yo también te quiero

Me desperté con un nudo en la garganta. Los tiernos ojos miel de Tyler eran algo que me acompañaba desde pequeña, en mis momentos de oscuridad, buscar su mirada era lo único que me reconfortaba cuando tenía 10 años, pero, desde su muerte, no había vuelto a sentir algo que se acercará siquiera

-Creía que un mes de sueño había sido suficiente- se asomó a la habitación

- ¿Y a ti quien te invito a quedarte? – bromee

-Ven, te hice el almuerzo

Sin lugar a dudas, Dakota es la mejor persona que he conocido en mi vida

-Unas buenas Pizzas a la Dak te sacaran esa cara de culo

Sonreí y me senté. Mi departamento no era muy grande, solo contaba con una habitación, cocina y baño, el único detalle sobresaliente era el balcón

-Has limpiado estos días…- observe el lugar

-No tienes que agradecerme- se sentó

Su corto y lacio cabello rojo se había pegado a los lados de su cara, combinando perfectamente con sus pecas, las cuales resaltaban en su blanco rostro

-Fuiste muy descortés con Chad

-No empieces

-Uyy, te cambia el tono de voz cuando hablas de él

-Porque no quiero hacerlo

-Pues déjame decirte que él no piensa alejarse- hizo una pausa- O al menos eso me dijo antes de irse

-Por su bien espero que se mantenga lejos

Estoy agradecida por lo que hizo, a pesar de que fue él quien causo todo esto, y aunque no quisiera estar en contacto, una parte de mí, quiere volver a verlo

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 80
  • 4.64
  • 13

La escritura, mi salvación

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta