cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Marta y Ester
Ciencia Ficción |
17.11.15
  • 4
  • 15
  • 2203
Sinopsis

Otro experimento. Lo he clasificado como ciencia ficción por poner algo. Va de mundo y metamundo, que he visto que aquí hay muchos relatos que juegan con la cuestión. Y no sé si transmite. (Yaquestoy: no entiendo por qué no se pueden justificar los textos; o soy yo que no lo pillo)

I

Era el día de su cumpleaños. El niño había abierto todos sus regalos menos uno, el de su abuelo. Sabía que, como cada año, el regalo del abuelo iba a ser el más original. Lo palpó, lo miró y remiró, arrancó despacio el papel que lo envolvía y descubrió una cajita de la casa Faller, especialista en accesorios para trenes eléctricos. La abrió y vio una figurita que se ponía en pie:

-Hola, feliz cumpleaños. Soy Marta, una muñeca a escala 1/43 de ultimísima generación. Ni siquiera tienes que preocuparte por programarme. Tengo libre albedrío.

El niño no sabe lo que es el libre albedrío aunque, como ya no es tan niño, piensa en lo que haría con la muñeca si en vez de ser a escala 1/43 fuera a escala 1/1: esa melena rubia, esos ojos verdes... La coge con sumo cuidado por la cintura, se la pone entre las manos y le acaricia el pelo. Luego, como lleva falda, la coge por un pie con cada mano, la pone boca abajo y, al caerle la falda hacia la cabeza, le mira las bragas. Por fin, la lleva al garaje, donde tiene la maqueta del tren eléctrico, la deja de pie en el andén principal de una estación secundaria y se queda mirando a ver qué hace.

Marta, por su parte, mira a su alrededor y, tras tomar conciencia de su situación, busca el banco más cercano, se sienta y observa: hay un automotor de dos unidades en la vía 1 con origen en esa estación al que quedan ocho minutos para salir. Y un tren de cercanías de dos pisos entrando por la vía 3:

-Sé que he de coger un tren y no es ninguno de ésos. Cuando llegue el que me ha de llevar a destino lo sabré. Por un pálpito o por lo que sea.

II

Marta descansa ante un café con leche en el vagón restaurante. Ha recorrido dos veces el tren de punta a punta buscando.

-Sé que hay un lugar para mí en este tren.

Marta, además de libre albedrío, tiene recuerdos. Por eso decidió tomar ese tren. Al verlo tan largo recordó los mercancías que pasaban junto al campo de su padre cuando de pequeña, en verano y libre de la escuela, iba a llevarle la merienda. Le gustaba contar los vagones.

Había subido sin más al tren y, al oír el pitido del jefe de estación dándole la salida, intuyó que el tren no sólo la llevaría a su destino sino que dentro del tren estaba su verdadero destino. Sin embargo, debía seguir buscándolo.

Acaba su café con leche y vuelve a recorrer el tren. En dirección a la máquina y no ve nada que la llame. Vuelve hacia la cola. Uno de los últimos vagones es de coches-cama con pasillo a un lado y compartimentos cerrados al otro. Sobre la puerta de un compartimento ve una luz violácea. Llama con los nudillos y entreabre tímidamente la puerta corredera. El ruido de un aparato eléctrico se para y se oye una voz:

-Pasa, te estaba esperando.

Marta acaba de abrir la puerta y no ve a nadie en el compartimento. La voz venía de un pequeño anexo, lo justo para un cuartito de baño. El aparato era un secador y la voz, de una chica de su edad, dieciséis o diecisiete, que, recién salida de la ducha y envuelta en la toalla, se secaba el pelo frente al espejo:

-Me llamo Ester.

-Y yo Marta.

Ester sigue de espaldas a Marta y se miran a través del espejo. Se miran y los ojos verdes de Marta hablan con los ojos negros de Ester. Al fin Marta dice:

-Yo no lo he hecho nunca.

Y Ester responde:

-Yo tampoco, pero ya aprenderemos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Curioso relato. Más de fantasía que de ciencia ficción, pero una vez empezado no he podido dejar de leer. Aunque hay algunas cosillas que podrías corregir, me ha gustado mucho el final, casi lo que más.
    Comprendo lo del suspiro. Un suspiro es lo que es y se va a escuchar aunque no se indique. Es como decir miró con sus ojos. Tengo que mejorar mi corrección. Lo de la homosexualidad se refiere a ésta en el arte, que ha perdido porque ahora son textos de amorde tantos (excepto en los países donde aún está mal visto al extremo). Tendré cuidado al precisar. Gracias por los consejos, Clara :)
    Meta-niveles, meta-realidades... es un tema que da mucho de sí hasta que acabas loco, jeje. Tu relato ha inspirado mi micro (así como un relato de otro usuario sobre una muñeca asesina), y de hecho he creado un relato en sí sobre el tema. Es más "friki" o apocaliptico, no tan profundo como tu texto de metaficción.
    El relato estupendo como todos los de Clara. Sólo me queda una duda, casi todo el relato esta escrito en presente, sin embargo, en algún momento la narración cambia a pasado, ¿es un recurso literario para remarcar algo?
    A mí también me mata que no se pueda justificar un texto. Metaficcióoooon. Lo he visto un poco como Toy Story para adultos (más).
    Es un relato muy ocurrente con un gran final, sorprendente. A la duda que expones en la sinopsis (no sabes si transmite) puedes tener la certeza de que sí transmite ¡Y tanto! Claro que tan sólo es mi opinión. Saludos y muchas gracias por tu comentario a mi texto.
    Y bueno ya veo que le han sacado mil y un defectos a tu texto...pero yo siempre recuerdo a Cortázar: "Insiste en tus errores pues son tu personalidad". No soy muy fan de los textos pulcros y fríos, no entiendo la métrica en la poesía...pero adoro a Manuel Machado...por cierto, cualquier texto de los Machado, Juan Ramón y demás han tenido que ser corregidos porque siempre metían la pata mucho...sobre todo Villaespesa, ese poeta que se empeñaba en escribir versos sobre mitología griega cuando nunca la había estudiado...decía que le venían los conocimientos por ciencia infusa! Son legendarias sus meteduras de pata y confusiones con los mitos griegos...y ahí está, uno de los grandes poetas!
    Está claro que yo valoro los textos desde el sentimiento y no desde el frío análisis literario cuasimatemático. Ya decía Borges que si analizásemos El Quijote minuciosamente habría que tirarlo a cubo de la basura porque Cervantes comete fallos a granel durante el larguísimo texto...pero claro, Borges decía que nadie podría haber escrito algo así y que los fallos gramaticales y demás importan ya poco. A propósito "La Rosa de Paracelso" se incluye en el librito "La Memoria de Shakespeare" que sólo incluye cuatro relatos (todos muy buenos) y fue de sus últimas publicaciones...la gente suele acordarse más de su libros famosos pero este opúsculo es una delicia...
    Me interrumpieron por aquí y no terminé la idea. Con la flexibilidad permitida en esta página la estructura de tu relato es aceptable y hasta fresca pero de acuerdo a la teoría del cuento, donde muchos concuerdan, no es adecuado cambiar de protagonista. Tal vez iniciar el relato con Marta instalada en las vías le da mayor fluidez y mantiene un hilo conductor. Un abrazo Clara. PD. No sabía de tu longevidad en esta web. Conociste a Vanderlands.
    Hola, Umbrío: he corregido lo de 'llegué', gracias. Un 'cercanías' en España es un tren de corta distancia. Y no es que en América Latina no se reconozcá el relato como género literario, es que es no lo es: 'relato' es una palabra que desde el latín significa 'cosa que se cuenta' y se aplica desde el cuento hasta la novela. Pero en esta página se emplea en sentido tan amplio que incluye hasta la lírica (¡?!!). Lo de los 'lineamientos base' del cuento no lo entiendo aunque supongo lo que quieres decir; además de la diferencia entre cuento folclórico -cuya estructura formal estudia a fondo V. Propp- y cuento de autor a lo Cortázar o Borges.
  • Un relato enviado a lo que se vino a llamar duelos de exhibición. Y mira tú por dónde que voy y gano éste cuando me habían eliminado de torneo de verdad.

    Bienvenidas sean las almas en pena al recinto del dolor. Este es un lugar público donde TODOS son cordialmente invitados a participar con historias de tortura. Sube tu relato con el título “El Anfiteatro de la Tortura: (Tu Título)” Y pega esta sinopsis para que los nuevos mártires la lean. El propósito de esta serie es publicar un libro de DESCARGA gratuita. ADVERTENCIA: Se prohíbe la entrada a menores de edad, mujeres embarazadas, personas con problemas cardiacos, y a los débiles de estómago.

    Como he visto hacer a otros, publico aquí el relato con el que participé y me descalificaron del concurso (que no se me cae la cara de vergüenza). A ver si así recupero en el ranking alguna de las 40 posiciones que perdí mientras un relato mío estaba, sin yo comerlo ni beberlo, como relato del mes. También puede ser que me hunda en la miseria, claro, y acabe en la posición 200.

    Tras unos días de reposo vuelvo al enterarme indirectamente de que Fénix había lanzado un reto sobre un tema concreto. Yo no podía fallar y menos tras ver que Fénix ha variado por fin algo que le dije sobre su perfil: gracias. Veo además en su avatar algo que parece un menú de Nochevieja o similar y eso también se tendría que valorar.

    Algo diferente de lo que he aportado hasta ahora. De tonos míticos e inspirado en un pasaje del Génesis, el primer libro de la Biblia.

    Otro texto recuperado de la buhardilla de mi ordenador y que puede ser tanto el final como el comienzo de una novela que nunca escribiré

    Otro relato marinero pero esta vez atlántico. Escrito hace años, repasado, reposado y ahí va

    Otro relato de género histórico; y costumbrista. Escrita hace años, rescatada y retocada: por eso, y a pesar de haberla tenido reposando dos días, puede contener algún fallo. Para entender bien la historia hay que saber que pasa durante el siglo XVIII en la isla de Menorca, a la sazón dominada por los ingleses en guerra con España y Francia. Por eso conceden patentes de corso a los marineros locales.

    Arrímate a los buenos y serás uno de ellos. Eso piensa la madre de Lázaro de Tormes y, después, le va como le va. Por eso yo, escarmentada de su ejemplo, al verme en el número 101 del ranking, me he inventado algo de bajo nivel a partir de anécdotas que me cuenta mi marido; a ver si así puedo volver hasta la posición 120 o superior donde me sentiré más cómoda.

    Más de lo mismo

  • 31
  • 4.29
  • 586

De profesión sus labores

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta