cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Maldito miedo, bendito destino
Amor |
18.05.19
  • 4
  • 8
  • 422
Sinopsis

Ella siempre ríe conmigo.

Consigo burlar mi propia vergüenza y logro superar los nervios de estar a su lado callando mis sentimientos, a base de conversaciones entretenidas y divertidas.

Es la chica de mis sueños pero no lo sabe, ni siquiera creo que se haya dado cuenta.

- Eres increíble - determina jocosa con brillo en sus ojos.

Mi mudez me mata.

- Qué va, si soy muy tímido - acabo respondiendo sonrojado.

- ¡Sí hombre! - reniega de mi respuesta intuyendo que bromeo.

- No puedo... - entristezco mi rostro.

- ¿No puedes qué? - se sorprende.

Hago una pausa y la miro sin verla.

- No puedo decirte que me gustas. No puedo decirte que solo hago que pensar en ti, que me siento bien cuando estoy contigo.

- ¿Por qué ... ?

- Porque tengo miedo a tu respuesta - la interrumpo - Tal vez no sea la que espero. Tal vez solo quieras mi amistad. Tal vez te pierda.

No soy consciente de lo que acabo de hacer.

Un instante nos congela.

- Eres un encanto, pero tienes razón. He tenido relaciones con otros chicos y la verdad, no he conocido a nadie como tú. Prefiero perder una posible pareja que a un verdadero amigo.

Lo sabía. En ese momento quise morir. Ya no podria desnudarla con la mirada, ni seguir soñando con sus besos. El mundo se me vino encima y el vino me emborracha de pena.

Un instante nos descongela.

Sonríe silenciosamente.

- ¿Por qué no me besas? - termina su anterior pregunta acercando con dulzura en su voz sus labios a los míos.

Cierro los ojos y sin pensarlo me dejo llevar por su candente melodía. Nos besamos pero por un instante había creído en mi error, mi mente la juzgó antes de tiempo pero no contaba con su valentía.

Ahora es ella la que me coge de la mano y me eleva hacia los cielos para abrirme las puertas de su pequeño universo con sabor a libertad.

Sus labios son mi alimento. Es ella quien me ha conquistado. Es ella quien me ha elegido.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 149
  • 4.6
  • 31

Comparto lo que siempre quise ser, lo que soy, lo que nunca seré.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta