cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Metáfora de un amor imposible
Amor |
30.03.14
  • 4
  • 2
  • 7892
Sinopsis

Y quizás haya alguien que comprenda el significado de las alas, y del ronroneo. Y quizás alguien ignore lo que esconden algunas letras. Lo siento, no tiene un final feliz, dependiendo desde la perspectiva que se le mire.

Allí estaba aquella ave, la más bella e imponente de todas, el águila. Con su hermoso  plumaje  dorado deslumbraba y fascinaba a todos por igual.  A lo lejos, siempre a lo lejos, un gato la miraba cautivado, enamorado de la belleza de aquel animal tan diferente de él.

Así ocurría todos los días. El águila se posaba en tierra, y el gato la observaba escondido entre los arbustos, feliz por aquellos minutos en que el águila estaba a su alcance.

Un día, el gato cansado de solo ser un admirador a la distancia, decidió llamar la atención del ave haciendo lo que mejor sabía hacer, ronronear.

Ronroneó una canción, y el águila intrigada miró a todas partes en busca de aquel sonido encantador, hasta que por fin divisó a un animal de 4 patas, como un tigre, pero mucho más pequeño.  Era un gato blanco con moteado negro, o negro con partes de color blanco, no sabía distinguir. En cualquier caso  el águila se acercó y saludó al gato, y lo alabó por su talento haciendo que a éste se le acelerará el corazón. Lo que siempre había soñado el gato se había hecho realidad, conocer a aquella águila. Desde ese entonces, todos los días el águila se posaba en tierra solo para escuchar el ronroneo cálido de aquel felino, y a su vez el felino contemplaba y disfrutaba del plumaje, la pasión, y la visión del águila. Él se enamoró de ella, y ella, bueno, ella quiso al gato.

El águila era una realista romántica. El gato era un romántico soñador. Él quería volar como el águila, volar junto a aquella águila, pero en cambio  estaba atrapado y prisionero en tierra firme, sin alas para poder volar.

El águila, a sabiendas de los sentimientos del felino, con melancolía decidió alejarse de éste, volando muy alto y muy lejos, dejando al gato  maullando de tristeza.

Todos los días el gato ronroneo, a la misma hora y en el mismo lugar de siempre, mirando hacia el cielo esperando divisar a la distancia el vuelo de su amada águila, pero eso no ocurrió, nunca ocurrió.

Pero el gato no sabía que el águila si escuchaba sus ronroneos, a lo lejos, donde el felino no pudiese verle. Entre la melancolía y la belleza de aquel sublime ronroneo, un día  se marchó para siempre, sabiendo que algún día aquel ronroneo cautivaría a masas.

Y así fue.

Los años pasaron, y el felino se hizo fuerte y reconocido por todas las especies, conoció amores y mundos, pero nunca olvido aquella águila que amó con cada ronroneo.

Aprovechándose de su fama, el felino conoció a un hombre que le fabricó un par de alas para que  pudiese volar. Y así, un día el gato voló alto, muy alto y muy lejos, adentrándose en nubes, acariciando el viento, sintiendo el frio de la lluvia y el estruendo de los truenos. Y un día encontró a su amada. De nuevo estaba allí delante de sus ojos, y su corazón se aceleró como hace tanto tiempo atrás lo hizo.

Era más grande, más bella, más sublime. Pero ya no estaba sola. El águila había hecho una familia, una vida.

Y el felino suspiró frustración y saboreó amargura. Todos aquellos largos años creció y se hizo fuerte tan solo para un día poder encontrarse de nuevo con su amada. Y todo se había esfumado en un instante. Todo parecía en vano.

 Triste y acongojado, descendió desde los cielos. Sin saberlo, el águila lo siguió, habiéndose percatado de su presencia.

Y así se miraron a los ojos de nuevo, después de tantos años. Ambos habían crecido y conocido mucho. Habían vivido un sinfín de experiencias. Ambos se recordaban con cariño. Ambos se admiraron como antaño lo hicieron. Él le dedicó sus ronroneos una vez más y ella batió sus alas para él.

Y se despidieron. Esta vez para siempre.

El gato volvió a su vida, cautivando en cada ronroneo. El águila, fascinando con cada vuelo.

Ella fue feliz por el éxito de él. Él fue feliz por la felicidad de ella, y triste por su propia desolación.

Y el gato con profundo pesar, pero a la vez extraña alegría, comprendió que su amada solo apareció en su vida para hacerle crecer. Ella sería su inspiración, pero nunca sería su amor.

                                                                                           Alejandro Mendoza R.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Felicitaciones, me pareció muy bueno. Ella fue feliz por el éxito de él. Él fue feliz por la felicidad de ella, y triste por su propia desolación. Buen escrito siga adelante.
    hermoso
  • Una simple reflexión de la vida diaria.

    Pensamientos que fluyen un domingo por la tarde...

    ¿Sueño cumplido?

    Tercera parte del cuarto capítulo. Octava entrega de la historia.

    Previamente: Elisa viajó a Selene en busca del Libro de Hechizos, teniendo que huir a Ciudad Carmesí al presenciar un homicidio y descubrir que la Magister Lenrys es una hechicera. Esto obliga a Dayanna a viajar a Selene en busca de Elisa, encontrándose en la ciudad con un curioso gato negro. Mientras tanto en Urbem, Nohemí está a punto de ser coronada como Reina de Solland.

    A veces debes aprender a decir adiós...

    Y quizás haya alguien que comprenda el significado de las alas, y del ronroneo. Y quizás alguien ignore lo que esconden algunas letras. Lo siento, no tiene un final feliz, dependiendo desde la perspectiva que se le mire.

    Historia de la creación de los Sehrli. Perteneciente al mundo de LSH: Selene.

    Quinta entrega. Un capítulo de descubrimientos y acción.

    Historia escrita en conjunto con la usuaria y amiga "Ann", con la cual me alternaré la publicación de cada capítulo de esta historia. Espero les sea de agrado. Ella y él. Él y ella. Platicaban todas las noches. Se deseaban buenos días, todos los días. Sus conversaciones estaban llenas de emociones y sensaciones gratificantes, de palabras bonitas y promesas. Se extrañaban el uno al otro y podría decirse que se querían. Pero… no se conocían. ¿Qué eran ellos? No eran pareja absolutamente, tampoco amigos. Pero a la distancia, algo especial los unía. Cada día ese sentimiento que los unía creció y creció hasta que las ganas de conocerse fueron más. Ella y él en dos mundos diferentes. Ella lo tiene todo, él tiene poco. Pero él tiene lo que a ella nadie le ha dado. Y ella tiene lo que él jamás ha conocido. ¿Será más fuerte el amor? ¿O las diferencias? Son ella y él, queriendo ser ellos, queriendo estar juntos, en un amor nacido en una red social. Viviendo un amor en tiempos de redes sociales.

  • 64
  • 4.56
  • 25

24 años. Amante de las letras, de la música, del arte, de las personas, y de la vida.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta