cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Mi padre soñaba con barcos
Reflexiones |
19.04.22
  • 5
  • 2
  • 1071
Sinopsis

Mi padre se pasó toda la vida soñando con barcos. Trabajaba de lunes a sábado en dos trabajos que compaginaba a lo largo de la semana; descansaba quince día en agosto y el resto de las vacaciones las cobraba en negro. Se casó, tuvo hijos, fue de vacaciones no muy lejos, arreglaba los desperfectos de la casa y limpiaba el coche los domingos por la mañana.

Y así sin darse cuenta llegó a los cuarenta. Y en esos cumpleaños, en las cifras redondas, se deprimía un poco y echaba la vista atrás. Pero luego llegaba el lunes y volvía al trabajo. Y así un año tras otro, una década tras otra.

Y sin darse apenas cuenta cumplió los cincuenta, diez años después. Estaba más viejo, más cansado, más escarmentado y más dolido. Dejas de luchar cuando las fuerzas sólo te alcanzan para batirte en retirada. Soplas las velas y ya. Te regalan calcetines y una chaqueta. Lo que todo el mundo ha deseado siempre.

Algunos domingos salíamos a pasear y nos acercábamos al puerto deportivo. Mi padre clavaba su mirada en los veleros que estaban atracados en sus amarres. Soñaba con algo que estaba demasiado lejos, o que le llevaría demasiado lejos. En un momento quiso intentarlo, pero la derrota del tiempo le llevó a ser consciente de que jamás conseguiría aquel sueño.

En el fondo no era sólo aquel sueño, era cualquier sueño. Había pasado su vida y no podía decirse a sí mismo que algunos de sus sueños se habían cumplido. Sí, había plantado árboles, había tenido hijos, y aunque no había escrito nada, al menos había leído algún libro. Pero la meta soñada no. La meta soñada se desvanecía entre los sobres de recibos y deudas, las hojas con los horarios semanales del trabajo, la hipoteca y las uñas que costaban cada vez más cortar.

Pero en su mente, al poco de acostarse, soñaba con aquellos veleros de velas izadas, extendidas por el viento que las presionaba. El oleaje y el horizonte con un sol extinguiéndose en el oeste de la existencia. Un viento fuerte, pero agradable mientras hacía girar la rueda del timón buscando un mar abierto.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 74
  • 4.67
  • 16

refugio[a]post[.]com

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta