cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
MIEDO A LA SOLEDAD
Reflexiones |
14.11.20
  • 5
  • 2
  • 63
Sinopsis

El amor es el único refugio contra el miedo a la soledad»

La soledad es una experiencia interior, nace en el silencio del vientre materno, se presenta en la niñez y en la adolescencia durante los momentos de fantasías y el soñar despierto. Es necesaria en la vida adulta para realizar introspección de nuestro pasado, presente y futuro y al final de nuestra existencia es la última morada.

El correr de los años nos acorta el tiempo y la distancia, nos obliga a permanecer solos temporalmente, hacer un balance de lo hecho y por hacer, administrar los recursos que una vida entera nos ha permitido adquirir. Una mirada superficial a esta etapa de la vida podría sumergirnos en la soledad irremediable y absoluta; sin embargo, si analizamos con mayor profundidad este momento, nos daremos cuenta de que es el supremo encuentro con uno mismo y si contabilizamos nuestras fuerzas, podemos mirar atrás para encontrar en el propio ejemplo la razón de seguir.

Podemos estar solos físicamente durante mucho tiempo y, sin embargo, estar relacionado con ideas, valores y creencias, o bien, por normas sociales que nos proporcionen una razón o una sensación de pertenencia. Por otra parte, podemos vivir entre la gente, poseer todas las riquezas materiales, y no obstante, dejarnos vencer por un sentimiento de aislamiento total.

Estar solo y sentirse solo, son sensaciones diferentes. En la primera, la soledad es física, tolerable y agradable a veces cuando nos sentimos conectados con afecto a los demás. La segunda, es soledad psíquica, intolerable siempre, porque sentimos miedo. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ana, cuando uno busca la soledad para reflexionar sobre si mismo es saludable, pero cuando uno vive en soledad está enmascarando frustraciones, resentimientos, miedos. Saludos y gracias por tus comentarios.
    Totalmente diferente: sentir soledad o estar solo. Aprendí que mi soledad fue una opción para el encuentro conmigo misma y reorientarme a la decisión de estar feliz y lo logré!!! Me enamoré de las palabras de Jorge Luis Borges:" Estoy solo y no hay nadie en el espejo". Saludos Ramón.
  • En la vida como en el baile hay que llevar el compás con tu pareja, porque si no, en el camino te dejan.

    Jubilarse sin saber que hacer después es como caer al vacío, como andar sin rumbo cierto. Dependerá de la capacidad de afrontamiento positiva o negativa del individuo, su adaptación o no a la nueva situación que está viviendo. La inadaptación a esta nueva etapa pueden generar en la persona trastornos físicos y/o psíquicos.

    A veces la fantasías de niño pueden hacerse realidad.

    Los conflictos no son causa de nuestros males, sino como los vivimos y los sentimos.

    Presentía que alguien quería matarlo, pero no sabía quién y por qué. Estaba atrapado y sin salida en aquel lugar donde inició su vida. Se sentía solo e indefenso, y para mayor desgracia, su única ayuda, su madre era cómplice y autora intelectual de su destrucción.

    Un día escuché por primera vez la canción Chiquitita, su letra me llegó al corazón, porque reflejaba la tristeza e indefensión que percibía en la niña de mi mujer. Desde ese momento sentí una necesidad de padre de brindar protección y afecto, poco a poco aquella niña fue ocupando un lugar en mis sentimientos

    No hay mayor fuerza en el mundo cuando el amor llega así algún día.

    Quien recurre a la soledad para reflexionar siempre tiene compañía, pero quien siente soledad tiene la esperanza muerta.

    La disculpa no me ha hecho más sabio, pero si más humano.

    Un feliz encuentro de dos almas solitarias, que por efecto de unas copas de vinos vieron sus vidas tan iguales que decidieron andar juntos el mismo camino. Un dibujo que reflejaba la soledad de uno de ellos fue el regalo por aquel feliz encuentro.

Hoy Jubilado de la medicina hablé con el tiempo para detener por un instante mi andar. Al volver la vista atrás me he dado cuenta del largo sendero que he recorrido. He visto los años pasar dejando tan sólo mis reflexivos años de la vejez para contabilizar mis fuerzas, escribir mis memorias y reflexiones, para luego continuar la marcha por el camino que me resta recorrer.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta