cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Mis paisajes
Amor |
22.10.15
  • 5
  • 6
  • 2621
Sinopsis

Otra historia de amor. Positiva y optimista.

Aquel fin de semana… en julio fue y en las montañas asturianas. Habíamos salido de nuestro pueblo por pasear nuestros amores por cualquier otro espacio. Aún recuerdo la siesta de aquel día, el contraste entre la penumbra y la luz blanca de su cuerpo: caricias, miradas, besos, placeres y quedarme dormida agarrada a su cintura como si se me fuera a escapar:

-Si cuando me escapo es para dejarme aprisionar por tus ojos…

Al despertar, aún dejamos pasar un rato a que el sol bajara para salir a pasear. Ya en la calle, nos decidimos por el primer camino. Eucaliptos y helechos. Sin prisas. No se ve a nadie y la cojo de la mano. Por eso me gusta salir de nuestro pueblo, porque allí somos formales y en otros espacios puedo abrazarla o arrinconarla contra un árbol. Podemos querernos al aire libre.

De repente aparece de detrás de un recodo un caballo con su jinete. Viene hacia nosotras y ella, instintivamente, tira de la mano para soltarse. La agarro con fuerza:

-Como te sueltes, aquí mismo te estampo un beso.

Nos cruzamos con el jinete, nos saluda, le devolvemos el saludo y ella, cabizbaja como si el mundo no estuviera curado de espantos.

Volvemos al pueblo antes de que anochezca y nos metemos en el bar a pinchar algo para cenar. Nos sentamos:

-Que me perdones por lo de antes en el camino.

Me coge la mano, me quita el anillo, se quita el suyo, me lo pone y ella se pone el mío. Porque las dos tenemos los dedos del mismo grosor. Y el anillo fue un regalo que nos hicimos después de otro fin de semana, aquel en que nos dejamos bien claro que su cuerpo es sólo para mí y el mío para ella. Y llevan nuestros dos nombres grabados sólo que el suyo lleva mi nombre en primer lugar y el suyo detrás, y el mío al revés. Aunque da lo mismo, porque nos los hemos cambiado tantas veces… Es algo que decide ella: cuando le da, nos intercambiamos los anillos. Dice que es un símbolo y vete tú a saber de qué. Como ella es tan intelectual…

Y a todo esto me mantiene la mano cogida. Ella a un lado de la mesa y yo enfrente. Las manos cogidas mientras pedimos y nos traen las tapas y las cañas. Porque sus contradicciones… O sea, en medio del camino con una sola persona no quiere y en el bar, lleno de gente en sábado por la tarde, se pone a acariciármela:

-Que me perdones. Ya sabes de mis remilgos y pudores.

Que si sé… Como esas veces en que, ya con la luz apagada, se me arrima, me acaricia el vientre que ya veo que no es sólo de cariño y me pide en voz baja al oído que si antes de dormir podemos hacer esto o aquello. Enciendo la luz, le pido que me lo repita mirándome a los ojos y le salen todos los colores. Pero me lo repite.

-Te perdono con una condición: que esta noche me dejes patidifusa.

Sonríe y me derrito. Por su sonrisa o porque me está acariciando la yema del dedo anular con su dedo anular:

-¿A que no sabes dónde te estoy sintiendo?

-Venga, no empieces a exagerar.

No exageraba. Porque la estaba sintiendo ahí y, a la vez, como ondas que me inundaban por dentro. Como que me cogió la prisa.

-¿Nos vamos?

Y lo de desnudarse despacio seguro que lo hace adrede. No sé cuánto tardarán las demás ni, teniéndola a ella, quiero saberlo, pero el rato que me tiene pendiente en la cama… Luego ya, su sonrisa que no falte cuando acude a mis brazos. En seguida la puse caótica. O inefable, que es una palabra que a ella le gusta mucho. Labios contra labios, los unos y los otros; y los unos contra los otros. Gritos, espasmos y jadeos. Por ese orden o por cualquier otro. O sin orden. Cuerpos en remolino, lenguas al azar y el placer supremo en orden, ella y yo juntas, sincrónicas como siempre. Hasta quedar exhaustas y saciadas, que cuando recuperó el aliento me dijo:

-¿Sabes qué? Que, además, te quiero.

¿Además de qué?, ¿de esos achuchones que le doy? Esas ocurrencias suyas... Por esas ocurrencias también la quiero yo. Y porque con ella me da igual que sea julio o lo que le apetezca al calendario. Y me daba igual estar en Asturias que en mi casa con ella viendo caer la nieve por la ventana. Bueno, sí, fuimos a Asturias por ver mundo. Pero el único mundo que quiero ver es su cuerpo desnudo. Y contemplarlo como si fuera el único museo. Sí, ése es mi mundo, mi patria, mi mapa, mi único paisaje.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • He seleccionado este relato para la propuesta de Umbrío :) http://www.tusrelatos.com/relatos/propuestas
    Hermoso, te va llevando. Me he quedado un poco tierno, jeje.
    Esta vez tu relato me ha parecido convencional, con algunos topicazos...no sé...no le he visto nada que me atrapara...sorry.
    Bien escrito, lleno de detalles íntimos y cargado de pasión y ternura, nos cuentas una relación prohibida en la que se adivina que una de las protagonistas la vive todavía con cierto y contradictorio recelo. Coincido con el resto de comentarios en que hay frases impagables. Un saludo.
    Bueno, gracias a todos por vuestros comentarios y valoraciones. Ahora me pondré a devolverlos. Y lo de mi ojo atento resguardando el lenguaje, desde que Carlos me dijo no sé qué de que la ortografía es fascista...
    Puede ser "una historia de amor" simple y llanamente, pero escrita con un gusto y elegancia que la hacen merecedora de las cinco estrellas Enhorabuena
  • Un relato enviado a lo que se vino a llamar duelos de exhibición. Y mira tú por dónde que voy y gano éste cuando me habían eliminado de torneo de verdad.

    Bienvenidas sean las almas en pena al recinto del dolor. Este es un lugar público donde TODOS son cordialmente invitados a participar con historias de tortura. Sube tu relato con el título “El Anfiteatro de la Tortura: (Tu Título)” Y pega esta sinopsis para que los nuevos mártires la lean. El propósito de esta serie es publicar un libro de DESCARGA gratuita. ADVERTENCIA: Se prohíbe la entrada a menores de edad, mujeres embarazadas, personas con problemas cardiacos, y a los débiles de estómago.

    Como he visto hacer a otros, publico aquí el relato con el que participé y me descalificaron del concurso (que no se me cae la cara de vergüenza). A ver si así recupero en el ranking alguna de las 40 posiciones que perdí mientras un relato mío estaba, sin yo comerlo ni beberlo, como relato del mes. También puede ser que me hunda en la miseria, claro, y acabe en la posición 200.

    Tras unos días de reposo vuelvo al enterarme indirectamente de que Fénix había lanzado un reto sobre un tema concreto. Yo no podía fallar y menos tras ver que Fénix ha variado por fin algo que le dije sobre su perfil: gracias. Veo además en su avatar algo que parece un menú de Nochevieja o similar y eso también se tendría que valorar.

    Algo diferente de lo que he aportado hasta ahora. De tonos míticos e inspirado en un pasaje del Génesis, el primer libro de la Biblia.

    Otro texto recuperado de la buhardilla de mi ordenador y que puede ser tanto el final como el comienzo de una novela que nunca escribiré

    Otro relato marinero pero esta vez atlántico. Escrito hace años, repasado, reposado y ahí va

    Otro relato de género histórico; y costumbrista. Escrita hace años, rescatada y retocada: por eso, y a pesar de haberla tenido reposando dos días, puede contener algún fallo. Para entender bien la historia hay que saber que pasa durante el siglo XVIII en la isla de Menorca, a la sazón dominada por los ingleses en guerra con España y Francia. Por eso conceden patentes de corso a los marineros locales.

    Arrímate a los buenos y serás uno de ellos. Eso piensa la madre de Lázaro de Tormes y, después, le va como le va. Por eso yo, escarmentada de su ejemplo, al verme en el número 101 del ranking, me he inventado algo de bajo nivel a partir de anécdotas que me cuenta mi marido; a ver si así puedo volver hasta la posición 120 o superior donde me sentiré más cómoda.

    Más de lo mismo

  • 31
  • 4.29
  • 598

De profesión sus labores

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta