cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Melancolía Venezolana
Reflexiones |
04.10.19
  • 5
  • 0
  • 123
Sinopsis

Es impresionante como una canción, un olor o un sabor, te pueda transportar al pasado como una máquina del tiempo.

Cuando nos sentimos melancólicos rememoramos los viajes, los momentos, las personas y las experiencias, llegamos a pensar en aquellas palabras <<fue bueno en su momento>>. Por lo tanto, cuando sentimos melancolía sufrimos por algo que ya no podemos tener. La experimentamos todos alguna vez; otros con mucha frecuencia. Y está ligado a nuestra rutina cotidiana aunque la ignoramos por tener otras cosas en la mente. Dígame usted si no puede evitar recordar a su madre cocinando cuando alguien prepara una comida que huele o sabe igual a la comiste hace mucho tiempo, cuando eras un niño. Una fracción de segundo es lo que necesitas para olvidarte que estas  en aquella mesa de un restaurante o de algún compañero. Regresas al pasado mientras la mente destapa aquellos recuerdos que pensabas que habías olvidado y cuando menos te lo esperas, vuelves a ver a tu madre tatareando alguna canción mientras prepara aquella comida que acabas de probar. Miras su espalda mientras ella mueve con una cuchara aquel guiso de pollo con papas y zanahorias, da dos sonoros golpes a la olla para escurrir la cuchara; según ella eso le da gusto. Deja el guiso preparándose mientras se dedica a preparar los platos y el jugo, sirve todo en la mesa y sonríe tan llena de vida, joven, bella. Es tan hermoso aquel momento pero el corazón también duele esa mezcla de dulce con amargo que genera la melancolía. Nos flagelamos con estos recuerdos, sonriendo y felices por el tiempo que dure. Cuando todo termina nos  ataca la tristeza y el dolor de <<Esto ya no existe>>.

Creo con firmeza que cada uno de nosotros tiene un Activador específico para ciertos recuerdos que hemos dedicado a olvidar, por ejemplo; el olor de un perfume, el parecido de una anciana a una difunta madre o abuela, una foto de amigos o familiar, entre otros. Todos están vinculados a los sentidos, es debido a que nuestro cuerpo y mente lo recuerdan; así nosotros no estemos conscientes de ello. Cuando el activador se dispara, la mente lo saca de la tumba donde  los recuerdos supuestamente enterrados y olvidados, salen a la luz en nuestra mente como un corto metraje siendo emitido por un proyector invisible.

Ahora el venezolano que ha experimentado y vivido la época de “¡Que barato! Dame dos, por favor” o “El capitalismo Salvaje o amarillo”; Para mi familia “La época de la abundancia y el despilfarro”. Es asediado por la melancolía de aquella época casi cada día,  tanto viejos como adultos y jóvenes caen en un ciclo constante de melancolía, preocupación y depresión. Ya que ahora viven la época de “La crisis humanitaria, económica y social en Venezuela” o “La crisis migratoria de Venezuela”, aun así con todas esas crisis que viven cada día y el constante pensamiento de <<¿Qué voy a comer mañana?>>, buscan reírse de lo mal que están, haciendo burlas, ironía, sarcasmo o parodia de todo; lo peor es que funciona por momentos. Impresionante me parece que aun conservemos la capacidad de hacer humor y reírnos, recordar viejos tiempos y celebrar tradiciones; aunque no como realmente queremos.

Tocarle el tema de la crisis o de la época antigua  a un venezolano lo Activa y obliga a revivir todos aquellos momentos que relatamos tristes, alegres, sombríos  o quejándonos; la mayoría afirmara que extraña aquella época que hubo. Te cuentan cómo se podía comprar una nevera con esfuerzo mientras podías enfocar el resto del dinero en mantener a tu familia, de cómo cada fin de semana era para salir con la familia a un restaurant o a una playa, de cómo le comercio era constante y había oportunidad de trabajos excelentes si contabas con los estudios necesarios. Todo eso ahora vive en sus pensamientos cuando te relatan cómo están negocios abandonados o cerrados, las calles descuidadas y hogares calleándose a pedazos, gente comiendo de la basura o tirada en la calle pidiendo limosna, donde ni trabajo como gerente de un banco cuentas con el suficiente poder adquisitivo para darle el luego de ir a un restaurante porque todo el dinero va enfocado a poder comprar comida.

Ahora mi querido lector ya que te he compartido todo lo que pienso y te he mostrado todo lo que sufre un venezolano; desde mis propias vivencias siendo uno de ellos. Consigas  decirme cuál es tu Activador que te arrastra  a ese pasado; ya que probablemente seas de otro país. Que está enterrado en un mausoleo, cerrado bajo llave y que no puedes evitar abrir al oler, ver, sentir, oír o probar nuevamente el dulce llamado de la melancolía

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • “habitantes del centro de puerto la cruz volvieron a ser afectados por los ladrones de cables telefónicos y eléctricos. La madrugada del miércoles, fueron asaltadas varias casas y comercios en las calles Pachuli y Cachito. Los criminales extrajeron nada más ni menos que veinte metros de cables telefónicos y eléctricos, dejando así a más de doscientos cincuenta hogares y comercio sin luz ni Internet. Realizamos una entrevista a varios de los afectados, aquí le dejamos sus comentarios al respecto.”

    Es impresionante como una canción, un olor o un sabor, te pueda transportar al pasado como una máquina del tiempo.

    Nota de autor: El relato que le he dedicado mas horas, mas detalle, mas cariño y mas ganas. ¿Cuanto sufrimiento puede soportar una persona antes de perder la cabeza?

    Los que nos da miedo a veces puede ser algo tan simple como un pequeño insecto…

    Un simple desahogo que se me ocurrió durante mis 4 días sin luz en mi país

    Cuando las riquezas son muchas y hay enemigos acechando haremos todo por ello, creando guerras y ríos de sangre para transformar todo eso en oro.

    Durante el viaje la paz y tranquilidad me hacen pensar muchas cosas terribles y otras no tanto.

    ¿sacrificarías tu eternidad en el reino de dios por amor? ¿destruirías a un ser malvado a pesar de ser tu amigo? ella tomo la mas difícil decisión

    La noche puede ser mas que simple cielo con estrellas acompañadas por una luna...

  • 26
  • 4.56
  • 191

Cuando la realidad se comienza a distorsionar, cuando los portales se comienzan a abrir dando paso a todo tipo de criaturas donde la oscuridad empieza a ser un peligro cuando el abismo infinito se hace presente es cuando yo me siento ante todas esas locuras y lo escribo.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta