cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mi gata ladra
Humor |
23.06.21
  • 4
  • 2
  • 471
Sinopsis

Mi gata ladra desde hace tiempo. La primera vez que la oí ladrar le tuve que pedir por favor que me lo repitiera porque no daba crédito a lo que oían mis oídos. Y volvió a ladrar. Me ladró lo mismo, con esa cara que sabe poner ella de "y aquí no ha pasado nada" o más bien de "¿te queda claro?", así que me tuve que resignar a oír pedirme comida en otro dialecto.

Ella es libre de salir y entrar en casa cuando lo desee y, a consecuencia de su políglota proceder, ya ha tenido problemas con la demás fauna callejera . Eso yo ya lo sospechaba desde el primer ladrido. Sabía que iba a tener problemas en la calle. El gato que la ronda chico susto se dio cuando ,en sus amorosos acercamientos a mi gatita , ésta le soltó un bufido un tanto diferente a los otros. Porque es un hecho que siempre lo rechaza. Él ya está acostumbrado a sus desplantes y bufidos, pero esta vez el pobre macho se pegó un buen susto y, confundido, le soltó a mi gata tal zarpazo que le hizo trizas la oreja izquierda. Mi gata normalmente lo maltrata atacando a dos heridas cronificadas que el gato tiene detrás de ambas orejas. Pero hasta ahora ella nunca había sido herida. El amor del gato era grande. Hasta ese momento del ladrido. Ahora la mira de forma rara. Una mirada donde se puede ver una mezcla de miedo, incomprensión, odio y desconfianza.

Así que, a consecuencia de su oreja herida y con miedo de que se infectase, tuve que llevarla al veterinario. Además me acordé de que tenía que completar su vacunación. ¡Y con los nervios se me olvidó comentarle al veterinario lo de su nueva destreza lingüística!. Allí la muy ladina se limitó a poner cara de buena y maullar como si no pasara nada. Así que se me olvidó lo de sus ladridos.

¡Qué cabeza!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 329
  • 4.17
  • 661

Tan solo una sombra de camello sobre la arena

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta