cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Mi chiquilla
Amor |
19.09.15
  • 0
  • 0
  • 783
Sinopsis

Un amor inocente, de esos que son casi un cliché, ingenuos e intensos que a veces llegamos a encontrarnos y que nos hacen amar tan intensamente como ellos mismos.

Si hay algo que encuentro verdaderamente fascinante de aquella chiquilla a la que llamo amor de mi vida, es aquella forma tan predecible, y no por eso menos espontanea, de avergonzarse.

Es suave, inocente y terriblemente atrayente como su figura se dobla sobre si y no puede más que ocultar el rostro en mi cuello, repitiendo palabras que sólo yo alcanzo a escuchar, en general negativas que parecen afirmar lo que digo: que es la criatura más adorable sobre la faz de la tierra.

Sé que es poco creíble que alguien pueda ser así de dulce, lo sé, yo mismo no podría creerlo de no ser porque puedo palpar de propia mano toda aquella ingenuidad de niña, aquel sentir tan intenso del corazón que aun no se ha contaminado con el sabor de los amores pasajeros. Un amor dulce e intenso que no parece poder afectarse con los pormenores de las relaciones amorosas, libre de celos, de discusiones sin sentido, de convenciones sociales inútiles. Un amor que es tan sencillo que parece estar lleno de sentido común, algo que parece siempre hacerle mucha falta a los noviazgos. Un amor que está tan lleno de atributos que las únicas lágrimas posibles son parte de una tristeza que ni es suya ni es mía, sino más bien altibajos de las circunstancias que nos hacen demostrar aun más nuestro amor.

Este amor es el único que ha sabido hacerme llorar de felicidad, metiéndome hasta la medula de pensamientos de los que no me sentía capaz; lleno de un sentido de protección y responsabilidad que me parece ya casi imposible reconocerme.

Me hace feliz como ninguna otra cosa en toda mi vida. Es perfecto.

Ella, esa chiquilla mía me hace ser mejor, me hace desear y soñar con un mañana y con un hoy eterno. ¡Es una verdadera contrariedad diaria!

Y es que a momentos me veo como un chamaquito tonto perdidamente enamorado de una niña hermosa, al menos algunos días así despierto, flotando sobre un imaginario campo de flores, viendo el sol brillar sobre el horizonte, ilusionado por un amor inocente e ingenuo que me regala, además de corazones dibujados a la orilla de una página, dulces besos en la mejilla y el calor de una pequeña mano entrelazada con la mía.

Otras veces me veo como un hombre vuelto animal, deseoso del aroma de sus ropas, hambriento de su boca y de sus suspiros y de aquella manera que tiene de pronunciar mi nombre cuando siente que ya no puede consigo. Estas veces, igual de ocasionales que las otras (o al menos eso me parece), siento que son más parecidas a mí que aquel otro lado manso. Sin embargo ambas partes parecen ser dos lados de la misma moneda y, de una forma que no puedo terminar de entender, ella puede amar esa paradoja sin queja alguna.

En realidad es impresionante su forma de pasar por alto todos los que yo llamaría defectos, esa forma de no entender lo que yo veo de malo en algo que sea mío.

Y es que toda ella es así, sencilla y tierna.

Mira el mundo de una forma muy diferente a la mía y de alguna manera me hace comprender ese mundo suyo y me hace amarlo a cada paso.

Ella es mi niña, mi chiquilla de ojos grandes, mi chamaca de andar ingenuo.

Ella es lo que he buscado todos los días desde que tengo memoria, es lo que yo deseaba sin entender lo que significaba amar, es en parte dolor y en parte alegría y es en parte lo que grito y lo que callo y es mentira y es más que nada la más pura verdad universal.

Sí. Toda ella es la verdad, es sinceridad pura, es como un ángel: incapaz de decir una mentira, incapaz de decir algo que no siente desde el fondo del alma.

De manera que, cuando dice que me ama, yo sé con cada fibra de mi ser que lo siente. Y es algo más que una certeza, es como poder leerlo en sus ojos, como tocarlo en sus manos, como sentirlo en sus besos, atravesándome cual calor de verano, como lluvia que parece colarse hasta mis huesos. Es más que saberlo, es más que sentirlo y eso hace doblemente maravilloso escuchar de sus delgados labios aquellas dos palabras.

Ese "te amo" que es sólo para mí parece venir no de su boca sino directamente de su pecho, del núcleo de todas sus razones, y cuando lo escucho lo único que puedo hacer es intentar corresponderle de la misma manera, intentando decirle con cada cosa que hago, con cada caricia y cada mirada, que la amo, igual o más de lo que ella me ama, demasiado, infinitamente.

Y espero que estas palabras tal vez un poco rebuscadas le den una idea de cómo mi corazón le pertenece y le pertenecerá siempre a ella, a mi chiquilla linda, al amor de mi vida. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Un amor inocente, de esos que son casi un cliché, ingenuos e intensos que a veces llegamos a encontrarnos y que nos hacen amar tan intensamente como ellos mismos.

    El fin de aun amor puede ser la idea más dolorosa para algunas personas, y cuando no cabemos en el dolor, podemos llegar a creer que la muerte es la única respuesta.

    Una de las más poderosas razones para declararse es la crueldad de la incertidumbre, sin embargo, a pesar de llenarte de valor, puedes quedarte a la deriva si a quien te declaras no tiene el suficiente valor para responder.

    Una pequeña reflexión sobre la manera en que tratamos a los animales.

    "Se feliz porque paso y no porque termino"... una frase que es más fácil decirla que llevarla acabo, pero que aun así nos la repetimos sin cansancio intentando convencernos a nosotros mismos.

    Una mujer se arrepiente de las decisiones que tomo cuando era joven, ya que eligió no seguir a su corazón y hacer lo que la sociedad creía aceptable.

    Por petición especial. Es una historia que hable de un hombre que está en una organización de delincuentes y que ve en peligro su vida. Es el segundo capitulo pero se puede leer de manera individual. Pueden encontrar el primer capitulo en mis escritos.

    Un hombre habla de la chica de la cual esta enamorado. Es un intento de mi parte de dejar el amor idealista y centrarme en un amor más realista, que no sólo busca el alma si no que también piensa en la posesión del cuerpo. [M:IRS]

    Carta de un amante a otro amante. Terriblemente cursi pero sincera. [M:IRIS]

    Un escrito simple de lo que pasa en la mente de un hombre sencillo enamorado de una chica con la que (por razones desconocidas) no puede estar. [M:IRS]

Enamorable, romántica, sencilla...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta