cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Mi mejor día de caza
Suspense |
18.05.17
  • 5
  • 1
  • 175
Sinopsis

He sido muchos años aficionado a la caza y hoy os contaré cuál ha sido mi mejor presa. Eso fue al 1997, se llamaba David Grillo y no, no era un animal. David era una persona, fue el hombre con el que fundé un negocio de diseño de mecanismos electrónicos. Él era mi socio, siempre tenía ideas magníficas, quizás hasta demasiado innovadoras, y yo en cambio usaba mi destreza para captar clientes. Lo reconozco, siempre he sido un tipo muy listo y algo frío. Tanto que un día se me ocurrió una idea genial.

He sido muchos años aficionado a la caza y hoy os contaré cuál ha sido mi mejor presa. Eso fue al 1997, se llamaba David Grillo y no, no era un animal. David era una persona, fue el hombre con el que fundé un negocio de diseño de mecanismos electrónicos. Él era mi socio, siempre tenía ideas magníficas, quizás hasta demasiado innovadoras, y yo en cambio usaba mi destreza para captar clientes. Lo reconozco, siempre he sido un tipo muy listo y algo frío. Tanto que un día se me ocurrió una idea genial.

Hacíamos dinero, mucho dinero; pero me di cuenta que mi socio se había acomodado en sus diseños pasados y había perdido la capacidad de innovar. A pesar de ello seguimos llevando el negocio al cincuenta por ciento. No era justo. Yo era el que trataba con los clientes y coordinaba los empleados, y él y su departamento de investigación era inútil, inservible.

Soporté tal situación hasta que vi pasar una oportunidad irrepetible, de aquellas que te arrepientes cuando la dejas pasar. Un día en la oficina me confesó que el próximo domingo iría a coger setas al monte. En un primer momento pensé que era un inconsciente porque todo el mundo sabía que ese mismo día se abría la veda en la caza del ciervo y jabalí. En ese mismo lugar habrá centenares de hombres disparando en todas direcciones. Después lo pensé mejor, sabía que el domingo sería el mejor día de cacería de mi vida.

Llegó el domingo, madrugué, cargué el 4x4 y conduje hacia el monte; aparqué en una zona muy próxima y me adentré a la vegetación. Era pronto pero ya escuchaba tiros en la lejanía. Me alejé del lugar donde quizás estarían los mejores ciervos y me dirigí a la zona sombría de la montaña, donde la humedad mejoraba las setas. Esperé poco más de dos horas y por fin vi a mi socio curioseando los suelos. Me tumbé boca abajo y le apunté con el rifle, temía darle a algún tronco o piedra, pero no fallé, vi como la bala impactó su cuerpo. Me levanté y me afané a regresar a mi coche. La cacería había terminado.

Regresé a casa y lo guardé todo, como si ese día no hubiese salido de allí. Al mediodía las telenoticias ya pregonaban la muerte de un recolector de setas por un disparo. ¿El asesino? No sabían nada, era imposible encontrar el responsable, esa mañana habían más de 100 personas armadas por la montaña. Había sido un plan genial, terminé con mi socio y me quedé con el negocio. A partir de ese día iba a ingresar el doble de mucho dinero, no os podéis hacer la idea de tal cantidad.

Una semana después los papeles ya estaban arreglados. Mi nombre figuraba en lo más alto de la empresa. Me sentí un dios, todo un genio, el mejor de todos. Pero no por mucho tiempo. Una noche un grupo de agentes me abordó en casa mientras dormía y desde ese momento no he salido de la cárcel. Por lo visto un cazador solitario me vio disparar y huir de aquel lugar, le costó testificar un tiempo porque cazó más piezas de las permitidas.

¿Os podéis creer que ese desalmado fue el que evitó que mi plan fuera perfecto? Joder…

Hay gente muy perversa y cruel en este mundo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Por momento creí en el plan perfecto, buen ambiente buena narración.
  • Que todo vuelva a ser como antes, cuando sabía que contaba contigo. Tres, los segundos que me tomaron elegir tal decisión; dos, los argumentos que barajé en su momento; uno, el instante que lo cambió todo; cero, cuando me di cuenta que estaba equivocado; mil, las veces que volvería al pasado. Lo he pensado tantas veces que he perdido la cuenta..

    "La ciudad del amor admitía que el borde de las aceras fuera redondo, que los carteles publicitarios sólo contengan deseos, y por que no, que los carteros se preocupasen del bienestar de los vecinos. Pero tal ciudad no permitía sentir miedo, padecer hambre o incubar la ira; de hecho no necesitaba de justícia. Creaba personas felices, aunque incompletas…" El autor cerró el portátil y se despeinó. Se prometió que nunca más volvería a escribir sobre la realidad social. Sólo necesitó una excusa que le exculpase de su cobardía, a eso le llamó la enfermedad del escritor.

    Estoy segura que en los últimos días habéis hecho muchas cosas y la mayoría de ellas insignificantes. Dar un paseo por la calle, leer una revista en una cafetería o tal vez esperar la hora de la cena. Entonces decidme, ¿qué hay de distinto entre eso y soñar? Cuando duermes también te suceden cosas que tampoco tienen consecuencias en tu vida. Si os digo la verdad, creo que...

    He sido muchos años aficionado a la caza y hoy os contaré cuál ha sido mi mejor presa. Eso fue al 1997, se llamaba David Grillo y no, no era un animal. David era una persona, fue el hombre con el que fundé un negocio de diseño de mecanismos electrónicos. Él era mi socio, siempre tenía ideas magníficas, quizás hasta demasiado innovadoras, y yo en cambio usaba mi destreza para captar clientes. Lo reconozco, siempre he sido un tipo muy listo y algo frío. Tanto que un día se me ocurrió una idea genial.

    Danny se sentía exhausto después de terminar el trabajo de programación que tenía que entregar mañana. Abrió su agenda y suspiró. Sabía que le esperaba un mes difícil, eso le generaba estrés. Miró el tumulto de folios en su escritorio, pensó que debía poner orden, pero eran las siete de la tarde. Se levantó de la silla para observar el tiempo y ya no...

¿Quieres llevarte un pedazo de mi? En twitter lo encuentras :) @pacogomezmt

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta