cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
MOANI - Kiannah II
Fantasía |
03.02.20
  • 4
  • 10
  • 425
Sinopsis

Keanu es el primer hombre que no pierde la vida al amar a la Hechicera desde... Se ha olvidado ya cuántos sí lo han hecho en sus brazos a lo largo de los últimos cientos de años. La Hechicera ha dejado tras de ella tantas pasiones como muertes sin el más mínimo remordimiento, cuerpos resecos, como cascarones vacíos, igual que su alma. Si la leyenda tiene algo de verdad, llegará un hombre de corazón sincero que revertirá el hechizo, anulando los poderes adquiridos de magia negra de la portadora.

 

Keanu se detiene a las puertas del Templo para observar su extraña construcción. Dos blanquísimas figuras de mujer presiden la entrada. El paso es franco, no hay puertas que impidan el paso al interior, excavado en la pared rocosa de la montaña. 

Se adentra en la primera estancia, oscura e Iluminada con antorchas de aceite y la guardiana le pregunta su nombre y procedencia. Después le ofrece unas ropas que debe ponerse para internarse en el lugar sagrado y hacer su ofrenda a la Diosa de la Luna.

Al quitarse la camisa ésta observa las marcas de su cuerpo alarmada, pero se abstiene de comentario alguno.

Le invita a permanecer en una sala interior, pero al salir la mujer, Keanu oye como la puerta es cerrada con llave.

 

—Señoras, ha llegado un peregrino... —informa la guardiana a las sacerdotisas. —Ese joven ha sido pervertido por la Hechicera, he visto sus marcas con mis propios ojos —les avisa. Es un peligro para la hermandad, creedme.

—Está bien, mantenlo  en cautividad hasta que comprobemos su implicación con ella —respondió una sacerdotisa. —Es un misterio que continúe vivo... Las otras asienten con un gesto de cabeza.

 

Mientras, un búho duerme sobre una viga de una casa de piedra en la zona más recóndita del bosque.

 

El mismo búho que a la noche siguiente está volando hacia el claro del manantial. No puede definir cómo se siente, pues es una sensación nueva para ella. La Hechicera la llaman. Mas la magia negra que corre por sus venas no puede evitar que desde su interior algo le afloje los miembros al pensar en Keanu.

Posado sobre una roca, el búho se transforma en la morena joven, que, sentada sobre ésta, espera con el corazón aleteando el regreso anunciado.

Las horas transcurren sin que él aparezca y presiente que la oscuridad ha vuelto a posarse sobre ella. Se dirige a la fuente y susurrando unas palabras una imagen se define sobre las aguas. 

Ve a Keanu inconsciente y encerrado y reconoce  el lugar donde se encuentra.

En una nueva transformación,  sus alas la llevan al lugar donde el recuerdo de cuando fue escarnecida y expulsada regresa con fuerza. En su forma animal, se posa en la alargada y estrecha ventana y mira al interior con sus ambarinos ojos. Y ahí lo encuentra tumbado en una litera, en un profundo sueño inducido donde está atrapado hasta que las sacerdotisas lo liberen. 

Ella tiene poder para reducir el templo a cenizas. Sólo tiene que pronunciar la invocación y los demonios se encargarán de hacerlo, complacidos de poder humillar a las odiadas sacerdotisas  y saborear la tierna carne de las mujeres ante ellos indefensas. Pero antes de actuar, en mitad del silencio de la noche escucha su nombre, su antiguo nombre, un susurro que sus oídos de búho escuchan perfectamente.

—Moani.

Y esa voz, cálida y serena, solo puede provenir de... 

—Kiannah! —La joven vuelve a tomar cuerpo de mujer y se inclina ante la Diosa de la Luna, en un respeto inculcado desde que llegó como niña huérfana al Templo.

—Moani, no lo hagas. Has encontrado por fin lo que buscabas desde hace tanto tiempo... Ya has sufrido bastante y bastante daño has causado. 

—Tus sacerdotisas lo retienen, ¿qué quieren de él? —le pregunta con sus ojos negros enfurecidos.

—Buscan una oportunidad para terminar con lo que empezaste —responde con pesar sincero. —No las culpes, su misión es ayudar a la gente. Yo me encargaré de ellas. Ahora vuelve al claro y si él siente lo mismo que tú os encontraréis.

—¿Por qué tengo que confiar en ti?

—Los dioses también nos equivocamos. Y quizá nuestros errores sean más grandes que los de los mortales. 

 

El crepúsculo asoma cuando Moani echa a andar por el camino de regreso. Cuando llega al claro puede ver que la pequeña hoguera está encendida y las pieles extendidas a su lado. Una pequeña botella de hidromiel se refresca en el manantial.

—Te echaba de menos —oye la masculina voz de Keanu a su espalda.

—¿Cómo has llegado hasta aquí? inquiere ella, asombrada, acercándose a él. 

—Desperté aquí. Fui a llevar un presente a mi diosa Kiannah y  allí le pedí que me permitiera reunirme otra vez contigo y... me ha escuchado —responde antes de preguntar —¿quién eres, me lo dirás?

Sus manos, que van rozando despacio el largo pelo de la joven, sueltan el lazo de su capa dejando su cuerpo carente de abrigo. Acaricia su blanca superficie casi con devoción contemplando con inmenso deseo la reacción física de su piel al sentir su tacto, mientras, ella  le suelta los cordones de su camisa; al quitársela ve las marcas que dejaron sus dedos y se da cuenta de lo cerca que estuvo de hacerle perder la vida. Las recorre con suaves besos y éstas van desapareciendo con el contacto de sus labios. 

—Soy Moani —responde, con su mirada sumergida en la de Keanu.

La eterna noche estrellada contempla sus movimientos bajo las pieles que los abrigan, escucha sus palabras ardientes, sus suspiros. El placer incondicional que se obsequian consigue expulsar todos los retazos de magia negra y deshace el funesto encantamiento. La Hechicera ha desaparecido y una nueva Moani regresa de la oscuridad.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Oh. Yo puedo mandar un comentario a un autor, pero no me sale el cartelito de que lo he mandado correctamente. Y cuando me dirijo al IDENTIFÍCATE me sale la página con mis datos en un extremo, pero no puedo publicar. El día 13 de este mes iré al técnico para que me lo mire, ya que dice el responsable de la página que los demás no tienen problema. Tal vez haya que cambiar la casilla.
    De momento no escribo en la otra página, porque no puedo. Cuando lo intento me salen las casillas de mis señas y nada más. Les mandé un mensaje y me han dicho que tiene que ser algo de mi ordenador, por lo que estoy a la espera de que me lo arreglen.
    Muchas gracias, Kerman. Abrazos para ti
    No desmerece; una sincero abrazo, K Fdez
    Jajaja! Pues claro, Jovatito... es fantasía.. la realidad no sirve para este tipo de historias. También se pueden convertir en malos brujos los hombres... Besazos
    este cuento, como todos los de amor, termina en el momento justo.....quisiera verlos 30 años después......ella se convierte de verdad en una bruja y el cambia su tabla de lavar bajo el pecho por un lavarropas....
    En nuestra sociedad, habrá tanto Moanis como Hechiceras... la suerte es la que decide quien te toca, igual en cuanto a los hombres. Me gusta la narrativa fantástica, en especial la fantasía épica, y para mi es un placer escribir algo que se le parezca un poco, aún con mi escasa experiencia y me alegro de que te parezca imaginativa. ¿Cómo se me ha ocurrido? La culpa es de un querido amigo que me provocó con la Bruja de los Espetos... Un abrazo, Francesc.
    Deseos, magia y esperanza... tres buenas razones para escribirla, no? Besos para ti, Miki.
    La furerza vital del amor enmarcada en la madrenauturaleza, consigue vencer toda adversidad. Un relato sumamente imaginativo y mítico que hace que uno desee encontrarse con alguien así. Pero en nuestra sociedad tan materialista es dificul que se llegue conocer a alguien así. Tengo curiosidad por saber cómo de te ha ocurrido este relato.
    Misterio desvelado. Bonita y tierna historia de deseos, magia y esperanza. Abrazo tal sueño queriendo ser, queriendo estar. Besos querida, todos los que necesites
  • Tribulaciones frívolas de confinamiento.

    DESVARÍO DE UNA NOCHE EN CUARENTENA. Dudaba entre ponerlo en Amor o en Humor. Ganó cruz, así que etiquetado en Amor.

    Tercera y última parte. Con un ligero y especial toque de Gamusino.

    Experimental...

    En mi tierra es tradición celebrar el día de Sant Jordi regalando libros y rosas. Os dejo aquí una rosa 🌹 y un sentimiento para todos vosotros en este día.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta