cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Mi Novio de Internet
Amor |
26.11.15
  • 5
  • 5
  • 983
Sinopsis

Si es que a mí me pasa cada cosa...

No sé si lo habréis notado pero yo soy muy de mi marido, que lo tengo en un pedestal. Por eso puede parecer raro lo que voy a contar hoy, y es que una vez me salió un novio, o algo parecido, por Internet. Como suena.

Fue en un foro de cocinitas al que yo entraba, y sigo entrando,  a media mañana cuando tengo ya la casa recogida. Me había puesto un nombre de esos falsos pero que se viera que era bien falso, Ana Bolena, había buscado una imagen de ella en la wikipedia y la había añadido como avatar. Y si escogí Ana Bolena fue por algo que me contó mi marido y me hizo gracia: es una de las muchas mujeres de un rey inglés, Enrique VIII, que, cuando se cansa de ella, le manda cortar la cabeza. Pero para chula ella: como no se fía del verdugo inglés, hace venir uno francés pagándole de su bolsillo, que eso fue lo que me hizo gracia. Y en el foro de cocinitas, ya os podéis imaginar: que si qué tipo de arroz va mejor para esto o aquello, que si ya me gustaría cortar la cebolla como Arguiñano, cosas así.

Y con mi novio, o lo que fuera, pasó que en la parte inferior de la pantalla del foro hay una ventanita como en el Facebook que te dice quienes están conectados en ese momento y puedes hablar con ellos aparte. Y ahí estaba yo un buen día cuando, después de mandar un mensaje sobre sopa de marisco, me entra por la ventanita un señor muy serio de Murcia, que llevaba más tiempo que yo y se llamaba Señor García, y me dice como si fuera un gran secreto que le añadiera Pernod, que es un licor francés, a la sopa. Yo le dije que no hacía falta, él que sí, yo que no; y todo por la ventanita, por supuesto, durante varios días a la misma hora, y tanto me insistió en que lo probara y le diera mi opinión que compré una botella, lo probé, a mi marido le gustó y se lo dije al Señor García. Pero a todo esto ya me había soltado un día que si yo era Ana Bolena, le gustaría tener mi cabeza puestecita en la vitrina para mirarme, que se ve que sabía lo de que le cortaron la cabeza. Me dio la risa por lo retorcido del piropo y, entre una cosa y otra, nos dimos la dirección de correo electrónico que yo, para seguirle la gracia, me abrí una cuenta como ana.bolena@gmail.com. A los dos días de escribirnos ya me llamaba sabrosona; a la semana, en vez de despedirse con Saludos, empezó a despedirse con Besos; poco después me manda, sin pedírsela yo, una foto en plan serio y con corbata, que veo que por lo menos es veinte años mayor que yo. Y me pide otra foto mía. Yo empiezo a darle largas con que no tengo máquina de fotos, él que me la haga con el móvil y la pase al ordenador, yo haciéndome la loca con que no sé hacerlo… hasta que, sin venir a cuento, me manda un mensaje larguísimo que yo, al empezar a leer “Estimadísima Ana”, ya imaginé que pasaba algo. Me venía a contar que su señora había descubierto “lo nuestro”. Eso decía, “lo nuestro”. Y que por el bien de su matrimonio… pero lo mejor vino al final, que me pedía perdón por tenerme engañada porque no se llamaba García sino Martínez. Le iba a contestar que no veía la diferencia pero…

Y ya está: que lo bueno es que yo tuve un novio por Internet pero no me enteré de que lo tenía hasta que dejé de tenerlo, que incluso desapareció del foro. Y que no sé si soy una ciberadúltera. Otra cosa: que se quedó convencido de que yo me llamaba Ana Loquesea pero en realidad me llamo Antonia. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Fantástica recreación de la mediocridad de las relaciones online. Enhorabuena.
    privados porque me parecía que terapéuticamente era lo mejor para los dos. Luego también conocí a otra mujer casada, muy simpática y andaluza, que me mandaba fotos (sí, increíble pero por una vez mandaba fotos una mujer y sin pedirlo) y no le importaba que le dijera lo maciza que estaba a sus 50 años recién cumplidos. De hecho creo que es lo que esperaba, porque le gustaba, como buena andaluza, que la piropearan. Y estaba felizmente casada y con hijos, y a mí me pareció normal y sano piropearla. Aunque le dije que no me mandara más fotos por el peligro de enamorarme (soy un hombre muy necesitado) y de que me pusiera los dientes largos.
    Hace 15 años, cuando empezaba en esto de internet me hice habitual de un chat de poesía (porque a mí me interesa a poesía en serio, no para ligar) y empecé a compartir privados con una chica cuya desgracia es que estaba enamorada del mejor amigo de su marido y cada día me contaba sus penas y desgracias con el asunto...el año pasado en un foro de literatura otra mujer casada me empezó a mandar privados (cuando normalmente soy yo, como pasa con los hombres, el que da la lata a las mujeres) y resultaba que la mujer había descubierto que su marido era infiel pero que aunque ella jamás lo sería si le daba morbo ligar con hombres por internet...lo cual yo no entendía y dejé de contestar a sus
    Esperaba mucho más de este relato, te mesuraste en exceso (que ironia). Imaginaba un secreto descubierto que provocaba una tragedia, lo que paso en cambio pasa desapercibido para Antonia y para mi. Rescato que esta muy bien narrado, caracteristica tuya en todos tus relatos, es emocionante el titulo y la mitad de la historia, y me deja esperando con ansias tu proxima historia (con algo que me sacuda de la silla por favor). Saludos.
    Por estar de cocinitas.
  • Mis devociones de Semana Santa

    Más de lo mismo

    Cosas de la vida normal

    Una cosa de esas que sólo me pasa a mí.

    Vuelvo con un relato mono que envié para uno de esos duelos de exhibición después de que me eliminaran. Y a ver si puedo retomar mi línea y mandar relatos explicando mis cosas, que es lo que me gusta.

    Esta es una historia colectiva del Torneo de Escritores. Tienes que leer el primer capítulo para entenderla (publicado por TORNEOESCRITORES@GMAIL.COM, con el título "¡Sorpresa!: capítulo 1")

    Soy una incomprendida: éste es el relato con el que me eliminaron del torneo.

    Una cosilla de esas que a veces pienso que sólo me pasa a mí

    Una cosita que he escrito mientras espero lo del concurso.

    Cosas de esas mías

  • 22
  • 4.38
  • 518

Ufffff...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta