cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Marcela. cap. 24.
Drama |
02.12.19
  • 0
  • 0
  • 74
Sinopsis

El socorrista de una piscina conoce un día a una chica colombiana. Enseguida comienzan a salir por ahí, pues ella es joven y bonita. Ella trabaja como relaciones públicas en la expo’92 de Sevilla. El es casado pero mantienen una relación, se van a vivir juntos. Luego deja su trabajo y ella trae a unos amigos colombianos a España. La chica y él se separan. El comienza a trabajar para la policía como investigador. Hay varios atentados en la ciudad y una chica muere. El protagonista es encarcelado acusado del asesinato de la colombiana, pero ella no ha muerto. Después de varios años vuelven a encontrarse y reanudan su relación. Ella ha contraído el sida y al final muere. El se queda solo.

MARCELA

CAPITULO 24-

Manuel, después de permanecer durante suficiente tiempo en Colombia, recabando información relacionada con el trafico de la droga colombiana, y también, cómo no, lo relacionado con las directrices a seguir por la policía colombiana, decidió regresar a España lo más pronto posible. Para ello tomó pasaje en el primer vuelo con destino a su país, luego de despedirse de este chico, que tanto le había ayudado en sus investigaciones en suelo colombiano. A su regreso, tenía muchas cosas que hacer, y por supuesto atar los cabos que relacionan a la mafia colombiana con Marcela…

Manuel proseguía con su afanoso trabajo de investigación. Los indicios sobre la posible relación de los colombianos con los hechos delictivos sucedidos en Huelva habían aumentado de forma considerable, por lo que él creía próximo el final de su investigación. Creía que iba a ser posible redactar el informe y presentarlo a la policía para que ésta iniciara los trámites para la detención de los colombianos y de Marcela.
Pasados unos días del regreso de Manuel a España, éste se encontraba en una cafetería de la ciudad tomando una taza de café y leyendo el periódico, cuando en ese mismo momento se producía un asalto a la misma de un grupo formado por seis o siete personas, todos ellos con sus rostros cubiertos por sendos pasamontañas y vestidos totalmente de negros, y portando una gran cantidad de armas. Alguno de ellos parecía ser una mujer. Al igual que Manuel, se encontraba en el local bastante público que se había quedado sorprendido por lo inesperado del asalto. Una vez efectuada la entrada en el establecimiento, estos individuos habían comenzado a disparar a todos sitios, al público, al techo y demás mobiliario. Entonces, las puertas del local fueron cerradas y a continuación algún miembro del personal avisó a la policía. Ésta se presentó después que hubieron pasado varios minutos y hubo un tiroteo, producido entre los asaltantes y las fuerzas policiales. Manuel consiguió arrebatar una pistola a uno de los heridos malhechores y en defensa propia disparó sobre uno de ellos, habiendo resultado herida y abatida la muchacha, pues llevaba colgadas en su cinturón un par de granadas y que siendo alcanzadas por los disparos de Manuel, hicieron explosión destrozando literalmente el cuerpo de la chica, así como una de las zonas de la cafetería.

Por comentarios escuchados a los asaltantes, y una vez confirmados su identidad como los colombianos afincados en Huelva, se comentó que la chica muerta parecía ser Marcela. Fue efectuada la detención de todos los asaltantes así como de Manuel, pues era sospechoso de haber causado la muerte sobre ella de forma voluntaria y alevosamente. Manuel no opuso resistencia alguna y esperaba que en breve tiempo fuera todo esclarecido y puesto en libertad. Su relación con ese amigo de la secreta y su labor como investigador no era conocida por ninguna otra persona, siendo desconocida por ello su identidad.


En un primer momento, Manuel fue esposado, detenido y recluido en prisión de forma preventiva, mientras se esperaba el juicio que lo condenase definitivamente por la muerte de Marcela.

El cadáver que apareció calcinado, quemado por la explosión de una granada de mano en el bar, se pensó en un principio que fuese el de Marcela.
El expediente policial que contenía el informe sobre los análisis de ADN practicados al supuesto cuerpo de Marcela, y que confirmaba el hecho de que el cuerpo no pertenecía a la colombiana Marcela sino a otra chica colombiana perteneciente a la mafia llamada Mónica, había desaparecido de la circulación no se sabía cómo. Se creía que algún alto mando policial tenía que ver en el robo y desaparición del mismo. Ante este hecho, cabía hacer constar la aparición inmediata de un nuevo informe, este sí, con todos los sellos y firmas autentificatorias, en el que aparecían las pruebas que inculpaban a Manuel como causante de la muerte a Marcela. Y cuya aparición se creía tenían que ver los colombianos…

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • El socorrista de una piscina conoce un día a una chica colombiana. Enseguida comienzan a salir por ahí, pues ella es joven y bonita. Ella trabaja como relaciones públicas en la expo’92 de Sevilla. El es casado pero mantienen una relación, se van a vivir juntos. Luego deja su trabajo y ella trae a unos amigos colombianos a España. La chica y él se separan. El comienza a trabajar para la policía como investigador. Hay varios atentados en la ciudad y una chica muere. El protagonista es encarcelado acusado del asesinato de la colombiana, pero ella no ha muerto. Después de varios años vuelven a encontrarse y reanudan su relación. Ella ha contraído el sida y al final muere. El se queda solo.

    El socorrista de una piscina conoce un día a una chica colombiana. Enseguida comienzan a salir por ahí, pues ella es joven y bonita. Ella trabaja como relaciones públicas en la expo’92 de Sevilla. El es casado pero mantienen una relación, se van a vivir juntos. Luego deja su trabajo y ella trae a unos amigos colombianos a España. La chica y él se separan. El comienza a trabajar para la policía como investigador. Hay varios atentados en la ciudad y una chica muere. El protagonista es encarcelado acusado del asesinato de la colombiana, pero ella no ha muerto. Después de varios años vuelven a encontrarse y reanudan su relación. Ella ha contraído el sida y al final muere. El se queda solo.

    El socorrista de una piscina conoce un día a una chica colombiana. Enseguida comienzan a salir por ahí, pues ella es joven y bonita. Ella trabaja como relaciones públicas en la expo’92 de Sevilla. El es casado pero mantienen una relación, se van a vivir juntos. Luego deja su trabajo y ella trae a unos amigos colombianos a España. La chica y él se separan. El comienza a trabajar para la policía como investigador. Hay varios atentados en la ciudad y una chica muere. El protagonista es encarcelado acusado del asesinato de la colombiana, pero ella no ha muerto. Después de varios años vuelven a encontrarse y reanudan su relación. Ella ha contraído el sida y al final muere. El se queda solo.

    El socorrista de una piscina conoce un día a una chica colombiana. Enseguida comienzan a salir por ahí, pues ella es joven y bonita. Ella trabaja como relaciones públicas en la expo’92 de Sevilla. El es casado pero mantienen una relación, se van a vivir juntos. Luego deja su trabajo y ella trae a unos amigos colombianos a España. La chica y él se separan. El comienza a trabajar para la policía como investigador. Hay varios atentados en la ciudad y una chica muere. El protagonista es encarcelado acusado del asesinato de la colombiana, pero ella no ha muerto. Después de varios años vuelven a encontrarse y reanudan su relación. Ella ha contraído el sida y al final muere. El se queda solo.

Soy un hombre aficionado a la lectura y a escribir de vez en cuando. También me gusta hacer fotografías.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta