cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
MEMORIA
Drama |
04.06.13
  • 4
  • 4
  • 1290
Sinopsis

Inspirado en una Historia real.

Confronto a la noche y siento bogar la paz opiácea de la obscuridad en mis sentidos, veo pasar las calles como fotogramas deslucidos desde el taxi con su conductor bucólico e inflamado como un sapo en descomposición. Todo evoca la lejana mancha de tus ojos, la coagulada humedad de esas manos tan suaves como inútiles que mi piel rememora, todo conduce irremediablemente a tu voz de cianuro.

Palidezco bajo los brochazos de maquillaje igual a polvo de hadas sintético y mi olor crudo, de animal totémico se mezcla con el ambientador de pino artificial que cuelga del espejo retrovisor que es en ese instante una ventana donde los ojos crepusculares y gibosos del chofer me diseccionan.

Me palpo la nata coagulada que tengo por piel, hago inútil esfuerzo por cubrirme con la minifalda los muslos aun tibios de tus besos, intento disimular el escote magnánimo que deja en desamparo mis dos pequeños pechos palpitantes y recién nacidos como tumores, pero es inútil porque su mirada de pozo permanece sobre mí como si fuese una mariposa negra en una vitrina.

Suspiro, me recompongo los bucles cocidos con horquillas a la cabeza y en el reflejo de la ventanilla cochambrosa me dibujo con nitidez obscena: parezco una extravagante golfa inocente, una princesa emputecida y triste. Nos detenemos en un callejón obscuro, siento aun tu sabor elemental en mi boca como una puñalada, tu voz me llega como una ensoñación a través del éter que sin querer inhalo del paliacate inmundo que el taxista aprieta contra mi boca reseca de tus besos.

Veo deshacerse el mundo en mi aliento mermado,  siento que el universo es el líquido que se desborda de entre mis piernas corrompidas cuando su cuerpo de cadáver me sepulta en el asiento grasiento donde soy una bestia degradada gimiendo tímidamente bajo el alto cielo indiferente y pienso en tus últimas palabras como una anatema: -nada malo le puede pasar a las niñas buenas-.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Wow...! Pude sentir repulsión en tu relato, en tus palabras tan vilmente seleccionadas para dichosa descripción. Me ha dejado sin sabor al leerlo, creo, de la misma manera que te ha dejado a ti escribirlo... Efectivamente Wafaa, nos vamos a leer ! Ah, y es excelente la elección de la foto, ya que si (lamentablemente) no eres tu, la mirada, el trazo del dibujo, el viento del mismo, plantean un rostro acorde a los relatos que comienzo a leer de ti ! ;)
    Hola a todos, LH lamento decepcionarte no soy yo la chica de la foto pero se me parece jajaja. bromas aparte, gracias por los buenos comentarios, pensé que un hecho tan crudo debía contarse con algo de poesía como intento contarlo todo. Gracias.
    Sublime la manera en que se relata esta historia tan terrible. El relato me parece, por contenido y estilo, más que logrado. Un verdadero gusto.
    Hola, Wafaa. Primero que todo, ¿eres tu la autora de ese dibujo que tienes como foto de perfil? ¡Es genial! :D ¡Vale, vale! Ahora centrándome en tu escrito, me ha gustado mucho aunque me he perdido en varias partes. Creo que eso de metáforas no son para mí, porque me enrredo bastante. ¡Creo que eso explica que haya tenido que leerme dos veces «Cien Años de Soledad» para entenderlo! :3 Bueno, como sea, muchas gracias por compartir porque aunque me haya perdido, logré entender el final de la historia y me gustó, ¡es atrapante! Un saludo, y hasta la próxima.
  • Una visión de la muerte en prosa poética.

    Como nosotros hay miles pensando lo mismo, añorando. Somos fantasmas.

    La soledad es inevitable.

    Otro mas de mi tétrico estilo, recién salido del horno.

    Dedicado a mi querida Palestina y a todos aquellos divididos por un muro.

    Una historia basada en tantas otras reales.

    Es duro descubrir lo que realmente se es.

    Una pequeña reflexión.

    Muy a mi estilo humorístico... este relato fue publicado y es algo viejo pero espero que os guste.

    Inspirado en una Historia real.

  • 25
  • 4.3
  • 569

solo soy un soñador mas siendo soñado.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta