cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
MIREN
Reales |
13.12.13
  • 4
  • 5
  • 1243
Sinopsis

Este relato es real, es un regalo para ti, mi Condorita, mi pequeño genio…porque me haces feliz cada día cuando ríes, cuando te cuelas en mi cama, y cuando inventas palabras para hacer de tu capa un sayo. Ni un millón de relatos compensarán nunca todo lo que tú, en tan solo tres años, me has dado a mí.

Recuerdo a menudo aquellos meses.   Al mismo tiempo que crecía mi vientre, mis pulmones parecían achicarse. Aquel embarazo vino acompañado de un asma que desde entonces me persigue; cada tarde me sentaba erguida en la butaca concentrada en respirar hondo, para –irremediablemente- terminar en urgencias una y otra vez. Siempre el mismo escenario, en una mano el inhalador, y en la otra mi tripa, cada día más grande.   Por la noche abría las ventanas de par en par y me dejaba envolver por el frio helador de febrero. Deseaba con fuerza que mi bebe estuviera bien, y rezaba mirando al cielo. Durante horas la luna fue testigo de mis plegarias y de los esfuerzos desesperados por hacer llegar el aire a mis entrañas. Un día, los informativos anunciaron un fenómeno único: el astro se iba a dejar ver un poco más que de costumbre, nuestra luna querida superaba timideces y se acercaba a nosotros.   Aquella madrugada del uno de marzo esperé paciente a que asomara detrás de las nubes; envuelta en mi propio vaho de pronto la vi, enorme, redonda, blanquísima, y tan cercana que alargué la mano inconscientemente para tratar de alcanzarla. Llevaba tantos meses rezando y esperando, que sentía que mi bebe era un poco suyo también. Cerré los ojos y volví a aspirar aire con urgencia. Estaba tan cansada que pensé que iba a caerme allí mismo cuando sentí el dolor inconfundible subirme por la espalda, Me apoyé en una silla, y volví mi mirada al cielo con una media sonrisa, sabía bien lo que venía después de aquello. Era consciente de que un pedazo de eternidad iba a salir de dentro de mí y que la luna me custodiaba con cierta envidia. Fue en aquel instante cuando sellamos el trato: si arrojaba sobre nosotras su luz y me ayudaba a recorrer el final del camino, juntas recibiríamos a nuestra niña, igual que juntas la habíamos esperado.   Dos horas después apuraba las fuerzas que me quedaban, y ante la atenta mirada del hombre de mi vida, lloré de emoción y de alivio cuando me la dieron. Con cuidado aparte la toalla que la cubría, Miren tenía la tez más blanca y más bonita que había visto nunca.   Han pasado tres años ya, y por encima del sonido del teclado, escucho unos pasos acercarse. Viene corriendo, excitada. Cuando llega donde mí se pone de puntillas y señala a la ventana entusiasmada.   _Cariño ¿qué has visto?   Emocionada, me responde:   _”¡Mama, mi luna…!”

 

MERECE LA PENA LA FOTO QUE LO ILUSTRA EN: www.recortablesyquimeras.blogspot.com

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Cierto, una bella imagen
    Bonito relato, muy humano y muy tierno. Saludos
    Excelente cántico a esa experiencia única, la maternidad. Emociona, porque logra trasmitir la misma emoción sentida por quien va a ser madre, lo fue, y sobre eso escribe.
    Un relato notable que conmueve, fascina y estremece. El lenguaje, sabiamente utilizado, nos hace sentir tus esfuerzos por respirar y participar de tu sublime comunión con la Luna. Las dos líneas finales son memorables y resumen toda la fuerza lírica y cósmica que anima la historia. Saludos y Feliz Navidad.
    Un relato tierno y dulce que podría estar también encuadrado dentro del genero de amor, amor materno pero amor al fin y ala cabo, felicidades y un saludo
  • Este relato es real, es un regalo para ti, mi Condorita, mi pequeño genio…porque me haces feliz cada día cuando ríes, cuando te cuelas en mi cama, y cuando inventas palabras para hacer de tu capa un sayo. Ni un millón de relatos compensarán nunca todo lo que tú, en tan solo tres años, me has dado a mí.

    Cuestion de sentimientos...

    Hoy es domingo de publicacion en el www.recortablesyquimeras.blogspot.com y me apetecia decir "gracias".

    ¿Cómo te sientes tu cuando no te encuentras con tu compañer@ de vida? Pues así me siento yo...

    Que difícil entender...

    Merece la pena cumplir las promesas...

    Este cuento lo escribí por encargo. Una gran amiga, mama de 4 varones, emocionada al verlos tan pequeños y tan juntos mirar las estrellas en las noches de verano. Eso, y su desahogo, su miedo de que cuando crezcan se alejen de ella, por ser varones...y su pena de no tener una niña alrededor. Todo eso que me contó, dió lugar a este cuento...

    A nadie le gusta cuando se ve tan oscuro...

    Incierta la línea entre este mundo y el otro...

    Hay que atreverse. A lo que sea, pero valientes... Mi protagonista no lo hizo una vez...veremos ahora.

  • 13
  • 4.55
  • 291

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta