cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mi chica bolchevique
Amor |
25.04.16
  • 3
  • 1
  • 666
Sinopsis

...

Era otoño cuando me arrastró a su revolución
aún ahora no sé de qué, ni por qué,
pero por ella hasta los infiernos de Dante.
Y era otoño como les dije, era abril,
y por nada era silencio, era un estallido
que hacía conmigo lo que quería.
Y era abril cuando comenzó a explotar sus inquietudes
y amar la estrella roja de Leningrado.
Mucho antes de los otoños,
y mucho antes que firmará sus manifiestos
con nombres de mujeres rusas de 1930
tenía un nombre cristiano como todos:
Paula la de los ojos melocotones.
Ojos extremos, las que no podían pasar por alto ninguna pena.
Me enamoré de su mirada pensativa.
¡No lo hagas!, gritaban, los de derecha.
Me enamoré de una chica bolchevique
que andaba en bohina protestando
en Plaza de Armas.
Recuerdo que era emocionante caminar por las avenidas
de la mano de esa mujer y verla esquivar bombas lacrimógenas,
los chorros de agua,
el cordón policial.
Mi chica Bolchevique creía en cosas imposibles,
tales como la igualdad y la caída del capitalismo.
Mis amigos sonreían al verme con ella.
Hablaban de calentura.
Pero yo amaba a esa mujer y la metía en mi alma,
le daba miles de vueltas para sacarle cosas.
En el ombligo, por ejemplo, habían ríos
repletos de agua de lluvia para tiempos de sequía.
En su boca habían cosas como el valor de la palabra dada.
A pesar de tener las orejas pequeñas contenía sonidos asombrosos,
sonidos que quedan: la risa o todas las mañanas del mundo.
Y como les dije, yo me enamoré de ella,
de su abril, su otoño, el tacto de su cuello.
ya pasaron meses y no pienso moverme.
La voy a seguir ciegamente, 
porque seguir es defender su felicidad,
su lucha
y la libertad de existir en su piel.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 6
  • 1.79
  • -

literatura

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta