cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Maslow conduce un Thunderbird
Reflexiones |
21.05.14
  • 4
  • 1
  • 1505
Sinopsis

"[...] Como dos líneas unidas pueden volverse paralelas sin punto alguno de conexión. Una de las líneas viró la trayectoria, pegó un volantazo al Thunderbird turquesa o hizo que Thelma se tirara del coche en marcha para dejar que Louis siguiera con su trayectoria recta a comerse el vacío del Gran Cañón. Una de las dos líneas cedió. Una de las dos líneas paró [...] Una, que tiene la pirámide de Maslow invertida y convertida más que en una pirámide en un dodecaedro total".

Conversas virtualmente con alguien y ¡plim! ves que otro alguien publica algo en la red social que compartís. “¿Podrá verme?” bromeas tontunamente. Si la Bradshaw podía usar el chascarrillo tontuelo, tú también. Pero no, no te ve y casi tú tampoco a él. Eso sí, revisas en tu cabeza, e incluso en la purita realidad, tus fotos como si ello te ayudara a que a él le diera por verlas, las valorara y esa pública muestra (a falta de otras) de que aún le importas inflara el globo otra vez. El de la fantasía moruna, más bien. Pero tampoco.

Es curioso como coexisten dos vidas en el mismo tiempo, en diferente espacio. Como dos líneas unidas pueden volverse paralelas sin punto alguno de conexión. Pero no es una cuestión de la física, sino de la voluntad. Una de las líneas viró la trayectoria, pegó un volantazo al Thunderbird turquesa o hizo que Thelma se tirara del coche en marcha para dejar que Louis siguiera con su trayectoria recta a comerse el vacío del Gran Cañón. Una de las dos líneas cedió. Una de las dos líneas paró.

Una persona de bien y apreciada me ha deleitado con una de las mayores perlas que de su pluma haya leído: “No te justifiques nunca. Si escribes una frase que la siguiente no sea una justificación”. Así que, y con buen criterio, no voy a caer en el victimismo, gran compañero de viaje que gusta de organizar un itinerario completito cada vez que nos desplazamos.

Lo hecho hecho está, que cantaría la del novio celao’, y lo dejado bien dejado está. Aunque una tenga, a veces, que ponerle mil candados al deseo cerrándole la puerta, lo hace. Asegura las compuertas, ahoga la necesidad o, más bien, la traslada a una guarida más segura y protectora. El instinto habla muchas lenguas, la del deseo pero también la de la supervivencia que en mis términos evolutivos se iguala a la de la salud mental.

Una, que tiene la pirámide de Maslow invertida y convertida más que en una pirámide en un dodecaedro total.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta