cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Mi errónea decisión
Amor |
26.02.21
  • 4
  • 3
  • 178
Sinopsis

Una sola decisión puede acarrear muchas consecuencias

La cuarentena fue dura, eran días interminables donde el mayor viaje que hacía era para ir al baño. Un buen día apareciste en mi vida de forma sutil, como una sombra, las conversaciones insignificantes pronto pasaron a ser más profundas y estas a su vez evolucionaron a sentimientos.

Yo estaba soltera, había alguien especial en mi vida pero de formal no había nada. Al principio sentí culpa de mis nuevos sentimientos hacia ti, con el paso del tiempo los acepté hasta llegar a atesorarlos y grabarlos a fuego en mi corazón pues a fin de cuentas pasaste a ser el Sol de mi sombría vida. Nuestras conversaciones eran mi combustible para levantarme de la cama, seguir estudiando y sonreír; deseaba que llegaran las tres de la tarde para recibir tu mensaje de buenos días, pues tu horario nunca había sido bueno.

Aún recuerdo tus palabras de duda al no saber que tan acertados eran tus sentimientos hacia mí, y también recuerdo tu primer “te quiero”, tu primer “princesa” y tus primeras muestras torpes y tiernas de cariño. Recuerdo tu temblor y tu voz en las altas horas de la madrugada cuando suspirábamos imaginando la textura de nuestras pieles apartadas del resto del mundo.

La primera vez que pude abrazarte guardé en mi memoria tu olor, los pliegues de tu piel, tu sonrisa y la manera en que tus ojos intentaban sostener mi mirada. Fue mágico, aunque las circunstancias lo hicieron corto y a pesar de todo tus labios supieron escrutar los míos con un pequeño grado de picardía. Mentiría si dijera que la despedida no fue una de las cosas más duras que he vivido en mi vida ­, no por el hecho de tener que decir la palabra “adiós”, sino por el hecho de no saber si te volvería a ver.

Y así fue, un día desapareciste por motivos familiares, y al tiempo volviste a aparecer en mi vida dándote cuenta de que con tu marcha habías despejado el camino a aquel que en un pasado había intentado conquistarme y con el que finalmente, por mi necesidad de cariño o de escapar de mi situación, acabé iniciando una relación. Y no, no hay día en el que no me arrepienta de esto e imagine como fue aquel día donde por fin entrelazamos nuestras manos para crear una falsa realidad en la que somos felices.

Ahora, a mil kilómetros de ti solamente puedo pensar en qué hubiera pasado si te hubiera esperado, ¿dejaste de quererme? ¿no ves que no soy feliz? Te necesito, viajaré hasta ti y cuando me mires a los ojos verás lo mucho que te necesito.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Esta clase de amores yo también la he vivido, y ciertamente la despedida por razones laborales, o familiares es dolorosa y se recuerda este encuentro toda la vida.
    el potencial es el tiempo que no existe.....y cualquier fantasía es contrafáctica.....Perón decía en mi país que la única verdad es la realidad.... gozá lo que tenés y no añores lo que no sabes como hubiera sido....
    Berta, a veces por la necesidad de afecto te aferra a alguien que, quizás te hará sufrir. porque pasión es efímera como el viento y veces deja huellas dolorosas.
  • Una sola decisión puede acarrear muchas consecuencias

    A veces los detalles son lo que más sentido dan a la vida

    ¿A quién no le ha pasado el creer tener todo y a la vez nada?

    Una tarde, dos pasados

    Jóvenes, inmaduros, generación perdida... nos llaman de muchas maneras pero ¿cómo nos vemos nosotros?

    La música, portadora de sentimientos.

    Hasta dónde puede derivar un sentimiento como este. ¿Verdad?

    El amor fusiona... el alma

    Relato de reflexión sobre una delicada situación.

    Cuando pierdes a un amigo, las cosas se tornan de un color gris desalmado.

  • 18
  • 4.48
  • 339

Te amo. Me tuos oculos implere cum lucem cupio; ille qui in nocte non lucet, in sua vita non vivet.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta