cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Me despido de vosotras
Drama |
10.09.14
  • 5
  • 4
  • 930
Sinopsis

Emotiva despedida hacia mis dos amores, Mery y Lima.

Me despido de vosotras

 

Solía pasar horas y horas con Mery y Lima después de comer en la casa de mi abuela, subía a la planta superior con un plato repleto de macarrones que sobraban de la comida familiar y ahí estaban ellas, esperándome nerviosas y agitadas, dando vueltas sobre sí mismas al compás que yo depositaba el contenido del plato dentro del bol. Inmediatamente después de retirarme se echaban con energía a comer, olvidando por completo el pienso que había a escasos centímetros de ellas para centrarse en la comida humana. Yo me sentaba en una posición apartada y me limitaba a verlas comer hasta que terminaban y venían corriendo hacia mi, iluminando mi alma cuál rayo ilumina la oscura noche. Tenía especial fijación por Mery, la madre, tenía una fuerte personalidad, siempre con ganas de jugar y salir a la calle a explorar mundo, era una perra fuerte puesto que tuvo que superar la pérdida de su hija, despidiéndose así de su compañera de viaje. Se trataba de un “Pinscher enano” de rojizas tonalidades y avispado rostro, solía llenarme los pantalones de pelo puesto que mudaba mucho el pelaje.

 

Estuve a su lado cada vez que subía, pasaba el tiempo a su lado acariciándola para tratar de animarla. Mery nunca volvió a ser la misma, supongo que ningún ser vivo vuelve a ser el mismo tras la muerte de su descendencia, tuvo que vivir con ello el tiempo de vida que le restaba. Lo cierto es que nunca se rindió, se veía sola pero con la compañía de sus seres queridos, que ahora se volcaban más en ella que antaño, pudo llevar el trance de forma llevadera. Recuerdo cómo una vez llegué a enfadarme con mis abuelos cuando accidentalmente le provocaron una herida en la almohadilla, donde acostumbran a pisar los perros, mientras le cortábamos las uñas, debido a que era un ser enérgico y no permanecía quieta. Ahora pienso en ello y nada me viene al rostro salvo una emotiva sonrisa mientras mis ojos humedecen. Aquel ser había conseguido penetrar en lo más hondo de mi alma, donde se gestan y quedan plasmados los recuerdos más significantes de mi vida.

 

Me había criado junto a Mery desde los cinco años, recuerdo cómo la trajo mi abuelo a casa diciéndonos “que unos amigos suyos nos la habían dado”. Creo que fue mi primera amistad verdadera, no creo que a la temprana edad en la que me hallaba uno encuentre amigos verdaderos en la vida, esas amistades se demuestran con el paso de los años, pero yo siempre supe que podía contar con aquella peluda compañía. Recuerdo las numerosas veces que tendía una mantita sobre el sofá y me acostaba con ellas, jugando y revoloteando, dejándolo todo perdido de pelo. Por suerte, toda esa cantidad de recuerdos no han muerto, siguen y seguirán ahí, aunque ellas se han marchado, seguirán a mi lado el resto de mi vida. Os he visto desde vuestros inicios, cuando erais pequeñas y débiles, he jugado con vosotras a la tierna edad adolescente cuando lo único que quiere uno es vivir y compartir experiencias únicas, y finalmente os he acompañado en la triste y amarga edad adulta, donde os habéis dibujado ante mis ojos apagadas y envejecidas, me habéis mostrado el ciclo de la vida que todo ser debe soportar a lo largo de su vida.

 

Ahora pienso en Mery y recuerdo sus últimos momentos, un fuerte contraste se posa en mis pensamientos al verla correr y luego acostada pesadamente sobre su cama, yo me encuentro arrodillado a su lado acariciando su hermoso pelo sedoso, me encantaba tocarle las orejas. No intenta ladear su cabeza para tratar de mirarme, se limita a verme vagamente de reojo. Sé que no tiene fuerzas para hacerlo, le perdono eso y todo. Acerco mis labios y la beso repetidamente para despedirme, nada se me ocurre para mejorar su estado, no sé hacer otra cosa que lamentarme y llorar, estallo en impotencia puesto que no puedo luchar contra la naturaleza. Antes de irme me quedo observándola largo y tendido, sé que probablemente no nos volveremos a ver en esta vida. Desisto en mi batalla, todo está hecho y nada más se puede hacer, esperaré con ansia nuestro reencuentro.

 

Dedicado a todos los fieles compañeros que han dejado de andar a nuestro lado en el camino de la vida.

A Mery y Lima. Mis lágrimas forman el río del cuál bebéis en las alturas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias por comentar Franches!
    Intenso y hermoso relato
    ¡Muchas gracias por tu valoración y comentario compañero! La verdad es que estas hermosas criaturas lo mínimo que se merecen es una buena despedida el día que nos abandonan :_D
    Yo también tengo un mejor amigo peludo y tu relato además de ser tremendamente humano y emotivo está narrado con un sentimiento que llega y te toca el alma, en mi caso así ha sido. Enhorabuena. ¡Precioso!
  • El mundo que conocemos se haya envuelto en frío y desolación. La humanidad trata de sobrevivir día a día al hostil entorno. (Breve introducción a una serie de relatos que iré introduciendo.)

    Utilizamos el término "salvaje" para referirnos a ciertos aspectos de la naturaleza, pero ¿La entendemos realmente?

    Microrrelato que intenta lidiar con la cruda realidad que concierne la violencia de género.

    Microrelato emotivo donde un hombre lucha contra las fuerzas opresoras de un amor fallidamente correspondido.

    Breve relato que describe una sociedad avanzada y equilibrada.

    Un aterrador monstruo vive en el sótano de una tranquila casa. La hija pequeña pronto sentirá curiosidad y empezará a indagar y entablar contacto con el malvado ser.

    Tercer y último capítulo de este relato donde el payaso Risón emprenderá un viaje para alejarse de todos los problemas que conseguían martirzarle y así tratar de encontrar alivio.

    Un extraño navío aparece repentinamente en las costas caribeñas. Un grupo formado por tres investigadores se desplazará al lugar para tratar de averiguar qué misterios esconde esta aparición.

    Segunda parte del relato "El payaso Risón". En esta ocasión vemos de primera mano, contada por el protagonista del relato, su perturbada visión sobre la oscura existencia que padece diariamente y de la cual no logra ver la salida.

    Permítanme presentarme, soy un hombre que ha recorrido el mundo entero, sabio y esclarecedor camino junto a vosotros. He robado el alma y la fortuna de muchos seres, no sin haber disfrutado haciéndolo debido a mi picaresca personalidad.

  • 29
  • 4.57
  • 68

Joven de 20 años aficionado a la escritura que trata de llevar al papel sus más interesantes cavilaciones.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta