cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Mi lugar preferido (Viktualienmarkt)
Reales |
07.12.17
  • 5
  • 4
  • 310
Sinopsis

Todos tenemos un lugar donde te sientes muy a gusto y que por alguna razón, siempre visitas.

Todos tenemos un lugar preferido, algún rincón mágico en el que te sientes a gusto y vuelves siempre que puedes. El mío es el Viktualienmarkt en Munich. He visitado la ciudad bávara seis veces y siempre me he reservado un tiempo para volver a aquel sitio donde me siento como en casa. Hace ahora justo diez años visité la ciudad por segunda vez pero escogí una fecha muy significativa, el adviento para disfrutar del mercadillo de Navidad llamado Christkindlmarkt. Hacía mucho frío, caía aguanieve pero me sentí como en un castillo mágico. Nada más salir de la boca del tren, me atrapó un dulzón aroma a almendras garrapiñadas que te embriagaban las fosas nasales. Allí descubrí objetos que no veía desde que era niña, como piñas iluminadas que se colgaban en los abetos o figuritas de Belén que me recordaron mi infancia. Probé el Glühwein, el vino caliente con especias, pero francamente no me gustó. Mejor un chocolate caliente o un capuchino espumoso. Nunca me voy de Munich sin comerme un bretzel, un pan en forma de lazo con granitos de sal por encima que está riquísimo. Solo recordarlo se me hace la boca agua.

Cuando no es Navidad, el lugar es igualmente hechizante, con paraditas de frutas, plantas, salchichas y codillo asado cuyos aromas se huelen desde la Marienplatz que está a 300 mts, objetos de regalo como corazones de madera con las palabras Ich Liebe München talladas con precisión y otros preciosos regalos. La última vez que visité mi lugar preferido fue en verano del 2015 y estaba acabando de pulir mi libro de la segunda guerra mundial. Estaba en un cafetería y le pregunté en mi alemán macarrónico a una chica de la barra,  si durante la guerra el Viktualienmarkt estaba abierto y la chica me soltó un “Nein” cargado de dolor, con los ojos sobresalidos como si le hubiera recordado algo que le hubiera contado su abuelo de aquella época. Comprendí que la herida de la guerra seguía abierta en Alemania y que era mejor evitar según qué preguntas. 

Aquel diciembre de hace diez años, estaba nevando en Munich y en el viaje de vuelta, escogí la ventanilla en el avión porque me encanta observar la magnificencia de Los Alpes majestuosos que todavía son más impresionantes cubiertos de blanco. Por circunstancias, el avión que debía llevarme a mi ciudad se estropeó y tuve que viajar en un avión de hélice…dos horas viendo desde la ventanilla como giraban aquellas hélices, con un ruido que me transportó a una vida pasada que sentía muy fresca en mi memoria. Ahora me río pero fue angustioso. No sé cuándo volveré a mi ciudad favorita, a mi lugar predilecto, pero cuando tenga oportunidad la visitaré de nuevo porque allí soy muy feliz. 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Gustavo por tu valoración. Saludos
    Muchas gracias Antipandora por tu valoración. Saludos.
    Muchas gracias Martín por tu comentario y valoración.
    Conocía el mercado, pero el nombre más o menos XD Gracias por compartir la historia.
  • Las mujeres tenemos fama de celosas si aparece una rival pero los hombres aunque no sean tan demostrativos, también se ponen tensos si aparece un competidor.

    Cuando se ama con el corazón no te fijas en el físico ni en el tiempo transcurrido.

    Cuántos de los que escriben aquí quisieran vivir de la literatura pero deben ejercer otros oficios mientras el escribir se convierte en un hobby.

    Basado en la historia real de un hombre que combatió en la guerra y que durante años ocultó un gran secreto que le ocasionaba una tortura mental insoportable.

    Nieva, hace frío pero hay momentos que al recordarlos te encienden el alma.

    Métodos japoneses para superar obstáculos de la vida.

    El amor es la fuerza más poderosa que existe.

    A veces los sueños es la única forma que tienes para ver, tocar, hablar con alguien que hace tiempo no ves y que echas mucho de menos.

    Sin quererlo descubres momentos de tus vidas pasadas que parecen sacados de una película.

    Aquello que hace tiempo no saboreas, no disfrutas, no ves, cuando vuelves a probarlo, sientes que tocas el cielo de felicidad.

  • 143
  • 4.73
  • 35

Me hubiera gustado ser periodista porque desde pequeña ya me gustaba crear cuentos y relatos. Escribir es mi bálsamo y mi oasis en los malos momentos y me ha ayudado a salir de muchos baches. Esta web me colma de felicidad tanto por poder escribir como que seas leída. GRACIAS A TODOS.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta