cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mi familia
Reflexiones |
03.02.14
  • 0
  • 0
  • 1605
Sinopsis

Pensando en mi familia.

Estoy en un viaje por Rusia, recibo una llamada de mi familia, no puedo alcanzar a describir la alegría que esto causo en mi alma. Ellos no me hablan por compromiso, son las únicas personas en las que puedo confiar. Mi padre siempre preocupado de hablarme sobre las mujeres, sobre sexo y demás cuestiones que corresponden a pláticas de hombre a hombre. Mi hermano, el amigo que nunca me traiciona, mi amigo de toda la vida. Siempre me acompañaba a fiestas y  muchas vivencias de mi vida las tuvimos juntos. Hubo momentos en que peleábamos, algo habitual entra hermanos. Muchas veces incluso me hizo llorar con sus comentarios hirientes. Pero también muchas veces con sus conversaciones en mis momentos difíciles me ayudo a salir adelante, cuando yo sentía que no podía seguir más. Él me ha acompañado en muchos de mis triunfos, así como también en mis fracasos. Gracias a él conocí a mi esposa. Una amiga suya de la cual me enamore perdidamente. Era mucho mayor que mi hermano de tal forma que no hubo conflictos entre nosotros por ella. Mi madre la eterna celosa, siempre celosa de mi esposa y de mis novias en su momento; nadie era lo suficientemente buena para ella. En las reuniones familiares o de amigos, siempre teníamos que comportarnos en la mesa y mostrar impecable educación. Limpieza escrupulosa era la regla. Mi amada esposa, querida. Tantos momentos tan difíciles en los que me has acompañado. Gracias a ti he cambiado tanto para bien. Nos hemos peleado demasiadas veces, pero siempre ha prevalecido nuestro amor. Mi hijo excelente estudiante, siempre me he preocupado por su educación, cuando ha estado enfermo, soy el primero en preocuparme. Siempre pidiéndome dinero, y sin embargo no me duele dárselo. Lo que me pida, si puedo dárselo es suyo. Él ha sido mi más grande felicidad. Cuelgo el teléfono pensando que mi familia es lo más grande y valioso que tengo en el mundo. Deseo pronto regresar a su lado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta