cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mantenme despierta
Varios |
23.02.07
  • 4
  • 9
  • 2502
Sinopsis

      Es ácido.
A veces es ácido y a veces amargo. Hace siglos que no torna dulce entre mis labios.
Se afila sobre mi lengua, sé que quiere hacerme daño, pero aprendí a volar y ya nada me asusta, nada que pueda ver desde las alturas.
      Ayer acabé hablando de colores. A veces se me enredan las metáforas entre los dedos y no sé cómo escapar de ellas. Hablaba de cuando las cosas no alcanzan a ser blancas ni negras. De cuando el gris da tanto miedo.
Y es gris. Quisiera verle blanco o negro, pero es gris. Y se funde con la bruma que lo envuelve, y lo observo, fijamente, sin perder sus contornos de vista, no quiero verle desaparecer de nuevo.
      Y he pensado alojarlo, hacerle hueco, ¿queda hueco?

      He mojado mis heridas en caramelo, ahora me saben más dulces. Y los recuerdos que antes eran de azul ahora son de cera. Siempre cerré los ojos para que me viera morir, le recuerdo, y yo me deshacía ante su mirada y desaparecía, se nublaban mis dedos y mi sudor y... nada más. Aún oigo la escueta música que desprendía la cadencia de dos cuerpos que se mutilan, y el tenue hervor que emitían mis entrañas. No, no queda hueco.
      Sigo contemplando el mar, aún no estoy cansada. Creo que oigo el eco de las olas que me llegan desde días de sol, pero no te preocupes, me gusta más como suenan hoy, aunque siga siendo invierno. Mantenme despierta. No, no voy a irme, sabes que no tengo prisa por llegar a ningún lugar, ni lugar a donde ir; no necesito ningún trofeo.

      He seguido cantando aquellas canciones. ¿Son mías? Y qué si lo son. Apenas un bufido tibio me araña si grito. Ya no importa, me hice más fuerte, mucho más fuerte que todas ellas. Era la única salida.

      Es frío.
Y a veces es cálido pero torna frío al instante. Es como el negro que torna blanco sin pasar por el gris. Ya hemos hablado de eso; es el gris, sólo el gris, lo que más temo. Ambivalencias, ambigüedades. Y silencios arrojados. Y ojos cerrados.

No, no intenten entenderme.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 71
  • 4.13
  • 665

¿Aficiones? y qué os voy a contar que no haya contado ya...

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta