cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Mi secreto no es tan secreto
Reales |
19.05.10
  • 5
  • 2
  • 1466
Sinopsis

Mucho que decir y poco con lo que contar para expresarlo... Lo intenté... pero... prefiere seguir siendo anónimo... y yo... respeto su voluntad. (Dedicado a unos amigos que saben ver más allá de sus narices) F-L para vosotros, porque veis donde todo lo es y nada lo parece.




Hay demasiado que uno no se atreve a escribir. Palabras que confeccionan frases prohibidas, inaceptables… expresiones muertas para una mano pero muy vivas para el intelecto y el corazón. Secretos que no tienen cabida en una actualidad medida con sonrisas de sapo.

Son voces en la psique que a más gritos no callan, solo sollozan a la terquedad y bostezan al aburrimiento del mentiroso que se cree su mentira. Pero delatan verdades como siglos, con sus cóleras, sus arrebatos, sus graznidos de espanto y miseria… harapientos, supervivientes de la ira de un holgazán que los obliga a respirar polvo de estanque reseco.

En eso se convierten mis anhelos. En mestizos que no muestran el rostro por miedo al rechazo.

¿Se puede coexistir sin la embriaguez del nervio saciado? … Se puede, siempre que llenes tu vaso de vinagre para recordar al paladar que sigue saboreando. Hay remedios para obligar al cuerpo a mantener la estima sobre un alma cansada… aunque estos supongan morder lenguas y tragar salivas ajenas.

Se puede, siempre que se tengan noes para los sies que salgan a la luz con el ímpetu del loco. Hay tanto que silenciar… y tanto que renombrar… que a estas alturas, no puedo más que reírme. Es la sonrisa del meditabundo que chorrea ideas como nostalgias de verano… unas se quedan para bañarte de estima y otras… se quejan desde lo más profundo para morir al inconsciente. A veces resurgen con la empatía de un reflejo de cisne… pero… no dejan de ser esos clásicos misterios que a nadie importa, ni si quiera a mí.

Son parte de la esencia. ¿Qué más puedo decir? Me persiguen aunque las ahuyento con sátiras de mermelada rancia. Dejan un regusto a naranjas cosechadas en temporada baja… nadie las compra para sus remedios, sin embargo, yo casi puedo regalarlas.

¿Dónde estará mi cepillo de dientes? Necesito un lavado de estomago. Sin fluor, por favor. Demos al aire lo que es del aire, y al dolor lo que es del dolor. Una buena cepillada de adrenalina sin frenos… No hay nada en este momento que me resulte más gracioso.

Es como tragar sin mesura. Da igual cuantos dientes tengas… igual tragas.

¿Sabéis qué es lo que más me molesta de esta incertidumbre contagiosa que todo lo… transforma? Su hedor. Ese calor sofocante que lo esgrime contra mí como aroma de sándalo podrido… No importa, cuantas vueltas intente darle a la cabeza, ni cuantos versos escriba para decir lo que no digo… igual está ahí, punzante con su arrogancia teñida de labios heridos.

Amar… que dilema. ¿Se puede amar al odio? ¿Y a la falsedad? ¿se puede?

Dadme sangre y papel, os aseguro que tras unos bocetos de sombras chinescas, os demostraré que hay crueldades que dejan marca incluso en lo más profundo de un suspiro… aun cuando este es inocente y no sabe lo que es la malicia.

Dadme olas y os entregaré tempestades.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ¿Se puede amar al odio? ¿Y a la falsedad?... Por desgracia, pienso que sí... Fantástico el relato... Sigue así
    Es la primera vez que he leido algo tuyo. Ypor mi parte, es de lo mejor que he leido. Yo que no soy un entendido no se lo que es bueno o malo a ojos de los demás, por eso me quedo con lo que me eriza a mi la piel. Felicidades.
  • Este es un giño a toda esa literatura femenina dedicada a hombres y escrita por hombres. Siempre se ha dicho que la mujer es complicada. Está bien. Pero ¿Cuánto de complejos podéis llegar a ser los hombres? Sin ánimo de ofender, ofrezco abiertamente lo que la mujer siente y no dice con respecto a ese tema. En este texto se habla generalizando. Evidentemente hay hombres maravillosos que no pecan de ninguno de mis argumentos. Mi relato es un “intento de literatura” masculina, dedicada a mujeres y escrita por una mujer.

    Somos así de ilogicos. No le encontramos sentido a un encuentro "fortuito" que rompe esquemas y pretendemos encontrarselo al deseo de ocultarlo entre los recuerdos carentes de sentido, porque nos llega al alma.

    El título, como habréis notado, es la clásica contestación que se ofrece ante la impotencia de no poder o no saber cómo dar más de sí mismo a alguien que lo da todo. Es mí toque irónico a un tema serio. Solo es un título.

    Cuando la muerte llega, lo hace sin avisar. Si alguna vez teneís dudas sobre el por qué o el para qué estais aqui, preguntadle a alguien que conozca su fecha de caducidad. Quizás os sorprenda averiguar que no es precisamente esa persona a la que preguntais la que se muere.

    Formas parte de él y él de ti, pero la mayoría de las veces, no lo ves... ya sea porque me descubres o porque te despides de mí.

    Mucho que decir y poco con lo que contar para expresarlo... Lo intenté... pero... prefiere seguir siendo anónimo... y yo... respeto su voluntad. (Dedicado a unos amigos que saben ver más allá de sus narices) F-L para vosotros, porque veis donde todo lo es y nada lo parece.

    Es lo que debe ser y en ello encuentro el camino para decidir no ser ejemplo. No pienso permitirme ser de acero y fuego. He encontrado la salida a este infierno y aun sin piernas, arrastraría mi esperpento olvidando mi sangre sobre tu alfombra, con tal de demostrar que en mi debilidad soy fuerte e innegable como el viento. Porque la duda no atiende a razones. Somos tu víspera, tu llegada y tu espera, síntomas de un complejo engaño que nos zarandea… pero también somos tu aliento… y en su aroma despierto, encuentro la fortaleza para luchar por ser aguja en un pajar lleno de escamas.

    Es verídico, el sol no sale todo el año por el este y se pone por el oeste. Reconozco que resulta ser una hermosa visión metafórica, pero es más que eso, es una realidad, una peculiaridad de nuestro continuo movimiento en el espacio... un espacio que no dominamos, un movimiento al que estamos sometidos :-)

    Cree lo que necesites creer. Si supone un esfuerzo olvidar es que vives tu presente en un recuerdo.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta