cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Manos
Varios |
09.10.18
  • 4
  • 8
  • 87
Sinopsis

Desperté un día más en el laberinto. Tenía un fuerte dolor en mi mano izquierda. Al verla, comprobé lo que ya sospechaba: le faltaba un trozo. Me había quedado sin dedo índice, y una parte de la palma.

Desperté un día más en el laberinto. Tenía un fuerte dolor en mi mano izquierda. Al verla, comprobé lo que ya sospechaba: le faltaba un trozo. Me había quedado sin dedo índice, y una parte de la palma. Sumado a la ausencia de mis meñiques, el aspecto de mis manos me provocó ganas de llorar.

De pie, junto a mí, estaba el viejo sabio de papel maché que guiaba a unos cuantos como yo. Masticaba algo con fruición, mientras ponía velas negras en un altar. Al notar que me levantaba, suspendió su ritual y me preguntó si ya había recordado para qué eran mis manos. Le respondí que no.

Pues entonces, farfulló el viejo, sin dejar de masticar, tendrás que continuar conmigo en el laberinto. Te vendrá bien seguir ayudándome durante el día, haciendo trabajos ridículos, exigentes, muchos de ellos sin sentido, innecesariamente peligrosos, y hasta humillantes.

¿Con qué objetivo?, pregunté.

Tendrás que ganarte la vida, respondió el viejo de papel maché.

No puedes perder el tiempo intentando salir de este lugar. Tú solo preocúpate por sobrevivir.

¡A trabajar!

Cuando terminó otro día sin sentido, en alguna parte del gran laberinto, nos volvimos a reunir el viejo sabio de papel maché y yo.

Exhausto, me recosté junto a uno de los arbustos que formaban parte de las grandes paredes de aquel laberinto. El viejo se sentó a mi lado, sonriente.

Esfuérzate esta noche por recordar para qué sirven tus manos, alcancé a escuchar que dijo, antes de perder el conocimiento.

Al despertar, me faltaba el pulgar de la mano derecha. El viejo de papel maché se apuró en empujar algo dentro de su boca y continuó masticando.

Juraría que era mi dedo pulgar.

¿Has recordado para qué sirven tus manos, amigo Fisio?, preguntó con la boca llena.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias a todos. Muy buenos apuntes.
    A mí me pareció aterrador. Estar encerrado en un laberinto con un viejo loco caníbal. Un abrazo. Buen texto.
    Muy bien llevada su propuesta. Me agrada que haga participe al lector con el final que nos propone
    Con aire de narrativa fantástica me parece una alegoría a la vida rutinaria del hombre contemporáneo que diariamente tiene que trabajar en actividades monótonas ordenadas por sus empleadores que cotidianamente, día a día se comen su existencia a pedazos, como sucede con el hombre de papel mache devorando dedos como si fueran salchichas.
    Relato intrigante, y de acuerdo con que es abierto a interpretación del lector. Saludos Andrés
    Ficción, suspenso, reflexión...hay de todo.
    Hola Andrés. Texto de difícil interpretación. Todo depende del lector que lo lea.Saludos
    Un relato un tanto extraño, pese a eso me a gustado. Saludos
  • Desperté un día más en el laberinto. Tenía un fuerte dolor en mi mano izquierda. Al verla, comprobé lo que ya sospechaba: le faltaba un trozo. Me había quedado sin dedo índice, y una parte de la palma.

    Western: Frank Caudett y su esposa Yarza tenían una tienda inmensa y complicada. Un lugar decorado, además, de una manera muy especial.

    Dos usuarios conectados a una ventana de chat donde el anonimato puede crear y destruir historias.

    En mi pueblo, siempre nos hemos enorgullecido de ser fuertes y brutos. Hasta tenemos la comunidad más numerosa de terraplanistas. Pero aquello cayó en la locura hace tres meses, cuando en medio de una reunión familiar, a todo el mundo le dio por consultar algo llamado wikifedia.

    Está bien, los voy a complacer. Aunque no conozca a ninguno, el que me llamen «inconsciente» a gritos, molestando la tranquilidad de mi casa, ha sido el empujón necesario para, por fin, darles algo de mi atención.

    Trajeron a Aaron Fortuny hace tres días. Una ONG buscaba un geriátrico de confianza donde pudieran atender al ex boxeador. Basado en hechos reales.

    En la etapa final de este viaje, tuve un extraño sueño.

    Reflexiones de Lord Reginald, y, su amigo, aún por identificar.

    Era el año 2007 cuando quise colaborar en mi propia muerte. La conocí por Internet. Resultó que estaba loca.

    Será un día difícil de olvidar.

  • 13
  • 4.51
  • 372

Puedo estar equivocado.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta