cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
María del Monte y el crack
Drama |
21.02.08
  • 4
  • 3
  • 4211
Sinopsis

      María del Monte se fumaba un chino de crack junto al malecón de la playa de Cádiz para olvidar el pasado. La gente que disfrutaba de la tarde recorriendo el paseo marítimo la miraba y no creía lo que veían sus ojos. Pero a María no le importaba. Más bien le importaba tres cojones. Estaba con el mono. Además, ¿ellos qué sabían? No es fácil sobrevivir a un hit rompepistas como “Cántame”. No es fácil no tener otro puto hit en quince años. Y ya no era sólo ése el problema. El problema de la fama no es la fama en sí misma. La fama está de puta madre. Conoces gente. Te tiran flores. Te reconocen por la calle. Follas a mansalva. Te conviertes en leyenda viviente... Lo malo viene después. Después hay que seguir viviendo. Y pagar las facturas del gas. La hipoteca. La letra del coche. Todas esas pequeñas tragedias constantes que nos desangran como a un cerdo malherido el día de la matanza. Y atender a todo eso percibiendo una miseria en Royalties. Sin que nadie te escuche. Con tu disco amarilleando tres lustros en el oxidado stand de la gasolinera. Malviviendo de sonar en Onda Melodía una o dos veces en semana, y todos los días en Radiolé. Ahora María contemplaba absorta las burbujitas que bullían en el interior de su pipa de agua. Más tarde se dejaba ir con el colocón del humo. Finalmente, esperaba. Mirando al mar. Contemplando su vida irse al garete.


      María se despertó del vahído yonki unas horas después. Los niños jugaban a pelota en el paseo y ella sentía sobre la cabeza el peso de un ladrillo. Estaba tumbada en el banco. Se le había caído la baba sobre el pecho, manchándole la raída chaqueta del chándal. ¡Con lo que había sido ella! Cantaores macizos y guitarristas cachondones la habían hecho proposiciones en el pasado. Más aún: La habían pedido matrimonio. Ella siempre los rechazaba entre risitas tontas. Por supuesto, los rechazaba porque era bollera y le iba el rollo tijereta, lo que no quitaba para que se sintiera halagada ante tanta picha enhiesta a su paso. Una tiene su ego. Poco después de triunfar en las listas de ventas empezó a descontrolarse. Lo que empezaba siendo una juerga a base de finos en la bodega, acababa en barricas de ron, que más tarde degeneraban en porritos y rallitas y, a última hora de la madrugada, en lo que cayese en gracia para el camello de la productora. ¡Y cómo se metían los mandamases! Aquello era privativo. María se preguntaba cómo podían seguir adelante con sus empresas, multinacionales, inversoras, emporios musicales, metiéndose tanta mierda en el cuerpo. Sí sabía que abundaban los tabiques de platino entre el personal de dirección, pero no conseguía entender por qué no acababan perdiendo el control. Así que simplemente les siguió la corriente y dijo sí más veces que no. A tomar por saco. Esta es mi fiesta y me meto lo que quiero.


      Hace falta meterse mucha droga durante un periodo prolongado de tiempo para convertirse en yonki. No es una cosa que pase de la noche a la mañana. No es un problema de correrse muchas juergas sin saber decir basta. Es más un problema de adoptar un modo de vida. De elegir ser politoxicómano. Depender de sustancias para afrontar el día a día. Centrar tu entera existencia en inhalar, esnifar, inyectar o fumar lo que toque en cada momento. En todo esto pensaba María mientras se recuperaba del bajón de crack. Vaya mierda de vida. Ahora entendía lo
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 120
  • 4.09
  • 686

Músico y Cuentista

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta