cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Maldición gitana
Suspense |
12.03.18
  • 4
  • 3
  • 324
Sinopsis

Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero a veces esas mismas palabras pueden generar un auténtico vendaval....

Las palabras que el viejo gitano escupió en la cara de mi bisabuelo, allá por la mitad del siglo pasado, aguijonearon mi cerebro como un enjambre de avispas furiosas:
-“Yo te maldigo a ti y a toda tu descendencia. Me has robado mis castaños, me has robado mi fuente y por tu culpa ha muerto mi hijo. Qué los árboles y el agua sean vuestra perdición para siempre. Qué el Gran Espíritu que mora en los bosques y los arroyos aniquile vuestra estirpe maldita”.

Yo, una chica alegre y mundana, hija de su tiempo, no creía en las maldiciones pero…
…diez años después de recibir la imprecación del anciano patriarca, mi bisabuelo falleció de un fulminante corte de digestión mientras se bañaba en el río.
Yo no creía en las maldiciones, pero…
…hace ahora tres años, una noche de finales de abril, los pantanos del cielo abrieron sus compuertas y las pavorosas cataratas se abatieron sin piedad sobre la tierra. Durante tres días y tres noches, en el noroccidente astur llovió lo que no  está en los escritos. Más de 500 litros por metro cuadrado, ese fue el frío e histórico dato, todo un hito en los registros meteorológicos de las últimas décadas. Más de 50 horas diluviando sin parar. Al tercer día del violentísimo temporal, la gente no se hubiera sorprendido en demasía si se topase con una gigantesca arca de madera ocupada por varios cientos de parejas de animales y, al abrirse finalmente las nubes, una paloma llegara volando con una ramita de olivo en el pico.
Surgieron regatos donde nunca existieran antes, los mansos arroyos tornáronse  salvajes torrentes y los ríos anegaron los fértiles valles arrasando los sembrados y destruyendo las haciendas.
No, no creía en las maldiciones, pero…
El arroyo que atraviesa mi pueblo multiplicó por mil su volumen y se llevó por delante las cinco ovejas de mi abuelo.
Yo no era supersticiosa, nunca lo he sido, pero…
Mi abuelo salió a buscarlas en lo más crudo de la tormenta. Sin pensarlo dos veces, se internó en la noche, en medio del apocalíptico vendaval, haciendo caso omiso de las súplicas desesperadas de mi abuela. Transcurrió una larga media hora. Mi abuelo no regresaba y mi abuela, después de romperse la garganta gritando inútilmente en medio del estruendo infernal de la lluvia y el viento, decidió salir en su busca.
Yo no creía en las maldiciones, pero…
Sus cuerpos fueron encontrados una semana más tarde, sepultados bajo decenas de toneladas de tierra, piedras y árboles arrancados de cuajo. Hallaron la muerte a unos 200 metros de su casa, en la parte del prado que el arroyo abrazaba trazando una amplia curva, cuando el monte de eucaliptos se abalanzó sobre ellos enterrándolos en vida.
Aguas abajo del arroyo, a lo largo de un centenar de metros y entre matas floridas de espinos silvestres, fueron apareciendo los cadáveres hinchados de los desventurados corderos.
No, yo no creía en las maldiciones, pero…
Este pasado mes de agosto, mi padre se encontraba cortando eucaliptos cuando un enorme árbol le cayó encima aplastándole el tórax. Murió entre mis brazos, en la ambulancia, camino del hospital, repitiendo mi nombre y el de mi madre con palabras agonizantes entre burbujas de sangre.
No, no creía en las maldiciones, pero…
Esa misma noche mi madre me relató la historia que desde la muerte de los abuelos venía quemándole las entrañas. Así fue como me enteré de que a mediados del siglo pasado mi bisabuelo había protagonizado un violento enfrentamiento con un vecino de raza gitana por la posesión de un terreno de castaños, colindante con las propiedades de ambos. Se trataba de una pequeña finca, pero de gran valor, no solo por el “souto” de árboles centenarios sino, sobre todo, por el rico manantial que allí nacía y no moría en todo el año. Sus aguas, frías y puras, eran apreciadas especialmente en los rigores del estío.
Bajo la Luna llena de agosto hubo feroz reyerta. Siniestras, relampaguearon las navajas y pronto se tiñeron de rojo sus hojas plateadas. En el juicio posterior, los testigos declararon a favor de mi bisabuelo, afirmando que el hijo del patriarca había iniciado la pelea, y el viejo gitano perdió los castaños, el manantial y, por añadidura, a su hijo.
Al día siguiente, enterró a su primogénito en medio de un impresionante duelo, que consiguió reunir a varias tribus romaní en muchas millas a la redonda y contó con la presencia cautelar de varias patrullas de la Guardia Civil. Mi bisabuelo, demostrando mucho valor y poca cabeza, acudió a darle el pésame y el anciano patriarca le lanzó la maldición.
No, yo no creía en las maldiciones, pero…
…hoy mismo, hace menos de una hora, el afilado bisturí guiado por la mano titubeante del, supuestamente, experto cirujano, se desvió medio centímetro de su objetivo y rajó una arteria vital.
Yo no creía en las maldiciones, pero…
…lo cierto es que, a estas horas, yo debería estar celebrando mi vigésimo cumpleaños en compañía de mis antiguas amigas del instituto y, en cambio, aquí estoy, desangrándome por dentro, en la camilla de un hospital. Siento que la vida se me escapa a la misma velocidad que la película de mis recuerdos desfila en el viejo proyector.
Yo no creía en las maldiciones…no creía, a pesar de haber visto con mis propios ojos a mis abuelos sepultados por la avalancha y a mi padre reventado por el funesto eucalipto…no creía, a pesar de la historia que mi madre me había contado…a pesar de conocer al detalle los pormenores del último y fatal baño de mi bisabuelo…
“- Que los espíritus justicieros de los árboles y los ríos aniquilen para siempre vuestra estirpe maldita”- Eso dijo el viejo gitano.
No, a pesar de todo eso, yo no creía en las maldiciones, porque si hubiera creído…
…jamás hubiera consentido ser operada de una vulgar apendicitis por un médico-cirujano… apellidado Castaño Fuentes.
Yo no creía en las maldiciones. Ahora sí creo, pero ya es demasiado tarde.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 106
  • 4.73
  • 13

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín. Os invito a conocer mi blog: castroargul3.blogspot.com.es

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta