cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Me enamoré de mi peluquero 2º parte
Amor |
19.04.13
  • 4
  • 3
  • 1727
Sinopsis

Segunda parte del relato.

Caminaba por la calle muy decidida, no sabía muy bien que iba a pasar, pero estaba a la vez un poco nerviosa: ¿Y si lo que me había dicho mi madre era verdad?, ¿y si estaba enamorada?. Pero ahora no podía tener dudas, además, no iba a pasar nada, ¿no?, quizá sólo era una cita normal, dos personas, hablando...Vale, estaba decidida. 

-Pero...¿por qué no iba a salir bien?, nada me va a estropear este momento.-Dije.                Nunca en mejor momento empieza a llover. ¡Qué fastidio el mío!, pero no podía faltar, así que proseguí.                                                                                                               Subí a su casa y me esperaba con una ligera sonrisa y como no, una toalla en la mano. Pasamos  un rato genial en su casa, hasta que se dirigió a mí y me dijo:             -Verás, tengo muchas ganas de que conozcas a alguien.                                                                              Yo no tenía palabras para expresar, no tenía ni idea de quien podría ser, ¿y si lo fastidiaba?.                                                                                                                      

El chico fué hacia la puerta, abrió y de allí salió una chica increíblemente guapa, bastante mayor que él y me miraba con mucho recelo:                                                        -Oye, ¿se puede saber quién es ésta?, ¿me estás engañando?                                            -¡Nooo!, ¿cómo te atreves siquiera a preguntar eso?, anda, siéntate.-Dijo él muy apurado intentándo calmarla.                                                                                           Ella hizo una mueca y se sentó a mi lado.                    

-Bueno, me alegro de que estés aqui, Carla, esta es mi novia Patricia, y Patricia, ella es Carla, ¡sólo es una amiga!.-Dijo el chico.

En ese momento lo comprendí todo, la cita, la amabilidad...En ese momento me levanté del sillón y dije: 

-Lo siento.-Y me fuí.                                                                                                                  La chica hizo un gesto como de "me importa un pepino" y él corrió hacia mí y me detubo:

-¿Lo sientes?, ¿qué es lo que te pasa?.-Preguntó.                                                                  -Que...me enamoré de mi peluquero.-Y me fuí.

Salí a la calle llorando, el sentimiento de desolación y el de exilio habían vuelto, las lágrimas me caían junto con el maquillaje, ya estropeado.                                                  Desde ese momento supe que sí, me había enamorado de mi peluquero, y torpemente había estropeado esa oportunidad. Nunca volví a ver al chico, ni siquiera en la peluquería (en la que me había convertido en una clienta fiel)

Pensaba que él seguiría ahí, con su novia, seguiría con su vida, con su trabajo, y me olvidaría, pero un día, descubrí que estaba equivocada.

Corría con mis amigas por la cuidad, reíamos y jugábamos, nos lo pasábamos muy bien, hasta que le ví, le ví allí, sentado en un banco, su cara mostraba tristeza, desolación...                                                                                                                                Yo lo intenté evitar, pero él me reconoció y se acercó a mí:                                                  -Carla, ¿eres tú?

-Ah, hola...¡Valla!, no supe ni tu nombre.                                                                            -Javi, gracias, bueno, vine aquí para decirte que lo que me hicistes aquel día me afecto mucho. Dejé mi novia, mi trabajo, no seguí con mi vida...Y todo eso porque desde la primera vez que te ví sabía que eras única, pero la verdad es que no sabía si sentías lo mismo...                                                                                                             Yo sonreí. No me podía creer que una persona hiciera eso por mí, sin embargo, fuí tonta, idiota, le dije "Lo siento" igual al que le había dicho hace un año en su casa. Y me fuí. El chico no tenía palabras para expresar. Yo continué a mi casa, no le hice nada de caso, me fuí, me marché de su vida.  

                      FIN

                                   

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritora inexperta de 17 años. Errare humanum est.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta